Dragon Ball FighterZ
Reportaje

Dragon Ball FighterZ - Impresiones tras probar la beta cerrada

Por Daniel Quesada

¡Con toda la energía de un súper saiyano! Hemos probado la beta cerrada de Dragon Ball FighterZ y os contamos cómo es pelear online con Piccolo, Vegeta, Trunks y compañía.

¡Big Bang Attack en Internet! Este fin de semana hemos podido disfrutar de la beta cerrada de Dragon Ball FighterZ en la que tanto los miembros de la prensa como un puñado de afortunados fans hemos chocado puños con los once personajes disponibles por ahora: Goku, Gohan niño, Vegeta, Trunks, Krilin, Piccolo, Androide Nº 18, Androide Nº 16, Célula, Freezer y Buu.

El contenido de la beta de Dragon Ball FighterZ estaba claro: probar el juego online. No se podía entrar en ningún modo práctica, ni de lucha contra la CPU. Al pulsar Start, nos tocaba escoger región, país y una sala dentre las decenas que había para cada territorio. Por supuesto, nosotros nos fuimos a una de las de España y, una vez "cargados" en el servidor, nos tocaba seleccionar un avatar que nos representara en el lobby. Todos ellos son versiones "chibi" (cabezonas, vaya) de los luchadores y con ellos podemos recorrer una pequeña plaza en la que vemos a los otros luchadores y los diferentes modos disponibles. En esta ocasión no había mucho donde elegir: un tablón de anuncios (vacío por ahora), un modo espectador para ver los combates de otros y un mostrador para acceder a los combates. Al optar por este último, nuestro avatar saltaba al ring junto al resto de jugadores para quedarse a la espera de encontrar un rival.

Dragon Ball FighterZ

Esto nos lleva a una de las críticas de la beta: el tiempo de espera hasta que se nos asignara un combate era relativamente largo. Si cometíamos el error de meternos en las salas más concurridas, podían transcurrir perfectamente 3 ó 4 minutos sin que el sistema nos asignara un rival. El truco estaba en marcharnos a las salas con menos jugadores para que el tiempo de espera se redujera a un minuto o dos. Habrá que ver si en la beta abierta y, sobre todo, en el juego final, esos tiempos consiguen reducirse. ¿Quizá dando una vuelta al sistema de salas? Veremos.

¡Reserva ya el sieguiente compendio con todas las claves de Dragon Ball!

Antes de centrarnos en los combates, hay que apuntar que durante nuestros minutos en el lobby podemos dedicarnos también a mostrar mensajes con stickers (llamados Sellos Z) a los otros usuarios, seleccionar otro avatar o modificar el equipo de luchadores que usaremos en combate. Tenemos una decena de plantillas en las que podemos modificar los 3 luchadores, así como el color de su vestuario y el escenario en el que queremos pelear.

Dragon Ball FighterZ

Una vez arranca la lucha en Dragon Ball FighterZ, las sensaciones son, como siempre, de puro espectáculo. Por si aún no lo habéis probado, os aclaramos que la dinámica de los combates es, salvando los matices, muy similar a la gran saga de Arc System Works, Guilty Gear, aunque si lo vuestro es la lucha más clásica, también guarda sus semejanzas con Street Fighter. Tenemos 3 botones de ataque débil, normal y fuerte, además de otro para ataques especiales (energéticos, básicamente). Mediante la combinación de cuartos de círculo y uno de estos botones podemos ejecutar la gran mayoría de los ataques especiales de cada personaje (como el Kamehameha de Goku o los discos destructores de Freezer). A base de encadenar y recibir golpes o bien si pulsamos ataque débil y ataque energético a la vez podemos cargar energía con la que ejecutar esos golpes. Los súper ataques más devastadores (El Final Flash de Vegeta o convertir en galleta con Buu) consumen 3 barras de energía, pero podemos acumular suficientes barras como para lanzar más de uno del tirón.

Dragon Ball FighterZ

Los gatillos del mando dan un toque más estratégico. Con los derechos podemos lanzarnos a por el rival para pillarlo por sorpresa, lo que evita que la lucha caiga en duelos excesivamente "zoner" (defensivos a distancia). La combinación de todo ello nos permite iniciar peleas cuerpo a cuerpo muy rápidas, en las que también hay hueco para las fintas e incluso para lanzar al rival por los aires. En los gatillos izquierdos está la clave, ya que con ellos podemos llamar a uno de los personajes de nuestro equipo para que lance un ataque de apoyo o bien intercambiar directamente a los luchadores. La dinámica de tag team es crucial en este juego, ya que cambiar en el momento justo a otro personaje puede coger por sorpresa al enemigo. Sobre todo, porque el personaje que entre lo hace atacando. Es más, incluso es posible lanzar un super ataque en el que otro de los miembros de nuestro equipo añada el suyo (con devastadoras consecuencias, como podéis suponer) si pulsamos el gatillo en el momento justo.

Dragon Ball FighterZ

Y, aunque la dinámica de la lucha es más bien frenética, es conveniente añadir a esta ecuación las particularidades de cada luchador. Así, Gohan tiene ataques energéticos brutales, pero en el cuerpo a cuerpo su pequeño tamaño le juega en contra. El Androide Nº 16, por ejemplo, es capaz de ejecutar un ataque final en el que genera una tremenda explosión a cambio de quedar sin energía (lo que intentaba hacer con Célula, ¿recordáis?).

Con todo esto en mente, ¿qué tal han ido los combates durante la beta cerrada de Dragon Ball FighterZ? Desde luego, se ha notado la progresión a lo largo de las diferentes sesiones. El viernes, muchos de los usuarios se centraban en lanzar los ataques más contundentes y eran algo más "kamikazes", por lo que el veterano de la lucha lo tenía más fácil para ganar. Para cuando llegó el domingo, comenzó a aflorar la verdadera esencia del juego: cambios constantes de luchadores durante los combates, combos aéreos que dejaban al rival acorralado (esperemos que lo de "acorralar y machacar" no se convierta en tónica) y una estrategia algo más defensiva, a la espera de acumular suficientes barras de energía con las que lanzar super ataques en el momento justo. Personajes como Goku, Vegeta y Trunks parecen los más populares (no nos extraña, nosotros también nos quedamos con la versatilidad de Trunks), pero a raíz de los nuevos anuncios, como el de Yamcha, Ten Shin Han y Androide nº 21, quién sabe qué personajes acabarán siendo los favoritos.

Dragon Ball FighterZ

Por ahora, desde luego, nosotros nos hemos quedado con un mono terrible de más, más y más combates. La lucha es un frenesí de referencias al manganime, explosiones y combos imposibles que se ejecutan con una comodidad digna de elogio. El ki de Dragon Ball FighterZ no para de crecer y, para cuando llegue su lanzamiento en febrero de 2018, todos estaremos cantando Cha-La-Head-Cha-La de la emoción.

Y además