A.O.T. 2: Final Battle
Reportaje

Probamos A.O.T. 2: Final Battle, la expansión de la temporada 3, en exclusiva

Por Jesús Delgado

Hemos probado ya A.O.T. 2: Final Battle, la expansión del juego original que abarcará los sucesos de la temporada 3 del manganime de Ataque a los Titanes. Te contamos en detalle nuestras primeras impresiones de este título de Omega y Koei.

"Sie sind das Essen und wir sind die Jäger!". Es decir, "¡Ellos son las presas, nosotros los cazadores¡" Si estáis familiarizados con el manganime de Ataque a los Titanes (Attack on Titan/Shingeki no Kyoji) de Hajime Isayama seguramente conozcáis de sobra este característico grito de guerra, con el que se iniciaba el opening de la primera temporada del anime. Y, de la misma manera, también estaréis al corriente de que se acerca el lanzamiento de A.O.T. 2: Final Battle.

El 5 de julio de 2019, Omega Force y Koei  lanzarán al mercado internacional, simultáneamente en Japón y en el resto del planeta, este título, que es una expansión del A.O.T. 2 original para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC.

¿Has visto ya el Funko de Kenny, uno de los personajes clave de la temporada 3 de Shingeki no Kyoji?

Esta ampliación del juego, que podrá adquirirse como un juego completo o como mera expansión (para quien ya tuviera la anterior versión), trae algunas características extra. Entre ellas, la adición de nuevas fases para un nuevo modo historia ambientado en la tercera temporada de la serie, pero también novedades en las mecánicas, así como modos de juego bastante atractivos y novedosos.

 A.O.T. 2: Final Battle

Sobre todo esto pudimos hablar en París recientemente con Hideo Suzuki, productor y director de A.O.T. 2: Final Battle, durante la presentación del juego a los medios europeos. Suzuki, quien se reveló como un fan de pro de la franquicia Attack on Titan y del sector del maganime, nos relató las claves de esta importante actualización, que los fans esperan como agua de mayo.

Seguid leyendo lectores. Os avisamos de que se os va a hacer la boca agua, cual titán aberrante en pleno corazón del distrito de Trost...

Este mundo es muy cruel, pero también muy hermoso

Uno de los principales alicientes del A.O.T. 2: Final Battle es que amplía la trama más allá de los eventos desarrollados en las temporadas 1 y 2 de la serie. Sin embargo, el final del juego original daba poca cabida a contar nada más a través de unos ojos que no fueran los de Eren.

Para solucionar esto, no se ha ampliado propiamente dicho el Modo Historia. En su lugar, se ha creado un nuevo modo centrado específicamente en la temporada 3 de la serie (los arcos de El Golpe de Estado y de El regreso a Shiganshina), denominado Character Episode Mode

Este modo recuerda ligeramente al Modo Historia del primer juego de la franquicia, Attack on Titan: Wings of Freedom, ya que se asiste a los sucesos a través de la perspectiva de personajes como Hange Zoë, Levi Ackerman y otros personajes sobre los que no hablaremos para ahorraros el spoiler. Aunque, eso sí, se ha hecho bastante más atractivo en comparación. 

Este modo, precisamente viene a desarrollar y presentar dos nuevas mecánicas de juego muy interesantes. Una es la Lanza Relámpago (Thunder Spear). El otro, el equipo omnidireccional anti-personal (Anti-Personnel omni-directional mobility gear) de la Policía Militar de Kenny.  La inclusión de estos dos objetos altera muy poderosamente la experiencia de juego.

¿Quieres refrescar detalles del A.O.T. 2 original? No dejes de leer nuestro análisis del mismo

Por un lado, la Thunder Spear no funciona como un ítem similar al de las granadas aturdidoras, las medicinas o, incluso, las redes para titanes. Para nuestra sorpresa, su activación funciona como una suerte de "ataque cargado" del equipamiento omnidireccional clásico. Con ella, el jugador puede destruir grandes agrupaciones de titanes, haciendo mucho, mucho daño a grupos compactos de gigantes, volando por los aires todas sus partes, haciendo más fácil y rápida la caza de monstruos y la protección de áreas.

En tanto, la introducción del Anti-Personnel omni-directional mobility gear es una novedad apabullante en cuanto a mecánicas. Se trataba de un modo de combate en el que el jugador puede entrar, equipándose con él en los campamentos de suministros. Al hacerlo, los ataques del jugador cambian radicalmente, pero también su apariencia, ya que adopta otro aspecto. 

Con el equipo antipersonal, el jugador, a grandes rasgos, es un tirador, que puede liquidar titanes a grandes distancias. Si bien este equipo en el manganime NO sirve para luchar contra titanes, esta limitación se ha eliminado en aras de la jugabilidad. Este sistema, no obstante, ha obligado a los desarrolladores ha modificar el algoritmo de juego, haciendo que (ATENCION) la IA de los titanes sea más sofisticada, pudiendo ver al jugador desde más lejos y mejorando y ampliando la variedad de sus ataques.

Paralelamente, Omega Force ha compensando la puesta en escena del equipo antipersonal con una libertad creativa, santificada por el propio creador del manga: Hajime Isayama. Nos referimos un gatling, que es el equivalente del Thunder Spear, como modo de "ataque cargado" para esta modalidad de combate a distancia. Este arma pesada permitirá a los jugadores desatar una oleada de justa ira en forma de plomo sobre los titanes y sus distantes partes del cuerpo. 

Además, aunado a esto, también se han creado nuevos aspectos de armas, muy molones, para personalizar la apariencia de los personajes. Estas nuevas espadas, gatlings y pistolas no son oficiales ni canónicas tampoco, pero, según el director del juego, siguen teniendo el visto bueno del creador de la serie. ¿Las veremos alguna vez el manganime? Toquemos madera, pues nos han parecido que visualmente son muy atractivas y podrían dar vidilla a la trama original. 

Si ganas, vives. Si pierdes, mueres. Si no luchas, no puedes ganar

Además del arsenal, A.O.T. 2: Final Battle incorpora novedades interesantes. Una de ellas es la accesibilidad para jugadores casuales, que no se sentían muy cómodos o que achacaban una excesiva dificultad en la combinación de botones y de sincronización para conseguir los mejores ataques. Ahora, existe la posibilidad de activar una suerte de modo guiado que reduce el número de botones necesarios para ejecutar ataques, haciendo más sencilla la experiencia para el perfil de jugador menos avezado.

Tu cosplay de miembro del Cuerpo de Exploración no estará completo sin esta capa

Por otro lado, para ampliar la experiencia de juego y las horas que le podamos echar a este título, se ha integrado un modo denominado de Recuperación de Territorio (Territory Recovery Mode). Este modo de juego es un híbrido entre el Modo de Exploración, el Otro Modo y el free roam del Town Life del Modo Historia, llamado sobre todo a colmar la sed del fan.

El objetivo del Territory Recovery Mode es el de recuperar áreas tomadas por los titanes entre el Muro María y el Muro Rose (principalmente). Y, de esta forma, hacer retroceder a los monstruos a lo largo de más de 70 puntos de control por los que habrá que luchar.

Este modo, por cierto, está basado en la segunda parte de la tercera temporada de la serie, desarrollando uno de los ejes de la historia oficial como un modo de juego independiente y con personalidad propia.

 A.O.T. 2: Final Battle

En este modo, el jugador podrá crear su propio equipo a su antojo, independientemente de la continuidad o de si sus integrantes están o no vivos en el momento actual de la serie. De este modo, es factible hacer un equipo formado por gente como Annie, Hannes, Zeke y Kenny (por ejemplo). Pero, todavía hay más, el jugador puede fomentar la afinidad de los integrantes, a través del sistema de camaradería, con la lealtad que sienten unos por otros.

Este último, está inspirado en el de amistad de Modo Historia y refuerza los lazos entre los integrantes de los escuadrones. A medida que se van ganando puntos, muestra qué hubiera pasado si estos personajes hubieran sobrevivido o se hubieran aliado entre sí. De esta forma, se muestra una "realidad paralela" a la que actualmente estamos leyendo en manga o viendo en anime. Es decir, como creáramos nuestra propia realidad en un Multiverso.

Además, el modo de Recuperación de Territorio permite un amplio abanico de personalizaciones, mejoras de la base e, incluso, la opción de diseñar un emblema que lucirá la unidad durante sus misiones. Estos emblemas, por cierto, están inspirados en la iconografía de la serie, de ahí que sean bastante fieles a la estética propia de la franquicia.

En conjunto, la primera impresión que nos ha dejado A.O.T. 2: Final Battle es la de que lima algunas imperfecciones y carencias del juego original. La expansión favorece el acceso a jugadores de un perfil no necesariamente hardcore y, además, se pone al día con el anime, narrando la evolución del viaje de Eran Jaeger y sus amigos. 

Cierto es que tan solo hemos arañado la superficie, pero nuestra primera impresión es que esta versión del juego supera a su antecesora, con características y novedades bastante atractivas y que harán las delicias de los fans, quienes se lo pasarán como titanes (enanos) con esta expansión.