Game Boy
Pokémon es uno de los representantes más afamados de la industria del videojuego. La saga de Nintendo y Game Freak ha soportado multitud de imitaciones y copias. Hoy hablamos de una de las más extrañas, Robopon.

El Cable Link es el encargado de dar comienzo a esta bizarra historia. Este sistema de conexión fue usado como fuente de inspiración por el mismísimo creador de Pokémon, Satushi Tajiri, puesto a que esa conexión que se establecía entre mundos virtuales era muy similar a unos "túneles" por donde cruzaban las criaturas de un mundo a otro. Pokémon utilizó está vía para diseñar un sistema de intercambio que, más tarde le convertiría en lo que es a día de hoy. El cable Link todavía hoy es recordado, ya que permitió a miles de niños soñar e intercambiar sus pokémon con otros jóvenes entrenadores, dando lugar al inicio de una de las mejores interacciones dentro del mundo de los videojuegos.

VIDEO

Pokémon Espada y Escudo - Nuevo tráiler

Esta microSD de 128GB es la más barata de Amazon y es perfecta para tu Switch

No obstante, a finales de los años 90, la compañía de juegos japonesa Hudson Soft tuvo una idea más compleja con el objetivo de mejorar la conectividad inalámbrica de Game Boy. La compañía usaría infrarrojos y los integraría directamente en los cartuchos de juegos. De esa manera, se podrían transferir datos entre dos juegos, o incluso descargar datos de Internet, sin necesidad de una conexión física como hacía el Cable Link.

Así fue como nació GB Kiss (el nombre viene de juntar las consolas como si se dieran un beso para que se intercambiaran los datos). El objetivo de Hudson Soft era desarrollar todo un catálogo de juegos que aprovechara esta revolucionaria idea e incluso hubo distintos accesorios, uno de los cuales permitía usar este sistema a la Game Boy original.

Robopon

Aquí es donde entra Robopon, el único juego que al final estuvo disponible junto a GB Kiss. El cartucho del juego se alargó más de la cuenta para que el sensor de infrarrojos pudiese incluirse. Creado por Atlus (saga Persona), el título salió en Japón, pero hubo una versión que consiguió llegar a Norte América. La versión Sol llegaría a Estados Unidos, pero no la versión Luna y Estrella... ¿De qué nos suenan esos nombres?

10 curiosidades que seguro no sabías de la serie de Pokémon

No obstante, la imitación que realizaba Robopon de Pokémon era descarada. El juego comenzaba en la habitación del protagonista y al poco conocíamos a un personaje, muy similar al profesor Oak, que nos entregaba nuestra primera criatura y nos permitía administrar nuestra propia compañía. Luego veríamos más elementos prestados como el Elite Eight, en vez del Alto Mando. Había muchas más similitudes y la verdadera diferencia era que en vez de criaturas de todo tipo, teníamos que hacernos con máquinas y robots. También hay que añadir que en ese mismo momento, Hudson Soft estaba co-desarrollando su propio título de Pokémon, el que se llamaría Pokémon Trading Card Game. Así que, de ahí podría haberse dado la "inspiración" para haber desarrollado Robopon.

Robopon

La función GB Kiss en el juego, no solo permitía el intercambio de infrarrojos, sino que incluso se podía utilizar el mando del televisor, apuntar al cartucho y con eso conseguir cofres y aumentar las estadísticas de los robopons del jugador. Pese a lo que podría parecer, Robopon no era un mal juego y el sistema de conexión por infrarrojos funcionaba. Es cierto que las limitaciones tecnológicas de la época impedían un uso 100% fiable de la conexión con infrarrojos y que había que colocarse en determinadas posiciones, pero funcionaba. Lo que nadie se atrevió a hacer realmente llegó a buen puerto. Pero como todo en la vida, el dinero marca las tendencias futuras.

Robopon

La lástima es que las ventas no acompañaron al título, dada la fuerte tendencia que había instaurado ya Pokémon y a que muy pocas compañías quisieron invertir en sistemas que aprovecharan los infrarrojos en Game Boy. Por lo que, tal como llegó, se fue.

Más tarde, esta tecnología de infrarrojos llegaría a Nintendo 3DS, aunque su utilización dependía de la conexión Wi-Fi. Pero Roboton siempre será recordado como uno de esos experimentos que, si bien no era nada original, si que consiguió rendir a buen nivel gracias a las innovaciones que se atrevió a introducir Hudson Soft. Una historia más, que no ha sido muy conocida y que nos permite conocer algunas de las luchas contracorrientes de las compañías.

Y además