Ir al contenido principal
Alita: ángel de combate
Reportaje

Así se siente Alita: ángel de combate en la sala 4DX de Kinépolis

Así se siente Alita: ángel de combate en la sala 4DX de Kinépolis. Hemos vivido la experiencia inmersiva de la película y te contamos qué es lo mejor.

¡Ya está en carteleras Alita, ángel de combate y se merece un visionado en las mejores condiciones! Kinépolis nos ha brindado la oportunidad de disfrutar de la película en 4DX, el formato más inmersivo hasta la fecha.

Compra el número 1 del manga original GUNNM Battle Angel Alita

Ya os hablamos largo y tendido de este formato cuando se inauguró la sala y os hablamos de las prestaciones que ofrece: una forma de "vivir el cine" única gracias a que las butacas están equipadas con un motor específico que permite movimientos extremadamente precisos y controla la velocidad de estos movimientos en perfecta sincronía con la película. Giros, saltos, temblores, ruido, agua... hasta 20 efectos que te permiten sentir toda una experiencia multisensorial.

A esto hay que sumarle la recreación de elementos atmosféricos de la propia sala con grandes ventiladores en los laterales, chorros de aire comprimido en la parte frontal y máquinas de niebla bajo la pantalla. Además de efectos de sonido para simular relámpagos y destellos.

Lo primero que hay que decir, es que Alita, ángel de combate es una película perfecta para ver en 4DX ya que tiene potentes secuencias de acción y un acabado del 3D impresionante. Como bien sabéis ya, la película se desarrolla en el futuro, en el siglo XXVI.

Alita es una cyborg que es descubierta por un científico en un vertedero de chatarra. Una vez arreglada, se dan cuenta que la cyborg no guarda recuerdos de su pasado pero sí de su habilidades: un entrenamiento letal en un arte marcial perdida llamada Panzer KunstAlita entonces se convierte en una cazadora de recompensas, persiguiendo a los peores criminales del mundo y participando en letales sesiones de Motorball, un deporte ficticio que mezcla lucha, patinaje y baloncesto. Solo el ganador final tiene la posibilidad de ascender a Zalem, el lugar en el que vive la clase privilegiada y Nova, el gran antagonista de Alita.

Lo mejor de la experiencia 4DX

Hay varias secuencias que destacan especialmente en el experiencia en "cuatro dimensiones". Por supuesto, la acción y los combates se llevan la palma de modo tal que el gran caramelo es el primer entrenamiento de Motorball callejero y por supuesto la gran secuencia del estadio en la que cada golpe, adelantamiento o ataque se perciben como reales. Lo mismo sucede con la velocidad, habida cuenta de que se trata de una persecución sobre ruedas.

Los enfrentamientos con el gigantesco Grewiska son el otro gran aliciente, destacando la primera pelea callejera y la de la taberna que termina en el inframundo situado bajo Ciudad de Hierro. Equipado con unos dedos extensibles letales, Grewiska lanza ataques sorpresa brutales a los que Alita responde con una inusual fiereza heredada de su entrenamiento, si bien no termina de recordar su verdadera identidad hasta el final de la película. Aquí toman el protagonismo los movimientos de las butacas y las sensaciones que te transmite el respaldo a modo de suaves impactos que hacen aún más realista la experiencia de visionado. Si Alita recibe un golpe, el espectador también.

Alita, angel de combate

Los espacios abiertos tienen un momento especialmente disfrutable en el formato 4DX. Alita es conducida por Hugo y sus amigos hasta una nave semihundida en un lago y ella se siente atraída por ella, de modo que se sumerge y entra dentro de ella. La forma en la que una leve bruma salpica al espectador, permite que se ponga en la piel de la cyborg.

Y, por último, hay que destacar las grandes panorámicas aéreas de Ciudad de Hierro. Hay varios momentos en los que Alita y Hugo recorren las calles en moto en las pero la secuencia más memorable es aquella en la que él le habla de Zalem desde una azotea desde la que miran hacia abajo. Da incluso vértigo...

Un área de mejora para el 4DX

De nuevo, la parte menos conseguida de la experiencia 4DX de Alita, ángel de combate son los olores. Cobran especial relevancia en tres momentos: el paseo por el mercado que culmina con la primera vez que Alita prueba el chocolate, la escapada campestre y la taberna. Y en ninguno de los casos el resultado es satisfactorio: los aromas no consiguen evocar lo que pretenden e incluso pueden resultar incómodos para las personas de olfato sensible. Ojo, no porque sean olores fuertes o empalagosos, sino porque no añaden nada y son más una distracción para comentar con el compañero de visionado que algo agradable.

Y además