Shenmue 3
Reportaje

E3 2019 - Impresiones tras probar Shenmue III en la feria

Por David Martínez

Puede que nuestro "hands on" con Shenmue III en el E3 de 2019 haya sido uno de los momentos más extraños de toda la feria. Nos hemos encontrado con una demo (jugada en la versión de PC) bastante restrictiva, que no demostraba el potencial del juego de Yu Suzuki, que llegará el 19 de noviembre a PS4 y PC.

Una cuenta atrás, de 15 minutos de duración, marcaba el tiempo de juego total, de modo que uno de los miembros de Deep Silver, la compañía que edita el juego de Ys Net, nos iba advirtiendo de las conversaciones que no podíamos saltar o los minijuegos demasiado largos, para que no "perdiésemos el tiempo".

Conoce la historia detrás de Shenmue con este libro

El mejor modo de describir Shenmue III es un juego de Dreamcast... realizado con el motor Unreal Engine. El esquema de controles se ha trasladado desde el mando original, conservando algunas opciones que ahora resultan extrañas (como presionar el gatillo derecho para correr o dos botones diferentes para conversar -el de hablar y el de investigar-).

Sigue al minuto todas las novedades de la feria en nuestro especial E3 2019

En la demo, Ryo Hazuki buscaba a un matón con una cicatriz en la cara por una pequeña aldea. Estaban disponibles algunos minijuegos para apostar (como una especie de pachinko primitivo o la carrera de tortugas), coleccionables (tanto máquinas gatcha como recogida de flores) un trabajo cortando leña e incluso un combate, o una sesión de entrenamiento en el gimnasio de artes marciales. Todo el conjunto tiene un sabor que recuerda al original, pero con un montón de defectos que no podemos pasar por alto. 

Técnicamente, Shenmue III necesita mucho trabajo aún, y casi agradecemos el reciente retraso de su lanzamiento. Los modelos son suficientes, aunque nada expresivos, y algunos efectos de luz están bien, pero las animaciones se han quedado anticuadas y el sistema de combate (aquel heredero de Virtua Fighter) es, en el mejor de los casos, simplón.

Los diálogos parecen de otra época, con frases cortas y directas que en muchos casos parecen fuera de lugar, y el guión (lo hemos jugado en inglés) es de una simpleza apabullante: algunos personajes son "mudos" mientras que otros no paraban de repetir el mismo tipo de frase. 

Hay algunos problemas de diseño adicionales. Es inexplicable la gestión del inventario, con doble confirmación de casi todas las acciones, o el esquema de interacción con los personajes -que nos impide saltarnos algunos diálogos irrelevantes-. Lo único que no hemos podido comprobar es cómo se han trasladado las emblemáticas secuencias QTE a esta tercera entrega.

Si no somos demasiado optimistas tras jugar a Shenmue 3 en el E3 2019 es porque a las limitaciones técnicas y problemas de diseño hemos tenido que añadir otros fallos que parecían superados en la actualidad como que Ryo se quede "atascado" en algunas zonas por su incapacidad para saltar, o que el juego nos exija colocarnos en un lugar determinado para algunas acciones. 

Una vez más, son elementos que cabía encontrarse en los juegos de Dreamcast, pero que a día de hoy resultan un inconveniente para disfrutar de la nueva entrega de Shenmue