Beerus - Dragon Ball Super
Reportaje

Dragon Ball Super - Bills ahora es Beerus... Y tiene sentido

Por Daniel Quesada
-

Mientras que el fandom más "hardcore" sigue flipando con el episodio 110 de Dragon Ball Super, la emisión por TV de la serie apenas ha arrancado en nuestro país. Tras un tiempo de descanso, Dragon Ball Super ha vuelto a Boing con el episodio 28. Con él, los espectadores se han encontrado con un curioso (aunque anunciado) cambio. Bills, el Dios de la Destrucción, ya no se llama así, sino Beerus.

El cambio no ha sido un capricho del estudio de doblaje en España, sino que proviene de una orden de la propia Toei Animation (¡como para decirles que no!). ¿Y a qué viene renombrar Bills a Beerus en mitad de la serie? Los japoneses son gente seria y, como ahora están muy pendientes de las adaptaciones de Dragon Ball Super, decidieron corregir este fallo en cuanto lo detectaron.

Pero, de nuevo, ¿por qué es un fallo que el Dios de la Destrucción se llame Bills? ¿Tanta diferencia hay? Para que lo entendáis, vamos a explicar muy brevemente cómo funciona el idioma japonés. Para empezar, suelen construir sus palabras en base a sílabas, no a letras individuales. Eso provoca que, para escribir, por ejemplo, "Dragon Ball", ellos deben escribir "do-ra-gon-bo-ru". De hecho, "cerveza", se puede decir en japonés "beeru", al adaptarlo del inglés "beer". Sí, si alguna vez vais a Tokio, pedir una "beeru" y os darán una Kirin fresquita.

Por otro lado, como sabréis, el japonés no tiene un alfabeto como el nuestro, sino su propia serie de "símbolos". El hiragana es una serie de sílabas para palabras propiamente japonesas, mientras que el katakana es un conjunto de sílabas para palabras de origen extranjero. Así, si os llamáis Antonio o María, vuestro nombre se escribiría con katakana en japonés.

Beerus en Dragon ball Super

Lo mismo pasa con muchos de los personajes de Dragon Ball, cuyos nombres suelen ser juegos de palabras: Freezer proviene de la palabra inglesa para congelador, Babidi proviene de la canción "Bibidi-Babidi-Bu" de La Cenicienta... Todos esos nombres se escriben en katakana. E igual sucede con Beerus, personaje que se creó para la película Dragon Ball Z Battle of Gods. El guionista de esa película, Yusuke Watanabe, creó el concepto del personaje y lo llamó "Birusu" (ビルス en katakana).

Y va Toriyama... Y la lía

Champa en Dragon Ball Super

"Birusu" era una traslación más o menos aproximada de la palabra "virus", ya que la idea original de la película (y que finalmente fue descartada) establecía que ese personaje fue quien "infectó" con el instinto malvado a los saiyanos, la raza de Goku. De ahí lo de virus. El problema es que el propio Akira Toriyama la lío parda y, cuando le tocó diseñar el aspecto del personaje, pensó que lo de "birusu" era un juego de palabras con "beer" o "beeru"... Vamos, con la palabra cerveza. Así pues, todos los personajes vinculados con él tendrían nombre de bebidas alcóholicas. Su ayudante, Whis, se llama así por la palabra "whisky". Una vez en marcha, en Toei decidieron seguir con esa línea de las bebídas alcohólicas y el primer origen por "virus" fue desechado. La prueba está en que el resto de Dioses de la Destrucción también tienen nombres de bebidas. El hermano de Beerus, Champa, se llama así por el champán, Quitela es una mezcla de las sílabas de Tequila...

Compra los primeros episodios de Dragon Ball Super en Blu-Ray

OK, tiene sentido que se llame Beerus, pero... ¿Por qué entonces se le llamó Bills en muchas adaptaciones? Esto se debe a que, como decíamos antes, los japoneses componen las palabras en base a sílabas, no a letras sueltas. Por ejemplo, para ellos no existen los fonemas "L" o "R" por separado, siempre han de ir acompañados de una vocal. En el ejemplo anterior, dicen "beeru" porque no se puede escribir "beer" en japonés. Si quisieran escribir el nombre "Alejandro" en japonés, se escribiría "arehandoru", porque lo más parecido tanto al sonido "L" como al sonido "R" es la sílaba "ru" (no existe "lu") en japonés. Como tanto "L" como "R" se adaptan como "ru" al japonés, es difícil adaptar los nombres si no sabes de qué proceden. En otras palabras, si no conoces el nombre "Alejandro", no tienes forma de saber si ese nombre en katakana debería adaptarse como "Alejandlo", "Arejandro" o "Alejandro". Así pues, se ve que quien adaptó el nombre de Birusu a occidente no pilló lo del juego de palabras con la cerveza y lo llamó directa Bills... Que no significa nada. ¿Veis como en Toei Animation tenían razón?

Lo de equivocarse con las transcripciones no es nuevo. Si en su momento leísteis la serie roja de Dragon Ball, recordaréis que Videl se escribió Biddle durante un tiempo, porque no entendieron que "bideru" era una recolocación de las letras de "devil", demonio en inglés (ya que es la hija de Mr. Satán). Lo mismo sucede con el saiyano Turles. En realidad, debería llamarse Tullece o Tulece, ya que proviene de "letuce", "lechuga".

¡Para que luego digan que viendo manga no se aprende! Si os ha picado la curiosidad, en este reportaje recopilamos otros orígenes curiosos de nombres en Dragon Ball.

Lecturas recomendadas