Final de Marianne en Netflix

La serie Marianne ya está disponible en el catálogo de Netflix y, estamos seguros, va a convertirse en la serie de terror más comentada de la temporada. Tal y como os comentábamos en nuestra crítica de Marianne, la serie ofrece momentos de terror muy visceral, otros más fugaces... Y otros que, directamente, te pierdes si pestañeas. Por eso, quizá algunos no hayáis entendido bien qué significa el final de Marianne, pues hay un par de momentos clave que requieren cierta atención. Por eso, vamos a explicaros esos últimos minutos, así que toca la advertencia de rigor: no sigáis leyendo si aún no habéis visto la serie, pues se avecinan spoilers bien majos.

VIDEO

Tráiler de Marianne, la serie de terror de Netflix

¿Seguís aquí? Bien, pues entremos en materia. Como recordaréis, el enfrentamiento final con la bruja Marianne tiene lugar en dos frentes. Por un lado, la propia Emma, que está poseída por la bruja, se encuentra frente a su amiga Aurore. Dentro de la mente (¿o quizá es una especie de plano astral diferente?) de Emma tiene lugar un conflicto: la bruja, ya con su aspecto original, la ha engatusado para que viaje con ella a una ciudad donde se encuentran todos los que la bruja ha matado. Aunque no se explica de forma explicita, se entiende que, si Emma culmina ese viaje, su alma quedará atrapada para siempre.

Prueba gratis HBO España

Sin embargo, Aurore consigue hacerla entrar en razón al colocarle el colgante que actúa a modo de amuleto. En los momentos de cordura que le quedan, Emma entiende que ha de suicidarse para frenar a la bruja, por lo que se encañona con la pistola, mientras que en su mente, se ve a sí misma a punto de golpear con un bate a Marianne. Mientras tanto, el padre Xavier, agonizante, intenta extirpar el mal de raíz: arrojando gasolina a la tumba original de Marianne, para que el último trozo del contrato que esta tenía con el demonio se destruya.

Marianne

A pesar de que los demonios quieren frenarlo, el padre consigue encender el mechero e incendiarlo todo, de tal forma que él mismo muere, pero a la vez consigue eliminar el contrato y, con ello, la presencia de Marianne. La bruja ha "muerto" definitivamente y por eso desaparece de la mente de Emma, que se libra de tener que suicidarse por los pelos.

Sin embargo, el epílogo de Marianne nos demuestra que los problemas no se han terminado. Cuando Emma va a despedirse de Seby, este le dice que nunca estuvo con ella en su habitación así que, a pesar de que ella estaba segura de haberlo visto, nunca hicieron el amor. Confundida, Emma reflexiona en su coche y vemos pequeños flashbacks de Emma desnudándose en su habitación, que es lo que ella vio. Sin embargo, por unos instantes vemos esto:

Beleth

Si nos fijamos en la penumbra vemos a lo que seguramente sea el demonio Beleth (¿quizá otro demonio diferente?), aquel con el que Marianne se había casado antes de ser enterrada siglos atrás. Por tanto, lo que se entiende es que Beleth engañó a Emma, haciéndose pasar por Seby, con la intención de dejarla embarazada, tal y como había prometido Marianne. El test de embarazo del final de Marianne lo deja claro: Emma está embarazada, pero no de Seby. Por tanto, Marianne está muerta, pero los demonios se han salido con la suya. Eso deja el final lo suficientemente abierto como para que viéramos qué pasa con esa especie de "demonio híbrido" que pudiera nacer, aunque seguramente sea mejor dejar el final de Marianne así, con la pobre Emma pensando "¿y ahora, qué?"...

Y además

Marianne (serie de TV)

Argumento:

Marianne es una serie de terror de origen francés, que ha llegado al público como una serie original de Netflix. Está dirigida por Samuel Bodin y nos cuenta la historia de Emma (Victoire Du Bois), una descarada y exitosa escritora de novelas de terror, la cual basa su principal villano, la bruja Marianne, en las pesadillas que ella misma ha tenido ...