Owlboy_Principal_Analisis
Análisis

Análisis de Owlboy para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Owlboy, uno de los indies mejor valorados de los últimos años, llega por fin a Nintendo Switch, PS4 y Xbox One, reteniendo todo el colorido y la magia que ha hecho de él una aventura especial, un metroidvania con personalidad, un bellísimo pixel art y un guión y diálogos tremendamente cuidados...

Owlboy se lanzó en PC en 2016, tras 9 años de desarrollo repletos de altibajos, en los que sus creadores, el estudio D-Pad, estuvo a punto de tirar la toalla y abandonar el proyecto. Menos mal que no lo hicieron, porque fue uno de los indies mejor valorados de 2016, junto con INSIDE, Stardew Valley o The Witness, Ahora, con nuestro análisis de Owlboy para Nintendo Switch, descubrirás todo lo que hace especial a esta pequeña joya independiente.

Como en muchos otros juegos, la gracia de Owlboy reside en su historia... pero tranquilos, que no ahondaremos demasiado en ella. El protagonista es Otus, un chico buho mudo, que gracias a una capa especial que le entrega su mentor, puede volar. Pero su iniciación destapa su inutilidad natural para casi todo. 

Tras ser vilipendiado por parte de los habitantes de su aldea, y como en otras grandes aventuras, demostrará su valía enfrentándose a enormes peligros y amenazas, como los piratas del cielo y otras aún mayores que le llevarán a un fin último: intentar salvar su pueblo. Pero no lo hará sólo.

Un metroidvania "pajarisiaco"

Catalogar el estilo y género al que pertenece Owlboy es bastante complicado. Tiene toques de plataformas pero, la habilidad para volar de Otus, elimina de un plumazo que tengamos que saltar en un alto porcentaje de situaciones (en otras, no nos queda más remedio, como por ejemplo en cascadas que mojan nuestras alas).

Además, aparte de volar, Otus puede rodar, realizar un ataque ataque giratorio (que no es especialmente dañino) y, lo más importante de todo, agarrar con sus patas todo tipo de objetos, desde cofres enterrados, a frutas de los árboles (que puede comer para mejorar su vida) o acarrear un aliado (que actúa como un cañón, apuntando con el stick derecho y disparando con ZR). 

Owlboy_1

También se le puede considerar un "metroidvania", en tanto en cuanto vamos consiguiendo nuevas habilidades y power ups, pero al mismo tiempo, ni el mapa es tan intrincado, ni la obligatoriedad de volver sobre nuestros pasos para acceder a nuevas zonas, tan evidente o necesaria.

Añade a esto que su desarrollo introduce ideas arcade como pasar por aros y recoger monedas (que hasta estéticamente nos ha recordado a la coin op de Willow de Capcom) que desbloquean en una tienda objetos de ayuda para nuestra aventura (desde sombreros que no sirven para nada a mejoras de salud).

Owlboy_2

Por eso, en muchos sentidos, Owlboy es una experiencia con personalidad única, que aunque tiene pinceladas de muchos géneros, no termina de encajar al milímetro con ninguna. Esta idea también la refuerza las mecánicas que van introduciendo cada nueva zona que visitamos.

Tan pronto hay puzles en los que debemos transportar una nube, taponando unas salidas que las succionan, para llevarla hasta una zona concreta donde liberar su agua y activar un mecanismo, como nos vemos evitando gnomos en zonas de sigilo o enfrentándonos a jefes finales con un inteligentísimo diseño (que a menudo nos invitan a pesar qué aliado utilizar, combinado con las habilidades de Otus).

Owlboy_3

Otro hijo predilecto del Pixel Art

A este inteligente diseño general del juego, se une también el cuidado, mimo y cariño que se ha puesto en la parcela audivisual. En ambos campos se notan los 9 años que el juego ha estado en desarrollo, pero si por algo destaca, quizá sea más por sus gráficos.

Si ayer analizábamos Crossing Souls y alabábamos su pixel art como uno de los mejores, no exageramos al decir que Owlboy está al mismo nivel. Si Crossing Souls hace maravillas con pixeles "gordos" como puños, con una estética que por momentos recuerda a clásicos como Monkey Island, Owlboy se sitúa en el extremo opuesto, o como sus creadores lo han llamado, "Hi-Bit", para desterrar las limitaciones de los 8 o 16 bits.

Owlboy_7

Así, está forma de trabajar con píxeles en alta resolución permite trabajar hasta en resoluciones 4K, sin que el juego pierda ni un ápice de encanto en pantallas 16:9. Frente al pixel "gordo" de Crossing Souls, Owlboy exhibe un trabajo más minucioso, más "de miniatura", capaz de ofrecer un detalle superior sin olvidar su origen pixelado. 

Así, el diseño y animación de los personajes es, sencillamente, sublime. Empezando por el protagonista y siguiendo por los jefes finales, o los personajes secundarios, todos hacen gala de unas suaves y cuidadas animaciones y un trabajado y detallado diseño. Entran por los ojos.

Owlboy_5

Más sorprendentes aún resultan los escenarios, que derrochan detalle hasta en aspectos secundarios como las nubes del fondo o las paredes que acotan los entornos. Es un juego bello, que chorrea detalle por los cuatro costados.

El único aspecto negativo, en este sentido, y relativo al análisis de la versión de Switch, es que en la versión 1.0 del juego hemos notado algunas ralentizaciones puntuales, pero con la actualización del día de lanzamiento, parecen haberse corregido por completo.

Las tarjetas microSD de mayor capacidad, al mejor precio  

¿Donde reside la magia?

Con la creciente oferta de "metroidvanias" tanto en Switch como en PS4, Xbox One y PC, podría parecer que Owlboy es uno más, que no tiene nada que decir... algo que sería injusto. No sólo el enfoque de su desarrollo a través de variadas mecánicas y su estética son únicos, sino que incluso la historia, su guión y el tono del juego también lo hacen especial.

Aunque puede parecer la típica historia del perdedor convertido en héroe, con muchos matices, lo cierto es que el torno "cruel" de los primeros compases de la historia, la necesidad de terceros por parte del protagonista para cumplir sus objetivos y el cuidado guión, hacen que el juego transmita unas vibraciones especiales. Guión que, además, llega con una cuidadísima y simpática traducción al castellano. 

Owlboy_4

Es complicado explicarlo sin arruinar parte de la experiencia, pero Owlboy consigue moverse con acierto entre lo familiar y lo nuevo, entre lo épico y lo mundano, tanto en lo jugable como en lo narrativo... pero siempre además manteniendo unos altísimos niveles de calidad, banda sonora y efectos incluidos. 

Pero igual que decimos lo bueno, tenemos que resaltar lo malo: a Owlboy se le pueden criticar algunos aspectos, desde su duración (unas 8 horas para completarlo, 10-12 para completarlo al 100%) al precio (todas las versiones, tanto de consola como de PC, cuestan 22,99 euros). 

Owlboy_6

Quizá, lo más criticable de todo es que es una experiencia bastante permisiva, en todos los sentidos. Si morimos, por ejemplo, los checkpoints están situados de tal forma que apenas tendremos que repetir camino.

En esa misma línea, la dificultad siempre se mantiene bastante baja y con unos niveles de desafío tirando a nulos, a excepción de los jefes finales, que como hemos dicho antes, nos obligan a buscar sus puntos débiles combinando las habilidades de Otus y sus aliados, o con ayuda del entorno. 

Owlboy_10

Los power banks mejor valorados para cargar tu Switch, según los clientes de Amazon

Conclusiones finales

Owlboy es una aventura especial, tanto por su historia, como por su apartado audiovisual, Es un juego hecho desde el cariño y el mimo, y eso se nota en absolutamente todo. Puede que no sea ni la aventura más original, ni la más desafiante... pero sabe cómo atrapar con un desarrollo ameno y variado durante las 8 horas que dura.

Junto a su ajustada duración, se le puede reprochar que su mundo no sea más grande, ni que albergue más secretos (tiene pocos coleccionables), pero todo eso sería un tanto injusto para un juego que se nota que está hecho desde el amor.

Owlboy_11

Por último, si eres de los que prefieres no comprar nada en tiendas digitales como eShop, PSN o Xbox Live, Owlboy contará con una edición física para PS4 y Nintendo Switch en mayo. ¿Podrás esperar hasta entonces para degustar uno de los mejores indies en Nintendo Switch

 

Valoración

Owlboy es una pequeña gran aventura realizada desde el más puro de los amores a la época de los 16 bits. Puede resultar corta, fácil y relativamente poco rejugable, pero es una de esas experiencias que, a poco que te vayan los metroidvanias, deberías probar sí o sí. Y no sólo por los gráficos: su historia y guión son también más que notables.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Es un juego con una personalidad propia muy marcada. En la parcela audiovisual, es una verdadera preciosidad. La traducción al castellano.

Lo peor

Duración reducida, con poco para hacer tras terminar. Baja dificultad. No aprovecha ninguna función extra de Switch, ni la pantalla táctil.

Lecturas recomendadas