Ir al contenido principal
Arsene Lupin
Reportaje

El origen de Lupin, el ladrón que ha inspirado tantas obras de ficción

Lupin es ya todo un clásico que ha inspirado todo tipo de obras de ficción a lo largo de muchas décadas. Pero...¿Cuál es el el origen de este fascinante ladrón?

Antes de entrar a hablar del origen del ladrón Lupin, está claro que hay un buen número de personajes que ya se han convertido en mitos e iconos inamovibles de nuestro panorama cultural y han dado lugar a todo tipo de encarnaciones. Sherlock Holmes, James Bond, Drácula... todos ellos han tenido numerosas adaptaciones a la pequeña o gran pantalla, y algunos con giros impresionantes a sus tramas principales, o incluso planteándonos cómo serían sus historias en un escenario completamente diferente. 

En el mundo de los robos y el guante blanco también tenemos varios personajes estrella, claro. Pero hoy en concreto vamos a hablaros de Lupin, un ladrón de lo más interesante que ha servido de inspiración para todo tipo de obras de ficción. De hecho, el comienzo de año ha venido calentito para los mitos de Lupin, ya que este mes han llegado a nuestro país tanto Lupin, la serie francesa de Netflix protagonizada por Omar Sy, como Lupin III: The First, una nueva película de anime basada en el manga del legendario Monkey Punch y que se estrena hoy en nuestras salas de cine.

Para irnos al meollo de todo el asunto tenemos que remontarnos a 1905, cuando se se comenzaron a publicar las aventuras de Arsène Lupin, un ladrón y caballero, en la revista francesa Je sais tout de la mano de Maurice Leblanc. El personaje comenzó su andadura literaria con una serie de aventurillas cortas, que después fueron recopiladas en pequeños tomos, dando pie a un buen número de novelas e historias mas largas, con hasta 24 libros publicados protagonizados por el Lupin de Leblanc e incluso varias obras de teatro oficiales.

El escritor no pudo elegir un mejor momento para presentar a su personaje, ya que apenas unos meses antes de la publicación de la primera historia de Lupin, tuvo lugar el juicio contra Marius Jacob, un obrero anarquista que había realizado más de 150 robos tanto en Paris y alrededores como en el extranjero. El arresto y juicio de Jacob tuvo en vilo a la sociedad francesa, con la prensa echando más leña al fuego y alimentando el escándalo. Este ladrón se convirtió en todo un ídolo de masas, ya que por lo visto tenía un gran sentido del humor y mucha empatía y generosidad hacia sus víctimas. 

Gracias a lo popular que se había vuelto la figura de Jacob, una multitud de personas llegó a manifestarse a su favor, con lo que el ladrón consiguió escapar de la guillotina. Los métodos de Jacob, al igual que su personalidad, fueron uno de los puntos clave para que Maurice Leblanc creara a su Lupin, con quien además intentó replicar el éxito que había tenido Arthur Conan Doyle con su Sherlock Holmes al plantear casos de lo más sesudos en forma serializada.

De hecho, la relación entre Lupin y Holmes fue más allá, ya que Leblanc era un gran fan del detective británico así que decidió incluirlo en sus propios relatos, creando ya de paso el crossover definitivo del momento. La cosa no hizo mucha gracia al otro lado del Canal de la Mancha y Doyle recurrió legalmente, con lo que el nombre del detective pasó a ser "Herlock Sholmes" en la reedición de la primera historia y en posteriores relatos (¡toma agujero legal!).

Las aventuras de Lupin se convirtieron en todo un éxito, puesto que los elaborados robos mantenían al público en vilo y el personaje en sí era muy atractivo, ya que aunque técnicamente era un criminal, no era un personaje malvado y todos sus adversarios eran villanos mucho más terribles que él.

Además, Lupin no era un "vulgar" ladrón de calle. Era todo un caballero refinado, con monóculo y sombrero de copa, con nociones de esgrima, medicina y derecho, que también sabía de lenguas antiguas e incluso prestidigitación y jiu-jitsu y tenía un intelecto superior que le permitía resolver cualquier misterio. Vamos, no había nada que Lupin no pudiera hacer.

Con esta base, no es de extrañar que el personaje de Lupin hiciera volar la imaginación de todo tipo de creadores, dando pie incluso a varias secuelas autorizadas. Por supuesto, Lupin también ha tenido sus adaptaciones a teatro, cómic, manga, videojuegos, series de televisión y películas, la más reciente en 2004 con Romain Duris en la piel del ladrón.

Por si ya el material "canon" fuera poco, más de un autor no se ha perdido la oportunidad de usarle en sus historias, y Lupin también ha llegado a aparecer como secundario o haciendo un cameo en todo tipo de creaciones, con una mención importante a todos los que deciden aprovechar el salseo con Sherlock Holmes y juntar de nuevo a los dos personajes. Eso sí, es muy posible que Lupin III, el nieto ficticio de Arsène Lupin creado por Monkey Punch, sea una de las obras derivadas más apreciadas y que también ha conseguido labrarse su propia reputación estelar como ladrón de guante blanco.  

¿Y para vosotros? ¿Cuál es la mejor versión del Lupin?

Y además