google stadia
Reportaje

Primeras impresiones de Google Stadia con DOOM Eternal, el futuro de los videojuegos

Por Alejandro Alcolea Huertos

Estas son nuestras primeras impresiones de Google Stadia tras jugar a DOOM Eternal, uno de los primeros juegos que estarán disponibles con el servicio de juego por streaming de Google.

2019 se ha convertido en el año de los servicios de juego por streaming. PlayStation Now por fin está en nuestro territorio, Microsoft ha mostrado, y nos ha dejado jugar, Project xCloud y Google quiere entrar por la puerta grande en el mundo del videojuego con Stadia.

Stadia es un vistazo al futuro de los videojuegos. Si con Game Pass decíamos que era el Netflix de los videojuegos, con sus matices, con Stadia podemos hablar de algo parecido a la plataforma de vídeo por streaming.

Básicamente, se trata de un servicio que nos permitirá disfrutar de videojuegos sin tener que instalar absolutamente nada en un dispositivo físico, ni contar con el hardware necesario para mover esos videojuegos.

Maestros del Doom, un libro imprescindible para amantes de la saga

Con un Chromecast Ultra del pack de fundadores, y más adelante en los teléfonos Pixel y cualquier dispositivo con el navegador Chrome, podremos disfrutar de los videojuegos por streaming gracias a una suscripción mensual de 10 euros al mes que nos dará opción de jugar a 4K60 a algunos juegos del catálogo de Stadia sin coste adicional. 

El resto de juegos, tendremos que comprarlos, pero de momento ya sabemos que Destiny 2 será de los ‘’gratuitos’’. Si solo queréis jugar a 1.080p60, comprando los juegos digitales y no teniendo acceso al catálogo permanente, podréis hacerlo sin suscripción mensual.

Esto es lo que pasará con Stadia si se va la conexión durante un segundo

La teoría nos dice que el sistema es ‘’justo’’, pero… ¿qué tal nuestras impresiones jugando a Stadia? En la pasada Gamescom, pudimos disfrutar de una demo de DOOM Eternal en Stadia. Y sí, por arte de ‘’magia’’, funciona.

Así es jugar a DOOM Eternal en Stadia

La demo de DOOM Eternal corría a 1.080p60 consumiendo 25 Mbps. Y, poniéndome el gorro de aluminio en la cabeza, es algo que no termino de creer. En el evento nos contaron que, efectivamente, consume esos 25 Mbps y que, como no tenían TV a 4K, no habían puesto ‘’el aparato’’ a funcionar en todo su esplendor.

Dicho esto, y siendo muy escéptico sobre Stadia y su consumo, solo puedo decir que nunca pensé, por mucha fe que tenga en la tecnología, que un juego como DOOM Eternal, que tiene un gameplay muy dinámico y necesita máxima precisión, se sintiera tan cómodo a la hora de jugar por streaming.

Impresiones de DOOM Eternal

No hay ningún tipo de input lag en el mando, y eso es una muy buena primera noticia. Según Google, el mando de Stadia se conecta directamente a sus servidores, por lo que se elimina ese lag. Además, hay una latencia de unos 60-70 milisegundos en la imagen, algo que para un jugador profesional (no un muy buen jugador, un pro de competición) es mucho, pero que para el resto de mortales es aceptable. Más que aceptable.

Dejando los números a un lado, solo puedo decir que mis impresiones de DOOM Eternal en Stadia son inmejorables. La imagen es nítida, no tenemos los típicos artefactos de YouTube, y el control es preciso y como si estuviera jugando con mando en un PC, con una tasa de frames muy estable.

Es cierto que visualmente no me sorprendió en exceso, y no sé si se debe a la calidad de las texturas debido al streaming (algo que comprobaremos detenidamente, con más tiempo, en nuestro análisis de Google Stadia cuando lo tengamos) o a que el servidor no estaba en Ultra, pero lo cierto es que se ve muy, muy bien. Y lo más importante, de nuevo, se siente de maravilla con el mando en la mano.

Así funcionará el consumo de datos de Google Stadia

Algo importante antes de terminar con estas impresiones de Stadia es decir que los tiempos de carga son casi nulos y que el inicio del juego es muy veloz. Ahora solo queda comprobar qué tal cuando funcione a 4K y, sobre todo, si esos 25 Mbps para 1.080p60 y 35 Mbps para 4K60 son ‘’de verdad’’… o una estimación muy optimista de Google.

Stadia es algo que, a título personal, me emociona. Siento que traiciono al videojuego físico, un formato que me encanta, pero que cada vez tiene menos sentido debido a las particularidades de mi día a día, y comprobar que Stadia funciona no solo me gusta, sino que me da esperanzas para un futuro más cercano en el que cada desarrolladora tenga su plataforma de juego vía servicio, con todos los juegos al alcance de una suscripción y sin preocuparme de si tengo la última GPU o la nueva consola de turno.

Sí, sé que esto es muy personal, pero al final son mis impresiones de Stadia y de cómo Google se ha sabido subir al carro del juego por streaming de forma muy convincente.

Y además