10 jefes finales de los videojuegos que nos decepcionaron por lo fácil que es derrotarlos

Doom 3

Un jefe final marca el mayor desafío al que podemos enfrentarnos en un videojuego... salvo excepciones. Y es que en ocasiones nos hemos topado con jefes que no hacían justicia al resto de enemigos de la aventura. ¿Quieres saber cuáles son?

Después de muchas dificultades, momentos de estrés máximo y muchos mandos rotos, por fin llegamos al final de un videojuego. Todos sabemos cómo se sienten esos nervios y emociones cuando estamos a punto de concluir una aventura.

En ocasiones se nos presenta al obstáculo final (llamémoslo final boss o jefe final) con una impresionante cinemática. Piensas que se viene una épica batalla para salvar a la humanidad.

VIDEO

Bioshock The Collection - gameplay Nintendo Switch

Sin embargo, algo no va bien. Nuestros ataques hacen más daño de lo normal. Es muy fácil atacar a este jefe, e, incluso, nos parece más fácil que enemigos que hemos derrotado anteriormente. Sentimos decirte que sí, que los jefes finales no siempre son ''lo mejor''.

Hay algunos videojuegos que, por h o por b, no dan tanto protagonismo al jefe final de la aventura. Esto hace que el clímax final pase a ser un mero momento más de la historia, una especie de trámite para dar carpetazo al juego.

Cómo funciona la ayuda de juego de PS5 para conseguir el platino fácilmente

Análisis Sackboy PS5

Lamentablemente nos ha pasado en más de una ocasión. Y hay algunos que son grandes videojuegos, como Dead Space, Mass Effect 2 o Final Fantasy X. Pero una cosa no quita la otra...

¿Quieres saber qué juegos tuvieron los peores jefes finales? Pues aquí repasamos los 10 jefes finales de videojuegos que nos decepcionaron por lo fácil que resulta derrotarlos.

Los jefes finales más decepcionantes de los videojuegos

Borderlands - El Destructor

Borderlands

Cuando llegas al final del FPS de Gearbox y te encuentras ante El Destructor, lo más normal es que nos tiemblen las piernas. Se trata de una gigantesca entidad cósmica que parece sacada de Half-Life (de hecho, se inspira en la saga de Valve). Tranquilo, porque es uno de los jefes más sencillos.

Derrotar a El Destructor en Borderlands pasa por tener paciencia. El combate se divide en tres fases. Primero tendremos que atacar sus tentáculos, y acto seguido la lengua. Si lo hemos hecho bien (con francotirador y granadas), este jefe nos atacará con su ojo a lo ''Estrella de la Muerte''. Dispárale unas cuantas veces y habrá caído.

The Evil Within - Ruvik

The Evil Within

La batalla final contra el máximo antagonista de The Evil Within es poco menos que decepcionante. Sí, es cierto que el diseño del monstruo es genial, y nos presenta una apocalíptica lucha que contrasta con la sobriedad del resto de la aventura. Eso sí, siendo honestos desentona un poco.

Ruvik quiere acabar con nosotros, y su estrategia final es utilizar una gigantesca abominación para ello. Vencerle es pan comido: simplemente sigue cada fase (torreta, lanzacohetes y disparo al sujeto base) sin morir y habrás terminado el survival horror de Tango Gameworks. Esperábamos más.

Mass Effect 2 - Segador humano

Mass Effect 2

Toda la trama del RPG de Bioware (una obra maestra, todo sea dicho) gira en torno a los Segadores y su amenaza sobre la galaxia. La batalla final de Mass Effect 2 nos pone frente a un feto de Segador, el cual asusta con su temible tamaño. Todo apunta a que será una dura batalla en la que tendremos que usar todo lo aprendido.

Ciertamente, no es así. Para empezar, llévate a los compañeros más fieles de tu pelotón, porque de lo contrario morirán en la batalla. Para derrotar al Segador tan solo hay que atacar los enganches de sus brazos y los tubos, lo cual es pan comido si eres un soldado. Después, vuela la estación por los aires. Es otro de los jefes finales decepcionantes.

Uncharted 2 - Lazarevic

Uncharted 2

No hay duda de que Uncharted 2: El reino de los ladrones es una de las obras maestras de la pasada década. Muchos no dudan en calificarlo como el mejor de la saga de Nathan Drake. Eso sí, hay que admitir que su ''jefe'' final fue completamente decepcionante. Y eso que le teníamos muchas ganas.

Nathan por fin alcanza el Árbol de la Vida en Shambhala, pero el criminal serbio Lazarevic aparecerá de nuevo para detenernos. La batalla consiste en esquivar sus disparos, no gastar munición a lo tonto (sobre todo al principio) y en disparar a las bombillas de resina cuando esté cerca.

Batman: Arkham Asylum - Titan Joker

Batman Arkham Asylum

Batman Arkham Asylum es uno de los grandes juegos del Hombre Murciélago. Y, cómo no, El Joker tenía que ser el jefe final de la aventura. Para más inri se trata de una versión hípervitaminada del villano de DC, convertido en un ''titán'' producto de un compuesto creado por la Doctora Young.

Aunque su diseño es genial, Titan Joker es un jefe final decepcionante a todos los niveles. Su combate es sencillo y genérico, pues solo consiste en derrotar a sus esbirros, esquivar bombas y usar la batgarra para atrapar al Joker unos segundos. Golpéalo tres veces y habrás acabado. 

Gears of War 2 - Brumak Lambent

Gears of War 2

¿Recordáis la batalla contra el General Raam en Gears of War? Contra todo pronóstico se convirtió en un duro escollo... nada que ver con el jefe final de su secuela. Gears of War 2 es una joya de los videojuegos, pero sin duda Epic Games falló estrepitosamente con su enemigo final.

Durante el último nivel, Marcus y compañía montan a lomos de un Brumak en su camino para destruir La Hondonada. De pronto, la criatura entra en contacto con la Imulsión y se convierte en un engendro llamado Brumak Lambent. Tranquilo, porque lo harás picadillo con tres disparos del Martillo del Alba desde tu cómodo helicóptero.

Tomb Raider (2013) - Acechador Oni

Tomb Raider

No hay duda de que el reboot de Tomb Raider fue uno de los mejores juegos del 2013, que resucitó con éxito las aventuras de Lara Croft. Eso sí, podían haberse esmerado más con el jefe final... conocido como Acechador Oni. Se trata de un antiguo guarda espiritual, al cual puedes vencer con unos sencillos pasos.

Parece un enemigo duro de pelar, pero no lo es. Lo único que debemos hacer es atacarle por la espalda, una vez esquivemos su ataque frontal. Acciona cada QTE hasta que puedas atacarle con tu piolet en la cabeza. Repite el proceso varias veces y completa el último QTE para vencerle.

Dead Space - Mente colmena

Dead Space

El pobre Isaac Clarke las pasa canutas en su periplo por el Ishimura. Dead Space es un excelente juego de terror que nos enfrenta contra grandes jefes finales como el Leviatán. Sin embargo, podría decirse que su jefe final es tan solo un centro neurológico para los Necromorfos. Y no es difícil de vencer.

No te dejes asustar por su tamaño. Derrotar a la Mente colmena es cuestión de paciencia y precisión. Lo primero que debemos hacer es destruir sus órganos bucales, mientras esquivamos sus ataques. Después, tan solo destruye los cinco sacos de su estómago (explotarán con nuestros disparos) y será coser y cantar.

Final Fantasy X - Yu Yevon

Final Fantasy X

Acabas de llegar al punto y final de esta épica aventura. Suponemos que has desenmascarado a Sinh y ya has derrotado a todos los Eones en los que se han reencarnado. Ahora te toca medirte a Yu Yevon, una entidad cósmica que a priori te dejará con la cara torcida por su bizarro diseño.

Nada es lo que parece... y con el jefe final de Final Fantasy X, más aún. Derrotar a Yu Yevon es bastante sencillo (a pesar de que se puede curar), teniendo en cuenta que todo nuestro equipo contará con Auto-Lázaro. No podremos morir, así que es cuestión de tiempo y paciencia.

DOOM 3 - Ciberdemonio

Doom 3

No todos los fans de Doom acogieron bien esta tercera entrega, aunque es innegable que fue un nuevo parangón en lo técnico (especialmente en la primera Xbox) y que introdujo con éxito el factor terror en la saga. Eso sí, el jefe final de Doom 3 es de todo menos memorable, y es una pena.

El Ciberdemonio es uno de los enemigos clásicos de la saga, que en Doom 3 representa el rol de jefe final. Es imposible matarlo con armas convencionales, y puede acabar contigo de un solo golpe. El problema es que el combate se resume en usar cuatro veces el Cubo de las Almas, un arma que es fácilmente recargable al derrotar a los secuaces del Ciberdemonio.

BioShock - Frank Fontaine

BioShock

Después de sobrevivir a temibles Big Daddies y otras criaturas Splicer, BioShock tiene una gran sorpresa final que ofrecernos. La obra maestra diseñada por Ken Levine culmina con una batalla frente a Frank Fontaine... que muchos jugadores siguen considerando decepcionante.

Hasta el propio Levine ha pedido perdón por esta insípida batalla. Para vencer a Fontaine solo debemos clavarle la aguja de las Little Sisters en tres ocasiones. Fontaine utilizará distintos plásmidos (fuego, hielo y electricidad) y bots de seguridad para hacernos la vida imposible.

Bionic Commando - Super Joe y buitres

Bionic Commando

Muchos recuerdan Bionic Commando como un satisfactorio reboot del clásico de NES. No era un juego redondo, pero en general tenía grandes ideas que convencieron a los fans. A lo largo de distintos niveles nos enfrentamos a distintos enemigos, fases de plataformas y hasta QTE...

Y precisamente estos eventos marcaron la batalla final de Bionic Commando. Era el año 2009, y las secuencias Quick Time Event (QTE) estaban muy de moda. Sin embargo, aplicarlos a un combate final es algo tremendamente erróneo. Lo único que debes hacer para derrotar a los buitres es no equivocarte con cada combinación de botones.

Los mejores jefes finales de la historia de los videojuegos

The Boss (Metal Gear Solid 3)

Estos son los 10 peores jefes finales de los videojuegos. Hay otros ejemplos, pero con estos ya te harás una idea de por donde van los tiros. ¿Por qué diablos es tan fácil vencer a estos final bosses? Nunca lo sabremos.

¿Has derrotado a estos 10 peores jefes de los videojuegos? ¿Echas en falta alguno en la lista? Muchas veces nos será realmente fácil acabar con los ''mayores'' desafíos. Y es que, como suele decir el dicho, el tamaño (y en este reportaje más aún) no importa.

Y además