One Piece Pirate Warriors 4
Reportaje

Impresiones de One Piece Pirate Warriors 4 desde el Tokyo Game Show

Por Daniel Quesada

Nuestro corresponsal desde Japón, Justo Romanos, nos cuenta sus impresiones de One Piece Pirate Warriors 4, tras probarlo en el Tokyo Game Show 2019. Esta ha sido su experiencia:

Os pueden gustar más o menos los juegos tipo Musou, pero hay que reconocer que las adaptaciones que se han realizado del universo One Piece han sido explosivas. Cada uno de los juegos ha ofrecido contenido para horas y horas de diversión, con grandes cantidades de personajes disponibles y una buena adaptación de la historia de la serie. Cada nueva entrega amplía el alcance del guion recogiendo los últimos arcos argumentales, incluso los que no han terminado de publicarse como es el caso del País de Wano en One Piece: Pirate Warriors 4.

Consigue el Funko de Luffy

Luffy y compañía en el País de Wano

Estamos hablando de un juego Musou, así que imperan las batallas campales. La demo que hemos podido probar se desarrolla justamente en el País de Wano, porque al fin y al cabo es lo último que se ha anunciado y lo que ahora mismo está de actualidad. Para evitar chafar el desarrollo de los acontecimientos a los fans, el juego se inspira en los sucesos que conocemos, pero suponemos que habrá algún giro y una historia nueva para alterar el desarrollo. En cualquier caso, no penséis que hemos visto mucho de la historia, dado que lo que hemos hecho en los 20 minutos de partida durante el Tokyo Game Show ha sido luchar, luchar y luchar.

La demo contaba con varios personajes entre los que elegir, desde Luffy hasta Zoro o Kuzan. Recientemente se anunció que Carrot se unirá a la plantilla, pero lamentablemente no estaba en la demo del Tokyo Game Show 2019. Así que ante la duda de no saber a quién elegir, hemos optado por Luffy. Y esto también nos ha venido muy bien a la hora de compararlo con el Luffy de las anteriores entregas de esta franquicia.

¿Cuántos miles de enemigos derrotarás?

Comienza la demo y ya nos encontramos cientos de enemigos. Como es costumbre en los juegos Musou, la variedad visual de los rivales no es precisamente alta. Podemos decirlo de una manera más simple al asegurar que veremos al mismo soldado repetido 500 veces sin ninguna dificultad, pero la fluidez del juego es máxima. Ninguna ralentización, todo rapidez, gente volando por los aires de forma extrema y mucha diversión. Entre todos esos enemigos genéricos, veremos a nuestros aliados repartiendo sin descanso y oponentes de mayor fuerza y tamaño que sí ayudan a aportar un poco de frescura a los enfrentamientos.

Eliminar enemigos no es lo único que debemos hacer en Pirate Warriors 4, sino que lo importante es cumplir las misiones que vayan apareciendo en la esquina superior derecha de la pantalla. Son misiones sencillas tal y como ya estamos acostumbrados, del tipo de “elimina a tres generales” o “conquista el campo enemigo cambiando la bandera de su ejército por la tuya”, acción que realizaremos acabando con enemigos de manera continuada hasta derrumbar las defensas de la zona. Estas misiones se van encadenando mientras al mismo tiempo nos aseguramos de que nuestros aliados sobreviven y que nuestros territorios no son conquistados, aunque tenemos que ser sinceros y decir que esta demo era bastante sencilla y que no había que preocuparse de nada.

La jugabilidad Musou con cambios para la nueva entrega

El principal cambio que hemos apreciado respecto a las ediciones anteriores se refiere a la actualización de los movimientos y técnicas especiales de Luffy. Es de agradecer que el personaje no se limite a ser un calco de lo visto en la edición anterior y que se hayan cambiado algunos de sus movimientos. Por ejemplo, tenemos disponible la técnica Gomu Gomu no Hanabi en combinación con ataques más habituales. La velocidad de los combates podríamos decir que ha aumentado y que en general se busca que hasta Luffy sea un personaje extremadamente rápido, con muchas de sus técnicas permitiendo que nos movamos por el escenario mientras las realizamos. Esto responde a la esencia de los juegos Musou, en los que los enemigos mueren tan rápidamente que es conveniente que podamos movernos atacando para cubrir un mayor espacio y que acabemos con más oponentes.

Pirate Warriors

La otra modificación que se ha realizado en términos jugables es la introducción de una mayor carga de combates aéreos. Es más fácil elevar a los oponentes en el aire en grandes grupos tal y como ha ocurrido en otras entregas, abriéndose un amplio abanico de posibilidades a que hagamos combos extremadamente largos sin dejar que los enemigos caigan al suelo. Desgraciadamente, en este caso los soldados eran tan débiles que no resultaba muy necesario hacer combos aéreos para acabar con ellos.

Las animaciones están más pulidas, aunque gráficamente el juego se mueve en los aspectos habituales de los títulos Musou, por lo que tampoco podéis esperar resultados preciosistas. Lo que sí se puede comprobar es una mayor espectacularidad en cuanto a la representación de las técnicas especiales, como el ataque Gomu Gomu Grizzly Magnum, así como en la interacción con los escenarios. Mientras luchamos destruiremos gran cantidad de edificios y estructuras que se irán desplomando a nuestro paso y también habrá multitud de objetos en el suelo que podremos destruir sin problemas.

Y de postre: la batalla contra X Drake

¿Qué mejor manera de terminar la demo de One Piece: Pirate Warriors 4 que con un enfrentamiento contra X Drake en su aspecto de dinosaurio? Nos ha dejado encantados. Sobre todo porque la aparición de este enemigo lleva a que veamos de primera mano lo que Koei Tecmo ha querido hacer en esta entrega: añadir una nueva categoría de enemigo de un tamaño más grande de lo normal. Y lo bueno es que el dinosaurio no parece que vaya a ser ni mucho menos el más grande de los que habrá en el juego. Cuando X Drake aparece en escena con el efecto de la fruta Ryu Ryu no Mi Allosaurus comienza a perseguirnos con intenciones bastante drásticas.

One Piece

El tamaño que ocupa en pantalla y el hecho de que a nuestro alrededor tengamos una tonelada de enemigos nos llevan a perder la concentración durante unos pocos minutos. Después, el aporreo de botones hace el resto y volvemos a combatir sin descanso. Se nota lo bien que tiene tomada la medida el equipo de desarrollo al juego porque ni siquiera con X Drake se produce ningún tipo de ralentización. ¿Algún problema con la cámara? Eso sí, pero nada que los jugadores de Musou no estén acostumbrados a superar pocos minutos después de comenzar a jugar.

Conclusión

Para nosotros esto ha sido solo un pequeño aperitivo de lo que proporcionará el juego cuando llegue en el próximo año 2020 a PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC. Nos queda mucho por ver, tanto del contenido que ya es conocido como de lo relacionado con el País de Wano y también personajes a los que probar. Pero la esencia de las batallas multitudinarias sigue presente, las batallas multitudinarias continúan siendo tan divertidas como en las entregas previas (es un tipo de juego que te tiene que gustar, eso está claro) y la fidelidad visual se mantiene al más alto nivel.

Y además