blasphemous
Análisis

Análisis de Blasphemous para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

En el análisis de Blasphemous os vamos a contar qué hace especial a este título de los sevillanos de The Game Kitchen, un estudio sevillano que consiguió sacar adelante su segundo proyecto arrasando en Kickstarter. Ahora, con el juego a punto de debutar en PS4, Nintendo Switch, Xbox One y PC, llega el momento de dar el veredicto. ¿Merece o no la pena?

Con más de dos años y medio de desarrollo a sus espaldas, Blasphemous, el segundo juego del estudio sevillano The Game Kitchen, llegará mañana 10 de septiembre a las tiendas digitales de PS4, Nintendo Switch, Xbox One y PC. Un juego que, desde su anuncio, no ha dejado indiferente a nadie.

Primero, por su tétrica estética, atípica en un videojuego y que bebe de la imaginería católica que se puede encontrar en el sur de la península en Semana Santa, empezando con un protagonista con espinoso capirote metálico (que recuerda al de los nazarenos), pasando por los escenarios, desde camposantos a conventos o una leprosería, por mencionar algunos.

¿Problemas de almacenamiento en Switch? Amplia su capacidad con esta económica tarjeta microSD de 128 GB

Segundo, por su jugabilidad, que hermana desde el minuto uno el desarrollo típico de un "metroidvania", es decir, desarrollo 2D no lineal, con mecánicas propias de un juego como Dark Souls, tanto por su considerable dificultad como por detalles más específicos. Pero no nos precipitemos y veamos en nuestro análisis de Blasphemous todo lo que ofrece...

Como El Penitente, debemos recorrer el ficticio, pero a la vez familiar, mundo de Cvstodio, un lugar preso del Milagro, una suerte de maldición que ha tornado a sus habitantes en monstruos. Sólo contamos con la ayuda de nuestra espada, Mea Culpa, para abrirnos camino, y de las pocas y enigmáticas pistas que nos da Deogracias.

Análisis Blasphemous

Este mundo tiene una estructura similar a la de cualquier Castlevania de Koji Igarashi, en el sentido de que está compuesto por zonas 2D interconectadas que podemos recorrer con libertad... siempre y cuando no topemos con obstáculos que requieran una habilidad concreta o haber abierto una puerta desde el otro lado, por ejemplo.

Bibliotecas, catacumbas, conventos, gélidas montañas... Cada zona cuenta con una atmósfera distinta (aunque el plataformeo y la exploración es una constante, junto a algún esporádico puzle), enemigos diferentes y pequeños variaciones, desde viento que afecta al Penitente o zonas con toxinas venenosas que van reduciendo nuestra vitalidad poco a poco. 

Análisis Blasphemous

Más allá de estos detalles, de manera intencionada, y desde los primeros compases del juego, apenas tenemos información. No sabemos claramente quienes somos, ni para qué hemos venido a este mundo... mucho menos conocemos todos y cada uno de los mecanismos y sistemas de juego que nos ayudarán a avanzar.

De este modo, de primeras, apenas podemos hacer mucho más allá de saltar, atacar, esquivar y hacer "parries" o rechazos, como en Dark Souls, que nos permiten contraatacar a enemigos. Nuestro abanico de ataques es limitado... pero poco a poco iremos descubriendo muchas opciones. Más de las que podrías imaginar de primeras.

Análisis Blasphemous

Uno de estos primeros sistemas que aprendemos en Blasphemous son las ejecuciones: cuando se dan las circunstancias propicias, por ejemplo, tras usar un parry y contraatacar, será posible dejar aturdido al enemigo, lo que nos permitirá rematarlos de una manera más gore (aplastarlos con su propio escudo, sacarles las tripas, decapitarlos...).

Este festín gore nos reportará un plus de Fervor, el equivalente al maná de otros juegos. Una barra azul debajo de la vitalidad que nos permitirá ejecutar algunos ataques especiales y las Plegarias, objetos que equipados nos permiten realizar ataques "mágicos" (como liberar ataques de energía o incrementar temporalmente nuestra velocidad de ataque).

Análisis Blasphemous

No es lo único que ganamos derrotando y ejecutando a enemigos: también están las Lágrimas de Enmienda, el equivalente a las Almas de Dark Souls, que son la moneda de cambio para poder comprar nuevas habilidades para el Penitente.

Esta es sólo la primera referencia a la obra magna de FromSoftware: a lo largo de la aventura es posible encontrar muchas más, como la presencia de los Prie Deu, una especie de altares que son el equivalente a las fogatas de Dark Souls, y que al ser utilizadas, hacen que los enemigos reaparezcan.

También se puede notar la huella del clásico de FromSoftware en otros detalles, como su considerable dificultad, gracias a la cual morirás "a menudo" y siempre que lo hagas dejarás un fragmento de Culpa. Eso sí, esta marca de nuestro fracaso funciona de manera ligeramente distinta...

A diferencia de Dark Souls, esta señal no guarda las lágrimas que hayamos conseguido. Aquí no las perdemos... pero no recuperar esa marca lastra que no ganemos Fervor ni lágrimas con la misma velocidad. Y hay más: no solo dejamos una única marca. Si morimos al intentar recuperar la primera, dejaremos una segunda marca... y así sucesivamente, con cada marca adicional mermando nuestra ganancia de Fervor y lágrimas.

Análisis Blasphemous

Por suerte, en algunas salas especiales podemos, previo pago de una cantidad, expiar nuestra Culpa, es decir, borrar estas marcas y volver a la normalidad. No es el único tipo de sala especial que encontraremos... hay portales que nos llevan a otras zonas del mapa, salas donde podemos rellenar nuestros Matraces Biliares (son las "cantimploras" para recuperar vida) o incluso salas para subir de nivel nuestra espada Mea Culpa y desbloquear con las lágrimas nuevos ataques.

Análisis de Owlboy para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC

Y hay mucho más: podemos recoger decenas de objetos. desde coleccionables que podemos depositar en una sala a tal efecto, a otras que si afectan al desarrollo del personaje. Aparte de las mencionadas plegarias, están las cuentas del rosario (aumentar ligeramente la vitalidad, recopilar más lágrimas del entorno...), las reliquias (que nos confieren habilidades como ver plataformas de otra manera invisibles o escuchar a personajes caídos) o los corazones de Mea Culpa, que se insertan en la empuñadura de la espada y confieren efectos extra, como ampliar el tiempo de los "parries".

Análisis Blasphemous

Tampoco faltan objetos clave que necesitaremos para avanzar, que a menudo nos permitirán además realizar "trueques" con otros personajes y pequeñas misiones que nos obligarán a llevar el objeto en cuestión a un punto del mapa, por ejemplo para rellenar un dedal que teníamos previamente con santos óleos, y llevarlo de vuelta a quien nos lo pidió.

Esto nos lleva a otro de los aspectos del juego: el "backtracking" o vuelta atrás en el mapa. Como hemos dicho, la libertad para movernos por el mapa es una de las claves del juego, y es algo que realizarás a menudo, bien para seguir explorando zonas que dejaste a medias o en busca de algún objeto o sala.

Análisis Blasphemous

El problema es que, aunque hay portales de teletransporte, no son muy abundantes, lo que hace que la exploración nos invite a pasar por algunas zonas muchas más veces de lo que nos gustaría. derrotando de nuevo a enemigos cuyos patrones ya conoces... y haciendo que el juego caiga en cierta rutina.

Porque, además, el combate, también acaba siendo redundante. Hasta que no subimos de nivel el Mea Culpa y derrotamos a los enemigos de una zona de uno o dos sablazos, casi todos los combates se reducen a atacar una o dos veces, esquivar o realizar un parry, y vuelta a empezar hasta que caiga.

Análisis Blasphemous

Y, aunque tenemos recursos, como ataques a distancia (que desbloqueamos al subir de nivel el Mea Culpa y consumen Fervor) o las mencionadas Plegarias, en ocasiones es mejor no recurrir a estas otras técnicas porque, o su alcance y daño es muy reducido o las animaciones llevan un tiempo considerable y dejan al Penitente expuesto a los ataques de los enemigos.

Son problemas menores, pero rompen ligeramente el equilibrio del juego, haciendo que algunas mecánicas sean menos útiles, más si tenemos en cuenta que morir penaliza el Fervor, con el que realizamos la magia... por lo que al final, casi se justifica que no la usemos o la usemos en momentos muy puntuales.

A pesar de estos detalles, Blasphemous también tiene momentos que te desencajarán la mandíbula, en forma de combates contra jefes finales. Apenas son una decena, pero tanto por el pixel art, como por su variedad como por lo grotesco de sus diseños, son momentos en los que realmente brilla el juego.

No os mostramos muchos por no romper la magia del juego, pero sin duda son de lo mejorcito que ofrece Blasphemous, tanto por diseño como por jugabilidad, junto con las impecables y grotescas escenas de vídeo, que también remiten a la animación de los 90, con un acabado francamente memorable, como esta escena de abajo...

Para rematar la faena hay otros aspectos, como varios finales (en los que intervienen factores como romper las estatuas que nos liberan de la culpa), NPCs que nos pueden ayudar en los combates contra los jefes o coleccionables como Niños de la Luz Lunar (una especie de querubines encerrados en jaulas flotantes).

Todo esto hace que Blasphemous sea un título increíblemente atractivo, un más que notable híbrido entre dos reputadas series como son Castlevania y Dark Souls, con un un estilo y una estética muy cuidada y personal y una soberbia banda sonora, a cargo de Carlos Viola, aunque le falta un pelín más de pulimento (el juego recibirá un parche para corregir diversos fallos) y subsanar algunos de los fallos que hemos mencionado para poder codearse entre los grandes de este subgénero, como Hollow Knight. Aun con todo, a poco que te guste el género y te atraiga su estética, no te defraudará.

Valoración

Un "Soulsvania" con personalidad propia, que encuentra en la imaginería cristiana y las pinturas de Goya sus fuentes de inspiración artística y su carácter único, tanto en lo narrativo como en lo visual. En lo jugable, una soberbia y difícil aventura que une con inteligencia ideas de los Castlevania menos lineales con las mecánicas de Dark Souls.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

El bellísimo pixel art. Diseño de enemigos y jefes finales. Banda sonora. Mecánicas muy Souls. Jugarlo en modo portátil en Nintendo Switch.

Lo peor

Algunos picos de dificultad. Pequeños bugs (que se corregirán vía parche). Algunas decisiones de diseño que "anulan" que usemos algunas habilidades.

Y además