Ir al contenido principal
Monster Hunter World
Reportaje

Impresiones de Monster Hunter World, el cazamonstruos de Capcom

Jugamos a Monster Hunter World, el nuevo RPG de Capcom para PS4, Xbox One y PC que, en esta nueva entrega, llevará la cacería de monstruos hasta un gigantesco mundo abierto.

La saga Monster Hunter es una de las más lucrativas de todo el catálogo de Capcom. Sin embargo, con 40 millones de copias vendidas a sus espaldas, el éxito en territorios occidentales ha sido muchísimo más modesto que en Japón y otros países asiáticos. Por eso, Monster Hunter World, la nueva entrega de la saga, llegará con algunos cambios jugables y, sobre todo, con estreno simultáneo en todo el mundo para intentar "cazar" a los jugadores de esta zona del mundo.

Para los que andéis completamente perdidos en esto de las cacerías de Monster Hunter, haremos una pequeña sinopsis. Básicamente, la saga es un juego de rol y acción en tercera persona que nos invita a colaborar con otros jugadores para cazar o capturar a distintas criaturas, generalmente de un tamaño imponente. Las habilidades de los jugadores no están determinadas por clases, oficios ni otros recursos similares que vemos en los RPG. Aquí lo único que vale son las armas y armaduras que llevamos equipadas.

Así, utilizar un tipo de arma nos permitirá realizar una serie de ataques y utilizar determinadas habilidades. De este modo, si nos cansamos del estilo más "campero" que nos proporcionan los arcos, ballestas o pistolas, siempre podemos optar por un armamento cuerpo a cuerpo, como espadas, mandobles, martillos,... lo que cambia radicalmente la estrategia a seguir para derrotar a los monstruos. Por cierto, que en esta entrega será la primera en la que podremos cambiar de arma una vez que hayamos llegado a la zona de combate. 

Monster Hunter World

De cacería en mundo abierto

Otra novedad de lo más interesante en Monster Hunter World es que, por primera vez en la historia de la saga, podremos jugar con cazadores del otro lado del globo, mezclando jugadores de Europa, América y Asia. Para poder entendernos con ellos, podremos utilizar un sistema de frases predeterminadas que se traducirán al idioma de nuestros compañeros de equipo. Sí, lo mismito que pasaba en mi adorado Phantasy Star Online. La cosa empieza la mar de bien. 

Pero, sin duda, la novedad más interesante de esta nueva entrega es que se desarrolla en un mundo abierto. A decir verdad no se trata exactamente de un mundo abierto como tal, o eso nos ha parecido al jugar a esta demos. El mapa de este nuevo mundo que explorarán nuestros cazadores estará dividido en varias zonas. Nosotros hemos podido explorar dos de ellas (una zona boscosa y un área desértica) y, por lo que parece no estarán interconectadas, por lo que no podemos hablar de un único mundo abierto.

Monster Hunter World

Siguiendo la larga tradición de los JRPGs, tal y como sucede en propuestas como Final Fantasy XV, el mapeado es una mezcla de lineal y de mundo abierto. Es complicado explicarlo para los que no estén acostumbrados a este tipo de juegos, pero podemos deambular a nuestras anchas aunque no podemos acceder, ni de lejos, a todos los lugares que vemos en el horizonte sino que hay pasillos que interconectan zonas más amplias. En la práctica, sin embargo, la sensación es de estar deambulando con bastante libertad por los escenarios. 

Una cuestión que ha levantado cierta polémica es la inclusión de unas luciérnagas que nos indican, después de haber encontrado huellas del monstruo al que debemos dar caza, el camino a seguir para encontrar a la criatura. Algunos han dicho que se trata de una casualización de las mecánicas jugables clásicas de la saga para atraer a una audiencia más amplia. Sin embargo, no soy de esos. Tampoco hay que engañarse. En anteriores entregas no había luciérnagas, pero tampoco es que fuese difícil encontrar a los monstruos porque, básicamente, los escenarios tampoco eran muy grandes. 

Aquí sí que podemos perdernos tratando de buscarlos, por lo que no nos ha parecido tan descabellada la idea de las luciérnagas. ¿Que se lo podrían haber ahorrado y tampoco pasaría nada? Pues sí. Por eso, esperamos que haya algún modo de desactivarlas para los jugadores que no gusten de este tipo de ayudas aunque mucho nos tememos que no será así. 

El diseño de los escenarios nos ha convencido por completo. Lo importante, más allá de lo bello de las dos ambientaciones en las que pudimos jugar (bosque y desierto), es que hay zonas de todo tipo. Así, nos encontramos desde áreas abiertas en las que es fácil divisar a nuestra presa hasta angostas cuevas que sirven de guarida para los monstruos. Pero lo mejor, sin duda, es que los escenarios son bastante interactivos, con árboles que podemos destruir para dañar al monstruo, techos y suelos que se desploman para llevarnos hasta nuevas zonas del mapa,...

El ecosistema, además, es de lo que más ha mejorado respecto a anteriores entregas. Los escenarios están plagados de criaturas de todo tipo y tamaño que interactúan entre sí. De este modo, si conocemos los hábitats y costumbres de cada criatura, podemos tratar de arrinconar a nuestra presa e ir guiándola hacia una zona en la que domina otro depredador y que ambos bicharracos se enzarcen en una pelea de la que, casi seguro, nosotros saldremos beneficiados. 

Monster Hunter World

 Podemos completar la aventura en solitario, si es lo que nos gusta más, aunque parte de la gracia está en jugar con amigos. Así, podemos crear partidas privadas con contraseña y evitar a posibles polizontes o lanzarnos a la lucha en partidas públicas. Una de las características más atractivas, sin embargo, es la posibilidad de lanzar bengalas para pedir ayuda. Así, si estamos jugando en solitario y una determinada cacería se nos atraganta más de la cuenta, podemos lanzar una bengala para que jugadores de todo el mundo se unan a nuestra lucha. 

Durante las 4 horas que pudimos jugar a Monster Hunter World, hemos apreciado la complejidad de la que siempre ha hecho gala la saga. En este pequeño aperitivo hemos descubierto una buena cantidad de plantas, objetos y estrategias que parece que dotarán a esta nueva entrega de la profundidad que tanto aman los fans de Monster Hunter. Eso sí, es un juego gigantescos y tendremos que jugar muchas más horas para comprobar si todos estos cambios no alteran demasiado la fórmula original y, sobre todo, si no la simplifican demasiado. Por el momento, eso sí, no nos ha dado esa sensación. Todo lo contrario. 

En cuanto al apartado técnico, Monster Hunter World es, obviamente, la entrega más vistosa de la saga. El ciclo día/noche, la climatología dinámica, los modelos de los cazadores y los monstruos o la riqueza y detalle de los escenarios nos han cautivado. No alcanza, hay que aclararlo, el nivel de realismo o detalle de otros juegos de mundo abierto que salieron hace ya tiempo, pero tampoco es algo que nos quite el sueño dadas las enormes posibilidades jugables que alberga.  

Monster Hunter World

Os recordamos que Monster Hunter World llegará a PS4 y Xbox One el próximo 26 de enero y más tarde, aún sin fecha confirmada aterrizará en PC. Además, los usuarios de PS4 podrán disfrutar de una beta exclusiva que arrancará el próximo 9 de diciembre. Además, tras el lanzamiento, y tal y como han confirmado sus propios creadores, iremos recibiendo nuevos contenidos y misiones de forma gratuita, tal y como pasaba en anteriores entregas. 

Y además