God of War PS4 2018
Reportaje

Nuevos detalles de God of War para PS4 - Kratos no podrá saltar ni nadar

Por Álvaro Alonso

Os traemos nuevos detalles de God of War, la nueva aventura de Kratos para PS4, recién sacados de la revista Game Informer. Aunque su fecha de lanzamiento sigue siendo "principios de 2018", vamos conociendo algunos de los cambios más drásticos de esta nueva entrega, y uno de ellos es la desaparición del botón de salto.

A pesar de que el nuevo God of War es una de las grandes exclusivas de PlayStation 4 en 2018, los detalles sobre el esperadísimo juego de Sony Santa Monica han sido bastante escuetos, más teniendo en cuenta que se pondrá a la venta a principios de año. Es probable que en los próximos meses la maquinaria del marketing comience a funcionar a toda máquina y se abra por completo el grifo de información... Y el pistoletazo de salida lo ha dado Game Informer.

La reputada publicación inglesa dedicada al mundo del ocio digital dará cobertura a la nueva aventura de Kratos durante todo el mes de enero, y ayer publicaban en su edición digital un reportaje donde se recogen infinidad de nuevos detalles de God of War. Sistema de combate, desplazamiento, historia y novedades -entre las que destaca la desaparición del botón de salto- son algunos de los temas que se tratan en la extensa preview, y que recopilamos a continuación.

Desmontando a los dioses

El sistema de combate es uno de los apartados que más ha cambiado en el nuevo God of War. Será menos caótico que en anteriores entregas, con una nueva capa estratégica y especial énfasis en la priorización de enemigos. Para ello, las criaturas a las que se enfrentará el Fantasma de Esparta poseerán habilidades muy definidas: habrá enemigos ágiles que esquivarán todos los ataques, gigantes con resistencia al aturdimiento, enemigos de hielo inmunes al hacha Leviatán...

Es posible lanzar el hacha en cualquier momento para dañar a los enemigos, aunque la gran mayoría de veces lo haremos para provocar distintas reacciones. Algunos enemigos tienen distintos puntos de impacto, así que dependiendo de a qué parte del cuerpo apuntemos, obtendremos distintos efectos. Apuntar a la cabeza siempre es una buena idea: en el caso de los enemigos más grandes los dejará aturdidos, mientras que a los de menor tamaño los hará girar, dejando su espalda expuesta. Y tampoco es mala idea lanzar el hacha contra elementos del entorno, como urnas explosivas, para provocar efectos de área.

Para que vuelva a las manos del Fantasma de Esparta, es necesario pulsar el botón triángulo (pudiendo dañar a los enemigos que se crucen en su trayectoria de regreso), pero mientras tanto el espartano puede usar sus puños o el escudo para desatar su furia. El escudo mecánico (sus creadores han preferido no revelar su nombre) se expande pulsando el botón L1, permitiendo a Kratos bloquear ataques y realizar contraataques. Por supuesto habrá ataques que no se podrá bloquear (representados por un brillo de color rojo).

El hacha nos permite efectuar ataques rápidos y fuertes (como en anteriores God of War), pero han desaparecido los golpes que propulsan al espartano por los aires (aunque los ataques fuertes nos permiten levantar a los enemigos del suelo). Manteniendo el hacha en alto es posible cargar un ataque especial que congela a los enemigos, aunque el efecto cambia dependiendo de las runas que tengamos equipadas.

Una de las cosas que querían cambiar en el nuevo God of War respecto a los anteriores es la progresión de Kratos: al final de las entregas originales, todos los jugadores manejaban al mismo Kratos con todas sus armas, energía y magia mejoradas al máximo. Aquí, cada jugador puedo definir al personaje para que se adapte a su estilo de juego. El hacha Leviatán tiene dos huecos para runas, una para ataques ligeros y otra para fuertes, modificando su funcionamiento y añadiendo habilidades especiales de distinto alcance, duración y efecto (es posible, por ejemplo, cambiar el efecto elemental del hacha para que los ataques causen daño de fuego en lugar de hielo).

Además, las propiedades de una misma runa cambian en función de si está equipada en la ranura para ataques veloces o fuertes, y todas las runas se pueden mejorar, lo que añade aún más efectos a tener cuenta. Así que será necesario elegir cuidadosamente y descubrir poco a poco nuestras combinaciones favoritas. Estas opciones, propias de un RPG, no acaban aquí: también es posible fabricar armaduras con materiales que recojamos, y contaremos con un menú de equipo para distribuir las piezas en distintas partes del cuerpo. Y al combatir obtendremos experiencia, lo que nos permitirá desbloquear nuevas habilidades de combate. Por desgracia, los responsables de Sony Santa Monica prefirieron no revelar más detalles sobre estos nuevos apartado.

La Ira Espartana, el estado en el que Kratos entra cuando recibe/propina un gran número de golpes, también ha sufrido varios cambios. Al activarla, el espartano pasa a utilizar sólo sus puños desnudos para realizar contundentes ataques que hacen que incluso la tierra tiemble. Es una especie de recordatorio del poder que este dios albergaba en su interior en el pasado, una vuelta al Kratos salvaje y descerebrado que todos conocemos.

Atreus, hijo de Kratos que nos acompaña en todo momento, no será el típico estorbo controlado por inteligencia artificial. Sus creadores lo definen como una extensión del propio Kratos, y aunque no es posible controlarlo directamente, podemos darle órdenes (con el botón cuadrado) para que centre sus ataques sobre un único enemigo, por ejemplo. 

Como ya habréis imaginado, aturdir a los enemigos será una parte muy importante del sistema de combate de God of War, hasta el punto de que los enemigos tienen dos indicadores sobre sus cabezas: el correspondiente a la salud, y otro que se va rellenando a medida que el enemigo es aturdido. Y aquí es donde entra en juego Atreus: sus flechas no causan demasiado daño, pero sirven para conmocionar a los enemigos.

Una vez que este nuevo medidor se llena por completo aparecerá sobre la cabeza del enemigo un indicador de agarre, lo que nos permite deshacernos de la criatura con un único (y brutal) ataque final o utilizarlo para crear nuevas oportunidades, como usarlo de proyectil lanzándolo contra sus compañeros o esta,parlo contra el suelo para provocar que el resto de enemigos salga por los aires.

PlayStation Store filtra la fecha de lanzamiento de God of War para PS4

Así que será obligatorio sacar partido a las habilidades de Atreus (especialmente cuando nos enfrentemos a enemigos de gran tamaño), aunque hay que tener en cuenta que si el hijo de Kratos recibe muchos golpes, será noqueado y no volverá en sí hasta que acabe el combate, limitando en gran medida nuestras opciones. A medida que progresa la aventura, el pequeño obtendrá nuevas habilidades y armaduras, y podremos equiparlo con distintos movimientos. Todo apunta a que mejorar a Atreus será tan importante como mejorar a su padre.

En God of War para PS4, Kratos no podrá saltar ni tampoco nadar (aunque usará distintos tipos de embarcaciones para navegar por los ríos de Midgar), pero eso no significa que la exploración haya desaparecido. Al recorrer los escenarios, por ejemplo, encontraremos cofres adornados con distintas runas, y será necesario explorar los escenarios en busca de dichas runas para abrirlos, siendo necesario alcanzarlas con Leviatán. Aquí descubrimos que la habilidad de Kratos para lanzar el hacha tiene más aplicaciones, convirtiéndose en un elemento que funciona también fuera del combate. Según sus creadores, esperan que esta mecánica se convierta en "las nuevas Espadas del Caos", el elemento icónico de esta entrega que usaremos constantemente sin cansarnos.

A pesar de la ingente cantidad de opciones que presenta el sistema de combate, el equipo asegura que God of War sigue siendo uno de esos juegos en los que es posible coger el mando y disfrutar sin complicaciones, algo en lo que sobresalían las entregas originales.

Un detalle bastante curioso es que God of War se desarrollará sin cortes, ya sea al entrar y salir del combate, cambiar de zona o activar una secuencia cinemática, todo se desarrollará en una única toma de un duración estimada entre las 25 y las 35 horas. Todo un prodigio técnico que, además, servirá para generar la sensación de estar unidos a lo que sucede en pantalla.

¿Y qué hay de la historia? Poco nuevo se sabe al respecto, aunque Cory Barlog, director de esta entrega y de God of War 2, ha destacado que en esta ocasión no girará en torno a Kratos teniendo que acabar con todo el pantéon de dioses nórdicos. Para terminar, Cory no descarta que en el futuro la acción pueda trasladarse a otras mitologías, como la egipcia o la maya, y que su deseo es que la saga God of War alcance un status similar al que ostentan Uncharted o Assassin's Creed. ¿Lo conseguirá? Muy pronto lo descubriremos.

La mitología nórdica en el nuevo God of War para PS4

Fuente | Game Informer