Sense8

Sabes qué es la "woke culture" y cómo la demanda por una mejor representación y diversidad está cambiando la producción de series y películas que consumimos. 

La forma de contar historias, quiénes las cuentan y quiénes las protagonizan han cambiado mucho y muy rápido en los últimos años. 

Ni siquiera tenemos que irnos a películas de los años 50 o años 80 del pasado siglo para darnos cuenta de que los personajes que vemos en pantalla son muy diferentes de los que ahora llenan nuestras salas de cine o nuestras tablets y televisiones. 

Mismamente yéndonos a películas y series de hace 10 o 15 años, vemos que la gran mayoría de los repartos están encabezados por nombres masculinos y de actores blancos. 

Por supuesto que hay excepciones, pero con solo echar un vistazo a las gráficas anuales de personajes masculinos y femeninos y a personajes interpretados por otras etnias se podía ver de manera muy clara la falta de paridad. 

Suscríbete a Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

Comenzar suscripción

Esta falta de representación de otros personajes y de otros intérpretes no solo se aplica a los porcentajes de personajes femeninos o masculinos, si no también a la manera en la que estos están representados, y también a una mayor diversidad sexual y de género.

Con todo esto, lo que venimos a decir, es que si ponemos cualquier serie de las producidas y estrenadas en los últimos cinco años, es muy probable que el elenco tenga una mayor diversidad racial. 

Al menos un personaje del colectivo LGTBI, y que estos personajes tengan más personalidad y tramas más allá de ser un "token" por cumplir una cuota o una ristra de estereotipos. 

VIDEO

Series más prometedoras de la segunda mitad de 2021

Por poner un ejemplo, una serie como Brooklyn Nine Nine, donde hay dos mujeres latinas, dos hombres negros y dos personajes abiertamente no heterosexuales como parte del elenco principal era casi impensable hace 20 años. 

Por supuesto la representación de todos los colectivos no es ideal y todavía queda mucho camino por andar, pero si que se han dado ciertos pasos hacia producciones más diversas. 

¿Y esto que tiene que ver con la "woke culture"? "Woke" en inglés no significa otra cosa que "despierto", en el sentido de ser consciente de ciertas luchas y situaciones sociales. El término se utiliza tanto de manera positiva como despectiva e irónica, dependiendo de quién lo use.

Las 10 mejores series originales de la historia de Netflix que han conseguido entusiasmar a los críticos

Las 10 mejores series originales de la historia de Netflix que han conseguido entusiasmar a los críticos

Repasamos algunas de las mejores series exclusivas de Netflix que han sido alabadas por la crítica por su factura y contenido, y que no deberías perderte.

Descúbrelas

En concreto, ciertos grupos más reaccionarios y rancios a menudo utilizan este término de manera despectiva cuando de repente para criticar medidas "políticamente correctas". 

Porque incluir un personaje abiertamente gay o transgénero en una serie puede no parece necesario y llegan críticas de como "no aporta nada" o "ya estamos con metiendo colectivos para cumplir". 

No solo eso, si no que la "woke culture" también estaría marcando qué es apropiado o no cuando hablamos de representar a minorías. 

Cuando se rodó Desayuno con diamantes, a nadie en la producción le pareció mal tener a Mickey Rooney, un actor blanco, caracterizado con dientes falsos y maquillaje para interpretar una caricatura no demasiado positiva de un personaje japonés, por ejemplo.

Mickey Rooney en Desayuno con diamantes

Hoy en día una cosa así sería casi impensable. Claro que sigue habiendo casos bastante sonados de "whitewashing" (cuando un actor blanco interpreta a un personaje de una etnia en lugar de recurrir a un actor actor latino, asiático, o directamente el personaje pasa a ser blanco), pero hoy en día ya no se consideran aceptables este tipo de caricaturas por lo dañinas que son hacia dichos colectivos.

La "woke culture", "policía de lo políticamente correcto" o, en ciertos casos simple sentido común y empatía hacia otros colectivos, entre otras cosas miden lo que es aceptable o no a la hora de representar ciertos personajes y contar sus historias. 

Estos cambios no han venido de la nada, si no que lógicamente han sido una consecuencia de las luchas y reclamaciones sociales, como la de una mejor aceptación del colectivo LGTBI o el movimiento #MeToo, por nombrar un algunos. Los cambios que vemos en pantalla son consecuencias directas de cambios en nuestra sociedad.

El que los personajes femeninos estén menos sexualizados, que tengan más personalidad que un florero o que no tenga que ser una tía dura y luchadora para que sea un Buen Personaje Femenino Fuerte e Independiente.

Que el personaje gay no sea un Gay con Pluma que solo habla de Cosas Gays... En resumen, una mejor representación más allá de estereotipos.

Las mejores películas originales de Netflix (algunas muy desconocidas) de lo que llevamos de 2021

Las mejores películas originales de Netflix (algunas muy desconocidas) de lo que llevamos de 2021

Indagamos en el catálogo más reciente de Netflix para recopilar las mejores películas originales de Netflix de 2021, algunas de las cuales son muy poco conocidas.

Descúbrelas

Como es lógico, según han ido siendo más aceptados estos cambios, las empresas también han encontrado la manera de capitalizarlos y sacar partido

Si hay una demanda por contenido protagonizado por personajes negros, asiáticos, bisexuales, o trans, las empresas van a producirlo porque saben que hay un público que lo va a consumir. 

Por eso es más rentable producir merchandising en el Orgullo que no producirlo, o incluir una mayor diversidad de identidades sexuales y racial en tu serie, que no incluirlas. Según la sociedad ha aceptado y reclamado ciertos cambios, el mundo del entretenimiento se ha tenido que adaptar. 

Master of None

No solo eso, si no que lógicamente en todas estas empresas y productoras trabaja gente (chocante, ¿verdad?), con sus propias identidades y características que también buscan representar a sus contenidos de manera correcta.

 Así tenemos a Aziz Ansari y Lena Waithe con su trabajo en Master of None, o a las hermanas Wachowsky con su Sense8.

Aunque se ha avanzado a pasos mucho mas grandes en los últimos años,  si no que algunos llevan décadas desarrollándose poco a poco. 

La "woke culture", que la llamamos ahora, no busca de una diversidad y representación más correcta y menos dañina. No ha salido de la nada, es que ahora nos importa más.

Y además