Reportaje

¿Cuál es el origen de Super Mario Bros y por qué tiene ese aspecto?

Por Elisabeth López

Puede que hayáis jugado muchos de los juegos protagonizados por el fontanero más famoso, ¿pero sabéis cuál es su origen? Si no lo conocéis, estáis en el lugar adecuado. En este reportaje os vamos a contar de dónde procede Super Mario y por qué tiene ese aspecto.

Super Mario Bros. fue uno de los grandes juegos clásicos que protagonizó la mascota de Nintendo allá por el año 1985. Tal fue su éxito que, en los años siguientes, fue continuado por varias entregas, entre las que se encuentra el sensacional Super Mario Bros. 3. Sin embargo, puede que la mascota de la Gran N no hubiese llegado a serlo de no ser por Donkey Kong. 

Por muy extraño que parezca, Mario le debe gran parte de su fama al simio más famoso. Si queréis averiguar por qué, seguid leyendo. Os vamos a contar cuál es el origen de Super Mario Bros y por qué tiene ese aspecto el personaje.

Mario Bros debutó en 1983 con un juego de plataformas para recreativas. Se trata de Donkey Kong, videojuego creado por el gran Shigeru Miyamoto en 1981. En él, Mario era conocido como "Jump Man" y su objetivo era sortear todos los obstáculos presentes para llegar a derrotar a Donkey Kong y conseguir salvar a la princesa Vilma. Os suena, ¿verdad? 

20 curiosidades de los juegos clásicos de Super Mario que tal vez no conocías

Desde Donkey Kong, Miyamoto se fijó en Mario, lo que, tiempo después, en 1982 concretamente, le llevó a crear Mario Bros. Entonces, rebautizó a "Jump Man" como Mario e introdujo a su hermano, Luigi.

Juntos protagonizaron este juego arcade para máquinas recreativas, lleno de tuberías a las que saltar, tortugas que esquivar y otros elementos que, como podéis adivinar, le inspiraron para crear Super Mario Bros.: el éxito de NES que todos conocemos. El juego salió en 1985 y Mario pasó a ser Super Mario en este juego de plataformas de scroll horizontal que sentó las bases del género.

Aunque los primeros juegos que protagonizó Super Mario fueron cambiando, su aspecto casi no lo hizo. Siempre tuvo un traje, una gorra y un bigote, y todo debido a las limitaciones técnicas de la época. Los píxeles estaban limitados y Shigeru Miyamoto se las tuvo que ingeniar para que su personaje estrella se diferenciase del resto, por lo que tuvo la brillante idea de otorgarle la caracterización que tanto ha catapultado al éxito a Mario.