Avance de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10
Análisis

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Por Martín Amechazurra Falagán

Versión comentada: PC

Analizamos Age of Empires Definitive Edition, el regreso de uno de los juegos de estrategia más grandes de todos los tiempos de la mano de Forgotten Empires, con un nuevo aspecto gráfico, integración con los servicios de Xbox Live y el juego en 4K con Windows 10.

Age of Empires es un título que no necesita presentación. Todo el mundo ha escuchado hablar de él, o ha jugado al clásico de la estrategia de Ensemble Studios publicado allá por 1997. Su popularidad fue máxima con las secuelas Age of Empires II y III, que aportaron bastantes novedades en su época y que, simplemente, eran de lo más entretenidas. Aún así, nunca está de más volver a los orígenes para valorar de verdad la importancia de una saga como esta.

Esto es lo que debieron de pensar en Microsoft cuando anunciaron el desarrollo de Age of Empires Definitive Edition, una remasterización de la mano de Forgotten Empires que busca recuperar la esencia del primer juego de la saga y adaptarla a los tiempos que corren. Esto no solo conlleva un lavado de cara al juego, o la posibilidad de jugar a mayor resolución (¡incluso a 4K!) sino también la integración del juego dentro de los servicios de Xbox Live como parte de la plataforma unificada de Windows 10.

Los mejores accesorios de PC Gaming en Amazon España

Todas estas mejoras son un gran positivo, pero también hay ciertos puntos flacos en este Age of Empires Definitive Edition que son fáciles de obviar cuando te dejas llevar por la nostalgia ¿Estamos entonces ante una "Edición Definitiva" de verdad, o se trata de una remasterización al uso de un juego muy querido?

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

De vuelta a los orígenes

En su base, Age of Empires Definitive Edition no deja de ser el mismo juego de hace 20 años. Las unidades, los edificios e incluso los sonidos se mantienen fieles al juego original, pero con su consiguiente remasterización. Y esto es algo de lo que hablamos bastante en el avance del juego, de la gran labor llevada a cabo por Forgotten Empires para renovar todo el apartado visual y sonoro de un juego, y que aún así te produzca las mismas sensaciones que cuando lo jugabas de pequeño.

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Las diferencias saltan a la vista en cuanto empiezas a jugar: el mapa es colorido y cuenta con un buen nivel de detalle, los edificios están muy bien definidos, y es fácil distinguir a las unidades desde lejos incluso cuando se encuentran enfrascadas en una batalla de grandes dimensiones. También se dispone de varios niveles de zoom para la cámara, ya sea para ver el juego con mayor detalle o para tener una visión más global de la partida, y de una interfaz más limpia y accesible.

Las animaciones de los personajes son un poco rígidas, eso sí, aunque eso también ayuda en parte a crear esa sensación continua de nostalgia. Una nostalgia que se ve reforzada por un apartado sonoro remasterizado tanto en su banda sonora orquestral, que es toda una delicia, como en los sonidos durante la partida y las batallas, con los comentarios típicos de cada unidad al llevar a cabo cualquiera de sus funciones (como el famosísimo "Wololo" de los sacerdotes al convertir a una unidad enemiga).

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Si bien el aspecto audiovisual es el que más se ha renovado, el apartado jugable se ha mantenido bastante fiel al de Age of Empires, lo cual es un arma de doble filo. En el lado positivo tenemos una jugabilidad base muy divertida, que mantiene las mismas civilizaciones del juego original, cada una con sus pros y sus contras, y las mismas unidades y edificios, para ofrecer una experiencia de juego idéntica a la de hace 20 años.

Esta experiencia se ve reforzada por la inclusión de algunas funciones tan útiles y básicas como la posibilidad de crear colas de construcción en los edificios o seleccionar varios edificios del mismo tipo a la vez para crear colas de unidades de manera simultánea. Y también podemos seleccionar rápidamente a cualquier aldeano inactivo, para evitar que desperdiciemos toda la capacidad de nuestro imperio para edificar y recolectar recursos.

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Sin embargo, cuesta mucho apreciar algún atisbo de mejora en dos apartados clave de cualquier juego de su género, como son el pathfinding y la Inteligencia Artificial. Es doloroso ver que dos décadas después tus unidades siguen siendo incapaces de moverse de manera ordenada o de abrirse paso entre ellas. Y en multitud de ocasiones pudimos ver como nuestras tropas se quedaban atascadas detrás de un simple árbol u obstáculo, o cómo daban un rodeo innecesario para llegar a su objetivo en lugar de tomar un camino más directo.

Y la Inteligencia Artificial por su parte tiende a ser un tanto errática. Tiene momentos de alta agresividad, en especial cuando la partida no ha hecho nada más que empezar, que pueden terminar una partida en el primer minuto (tanto para ti como para ellos). Y luego tiene ratos de pasividad desmesurada, hasta el punto de que es posible ganar simplemente por desgaste si logramos soportar sus primeras ofensivas. También opera como si tuviera conocimiento en todo momento de cuántas tropas tienes y su posición en el mapa, algo que deja un mal regusto durante la partida.

Campaña, multijugador y partidas personalizadas

Más allá de estos apartados, Age of Empires Definitive Edition gana en enteros con sus diversas campañas, que no dejan de ser las mismas que las de Age of Empires y su expansión, pero que ahora cuentan con una nueva narración al comienzo y al final de cada misión. En ella se explica tanto el contexto histórico como los objetivos y las motivaciones de cada líder, un gran añadido para entrar en materia antes de jugar, en especial para aquellos que se apasionen por la historia antigua.

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

También hay distintas narraciones al completar cada misión ya sea con una victoria o con una derrota. En cuanto a las propias misiones en sí, sus planteamientos no suponen una revolución hoy en día (por cuestiones obvias), pero son abundantes y cada una de ellas ofrece un reto bastante elevado incluso en las dificultades estándar, por lo que las horas de juego están más que aseguradas.

En cuanto a las partidas multijugador y las partidas personalizadas, Age of Empires Definitive Edition trae consigo la posibilidad de aumentar el límite de población de cada imperio hasta las 250 unidades, frente a las 50 unidades del juego original y la campaña, para crear unas partidas épicas y multitudinarias. El multijugador en sí está integrado dentro de los servicios de Xbox Live y permite la creación de partidas de hasta 8 personas, además de añadir un sistema de logros al juego.

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Con todo esto,  Age of Empires Definitive Edition está bastante repleto de contenidos, con 10 campañas diferentes que ofrecen bastantes horas de juego, y un multijugador tanto local como online que permite crear partidas mucho mayores que las que pudimos vivir en el primer Age of Empires, tanto por el número de jugadores como por la cantidad de unidades por imperio.

Conclusiones

 Age of Empires Definitive Edition reside en el punto medio entre suponer una versión realmente novedosa de un juego de culto y una simple remasterización visual y sonora. Las mejoras técnicas son lo que más brilla del juego sin lugar a dudas, pero también hay pequeñas innovaciones como el aumento de población o las mejoras sutiles en la jugabilidad - como las colas de construcción en los edificios o la selección de aldeanos inactivos - que refuerzan gratamente la experiencia.

Análisis de Age of Empires Definitive Edition para Windows 10

Sin embargo, las partidas se ven lastradas por un sistema de pathfinding que sigue sin satisfacer después de todos estos años y una Inteligencia Artificial algo errática que no muestra mucha más mejoría. En resumidas cuentas, Age of Empires Definitive Edition es un juego que va a contentar a los más nostálgicos, aquellos que busquen recordar los buenos años pegados a la pantalla del ordenador con Age of Empires, y que no les importe pasar por alto ciertas limitaciones jugables propias de un juego de dicha época.

Valoración

Age of Empires Definitive Edition cumple correctamente con su función como una remasterización de Age of Empires. Destaca sobre todo el apartado audiovisual y las pequeñas mejoras jugables, pero estas se ven lastradas por la IA y por unas unidades que se comportan hoy igual que hace 20 años

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Gráficos y sonidos renovados pero que mantienen la esencia del juego original, mejoras sutiles en la jugabilidad, todo el contenido de Age of Empires

Lo peor

La inteligencia artificial y el sistema de pathfinding, el aspecto de las animaciones

Y además