acceso de los ventiladores frontales

Muchas veces olvidados, los filtros anti polvo pueden ser un aliado en la lucha en informática contra la temperatura. Conocer los tipos de ellos que hay, su colocación y cómo limpiarlos en una caja puede ser muy importante.

A la hora de escoger una caja, gabinete, chasis o torre gaming, pueden asaltarte muchas dudas, aunque casi nunca estas se centran en los filtros anti polvo que pueda tener. Esto puede ser un error ya que las cajas más sencillas tienden a obviar esta parte y puede provocar problemas en el futuro.

El polvo, mediante su acumulación con el paso del tiempo, no solamente puede atascar los ventiladores e impedir que hagan su tarea, también funcionan como un aislante que aumenta considerablemente la temperatura en el interior de la caja. Eliminarlo es imperativo y los filtros anti polvo van a ser la primera línea para combatirlo.

filtro anti polvo pc

En esta pequeña guía te vamos a explicar cuáles son los tipos más comunes, su colocación y cuáles son los mejores que puedes encontrar en una caja.

Esto es todo lo que debes saber de los filtros anti polvo en una torre gaming:

Cuantos más filtros anti polvo, mejor

A la hora de mirar los filtros que pueda tener una caja en la guerra contra el polvo, lo primero en lo que tienes que fijarte no solamente es en el número de ellos que tenga, sino también en su colocación. Por muy barata que sea una caja el de la fuente de alimentación es mandatorio, aunque este puedes encontrarlo en la inmensa mayoría de torres.

Sin embargo, no es el único en el que debes fijarte. Cualquier entrada de aire para el PC, o lo que es lo mismo, en el frontal y la parte baja si tuviera ventiladores ahí, deben tener su propio filtro anti polvo, básicamente porque los ventiladores son auténticos aspiradores. Por eso, las entradas son siempre las más susceptibles de llenarse de polvo y pelos (especialmente si tienes mascotas).

filtro anti polvo pc

En cuanto a la parte superior, aquí no es tan importante, pero siempre que sea posible es preferible que tenga otro en este lugar. A pesar de que la inmensa mayoría de polvo entrará por la ventilación al aspirar el aire, este siempre anda flotando en el ambiente y se posa en las superficies, por lo que la parte superior también se llevará su parte.

En resumen, no importa dónde esté colocada la fuente de alimentación, si tiene ventilación abajo o no. Una caja debe llevar el mayor número de filtros anti polvo posibles.

Tipos distintos de filtros

Básicamente, podemos decir que existen dos tipos de filtros: los fijos y los extraíbles, que se dividen a su vez en dos (por imanes o por mecanismo). En este punto hay que destacar que los primeros suelen ser los peores que podemos encontrarnos, pero aun así, hay que tenerlos en cuenta. El resto nos ayudarán a ganar en comodidad, dependiendo del mallado si son buenos o no.

Los filtros anti polvo fijos suelen tener una malla no demasiado fina, por lo que van a servir para filtrar los posibles pelos que haya en el ambiente y un poco de polvo, pero no demasiado. Esta clase de filtros suelen ser los peores porque su limpieza es más complicada, ya que no podemos extraerlos para sacarle todo con comodidad.

Los fijos se suelen encontrar en los paneles frontales de las torres. Si bien es cierto que muchas veces podemos extraer el panel lo que facilita algo su limpieza, siguen sin ser los más ideales y nos obligará a utilizar herramientas de limpieza más específicas, como un aspirador de mano y una lata de aire comprimido.

malware espia ventilador

Tras estos tenemos los extraíbles que contarán con dos tipos: los que se enganchan mediante una presilla o algún tipo de mecanismo, y los imantados. En este sentido, su calidad la va a marcar la fineza de su mallado. Ten en cuenta que no siempre lo más fino posible es mejor, cuanto más fino menos aire pasará y puede no ser lo ideal para la ventilación.

Esta clase de ventiladores te permitirá ganar en comodidad. Su extracción es sumamente sencilla (la de imanes es la mejor en este sentido) y la limpieza podrás realizarla como quieras, desde cómodamente con unos pinceles hasta con agua y jabón (importante: dejarlo secar muy bien).

 

Una limpieza frecuente es lo ideal

Pero un filtro anti polvo no vale absolutamente de nada si no los limpiamos con cierta asiduidad. Con el paso del tiempo y el uso de la ventilación un filtro se irá taponando al realizar su trabajo, llegando a un punto en el que el remedio será peor que la enfermedad.

Esto se debe a que creará poco a poco una película de polvo y suciedad que actuará de aislante y bloqueará parte del paso del aire. Y lo que es peor, este aislante hará que la temperatura dentro de la caja vaya en aumento hasta que sea un problema mayor.

Con la ayuda de un bote de aire comprimido de limpieza que encontrarás en tiendas de electrónica y de un pincel suave, limpia el disipador y el ventilador de la CPU.

La frecuencia de limpieza dependerá en menor o mayor medida de la cantidad de polvo que tengas en casa y, especialmente, si tienes mascotas peludas. Esto no quiere decir que los tengas que limpiar todos semana tras semana, pero al menos una vez al mes no estaría de más. De esta manera, mantendrás en la mejor forma posible los componentes de tu PC.

Y con esto ya sabes todo lo que deberías saber sobre los filtros anti polvo de una torre gaming. Uno de los aspectos al que menos se le suele prestar atención a la hora de adquirir un chasis para el ordenador y que puede darte algún que otro disgusto si lo descuidas demasiado.

Y además