Logo Hobbyconsolas.com

Impresiones de Blasphemous 2: una secuela Milagrosa

Blasphemous 2

Viajamos hasta Sevilla para conocer a los miembros de The Game Kitchen y probar su nuevo milagro: Blasphemous 2. El Penitente está de vuelta en una secuela que, con apenas una hora de juego, nos ha demostrado que va a ser muy superior al original.

En 2019, y tras una exitosa campaña de Kickstarter, Blasphemous llegaba a consolas y PC. 

El lanzamiento no fue todo lo fino que a sus responsables, el estudio sevillano The Game Kitchen, les habría gustado, así que siguieron trabajando en numerosos parches y contenidos descargables gratuitos (entre ellos el doblaje al castellano) hasta convertirlo en lo que es hoy: uno de los mejores juegos españoles de la historia.

Esa particular penitencia, signo inequívoco de devoción hacia su obra, se ha transformado en la más absoluta confianza en Blasphemous 2, la secuela que llega este verano y que pudimos probar hace unos días en un lugar tan apropiado como la Casa de Pilatos, en Sevilla.

Blasphemous 2 exuda confianza. No sólo el juego, también sus responsables: Mauricio García (CEO de The Game Kitchen), Enrique Cabeza (director creativo), David Erosa (productor), Paco Ureña (lead de programación), Daniel Márquez (programador senior), Jesús Campos (artista conceptual y pixel), Raúl Vivar (lead de animación), Juan Miguel López (artista conceptual), Maikel Ortega (lead de diseño), Enrique Colinet (Lead de diseño de niveles), Carlos Viola (Compositor) y Raquel Alcázar (productora Junior).

Bastaban unos minutos de charla distendida para darse cuenta de que todos confían plenamente en el nuevo hijo del Milagro, así como para descubrir cómo nacieron algunos de los momentos más recordados del original (como el combate contra Crisanta), las influencias tras su arrebatador estilo artístico o por qué los pinchos se han convertido en una broma recurrente en la comunidad.

Pero no se trata de fe ciega: si el resto del juego mantiene el nivel de esta primera hora que pudimos probar, Blasphemous 2 será la respuesta a nuestras plegarias; una auténtica bendición para los amantes de los videojuegos.

Impresiones de Blasphemous 2: una secuela Milagrosa

Desde el momento en que iniciamos partida y empezamos a controlar al Penitente, la mejora respecto al primer Blasphemous fue más que evidente. El personaje es más ágil y los controles responden con mayor precisión, de manera que encadenar saltos, esquivas y ataques es ahora infinitamente más satisfactorio.

No fue el único gran cambio apreciable en estos primeros minutos de juego, pues tras comprobar la mejora en los controles, Blasphemous 2 nos planteó una decisión: ¿qué arma elegimos? Tras perder a su fiel espada Mea Culpa al final de Wounds of Eventide, el Penitente necesita una nueva herramienta con la que repartir justicia divina entre las criaturas que han surgido a raíz de este segundo Milagro.

Blasphemous 2

Para tal fin, podemos escoger entre tres opciones: un lento pero poderoso incensario de guerra, una combinación de estoque y puñal que permite veloces ataques y la equilibrada espada del rezo. Lo bueno es que elijamos el arma que elijamos, al progresar en la aventura podremos obtener las demás (y cambiar entre ellas en cualquier momento pulsando un botón). 

Es más, si queremos recorrer el mapa de Blasphemous 2 al completo es probable que sea necesario hacerse con las tres, pues algunas de estas armas poseen capacidades únicas. El incensario, por ejemplo, se puede utilizar para golpear unas campanas que, con su repicar, hacen aparecer unas plataformas de metal líquido con las que alcanzar nuevos lugares.

Blasphemous 2

Por si tener tres armas con sets de movimientos diferentes no fuese ya una mejora en toda regla, cada una de ellas contará además con un árbol de habilidades propio para aumentar aún más nuestras opciones en combate.

Nosotros nos decantamos por el estoque y el puñal y descubrimos que, además de ofrecer ataques veloces, están pensados para quienes prefieren estar siempre en movimiento, prolongando acciones como la esquiva y la parada con poderosos ataques. Para rematar, si realizábamos golpes sucesivos sin recibir daño, ambas hojas se cargaban de electricidad.

Blasphemous 2

Y aunque esto puede que sea cosa nuestra, nos ha dado la impresión de que el uso de las plegarias (las magias, hablando mal y pronto) ha mejorado. En el primer Blasphemous no les terminamos de pillar el punto, pero en esta demostración acudimos a ellas en numerosas ocasiones, especialmente cuando nos veíamos abrumados por los enemigos.

Toca hablar del diseño del mundo, pues es otro aspecto en el que rápidamente apreciamos una mejora. Hablando con miembros de The Game Kitchen, nos contaban que al contrario que el primer Blasphemous, que definían como un juego de plataformas y acción no-lineal, Blasphemous 2 es un metroidvania con todas las de la ley.

Blasphemous 2

Un cambio que recibimos con los brazos abiertos en ese aspecto es que no existen limitaciones a la hora de equipar habilidades de desplazamiento. En su lugar, cada habilidad aprendida es fija y pasa a estar a disposición del Penitente en todo momento. En esta demostración, la primera que desbloqueamos nos permitía agarrarnos, rebotar y deslizarnos por muros.

Hemos hablado en muchas ocasiones de que, pese a la popularidad del género, no es nada fácil hacer un metroidvania. Sin embargo, en esta primera hora de juego Blasphemous 2 nos ha demostrado que sabe muy bien lo que hace

Blasphemous 2

Tras superar lo que podríamos considerar como la zona tutorial, el mundo empezó a abrirse y enseguida tuvimos varios posibles caminos sin explorar, logrando esa sensación de mapa enorme con multitud de rutas diferentes que sólo está al alcance de unos pocos (Hollow Knight es el primer juego que nos viene a la cabeza al pensar en este tipo de diseño).

Pero el mundo de Blasphemous 2 no sólo es más grande, también es más denso; cada localización está repleta de novedades y sorpresas, como recompensas, NPCs, coleccionables... También advertimos nuevas mecánicas relacionadas con los escenarios, como espejos para teletransportarse, palancas que accionan dispositivos durante un tiempo limitado o las mencionadas campanas. 

Blasphemous 2

Para que os hagáis una idea de la cantidad de novedades que hay en Blasphemous 2, al terminar la sesión de juego pusimos en común nuestras impresiones con las de otros compañeros de la prensa, y cada uno había tenido una experiencia distinta, alcanzado localizaciones diferentes, luchado contra enemigos distintos y descubriendo secretos que el resto no habíamos visto. 

Por supuesto, no podemos hablar de Blasphemous 2 y no mencionar su apartado visual, que vuelve a apostar por un maravilloso estilo pixel-art. La fantasía oscura y la iconografía religiosa siguen siendo la norma, pero en esta ocasión encontramos referencias a otras zonas de la Península (como la catedral de Cádiz) y un estilo algo más colorido y luminoso.

Blasphemous 2

Y las animaciones, que ya eran muy buenas en el primero, son incluso mejores en Blasphemous 2. Además de no escatimar en (sangrientos) detalles, nos ha sorprendido lo mucho que han ganado en fluidez. Las ejecuciones vuelven a ser de lo más impresionante, y llama la atención la forma en que el Penitente utiliza su nuevo brazo para poner fin a la vida de los enemigos.

Destacar también que vuelve a haber momentos en los que la historia se narra mediante escenas de vídeo, aunque en lugar de apostar por el pixel-art, ahora están realizadas con un estilo artístico más limpio y una animación más tradicional. Una de estas escenas era un claro homenaje a los trabajos de FromSoftware, presentando a los que sin duda serán los jefes a derrotar en esta secuela.

Blasphemous 2

Dejamos para el final el apartado sonoro, donde las melodías del maestro Carlos Viola vuelven a acompañar los pasos del Penitente con ese inconfundible toque flamenco. Nos quedamos con ganas  de enfrentarnos a algún jefe más para escuchar sus canciones, pues en el primero eran uno de los puntos álgidos (Baile de Violetas, del DLC The Stir Dawn, es una de nuestras piezas favoritas).

Pero sin duda la gran noticia relacionada con el apartado sonoro es que Blasphemous 2 llegará doblado al castellano de lanzamiento. En esta demostración jugamos con las voces en español y su calidad vuelve a ser sencillamente soberbia, destacando el uso de los acentos (y no sólo el andaluz).

Aunque aún es pronto para hablar, tras esa hora de juego (que se nos pasó volando) nos cuesta no estar ilusionados con Blasphemous 2. La mejora respecto al primero es brutal y hemos visto señales de estar ante un grandísimo metroidvania... Puede que incluso uno de los mejores. Estamos deseando que llegue el verano para que empiece la penitencia.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Hobbyconsolas.