La maldición de los faraones
Análisis

Análisis de Assassin's Creed Origins: La maldición de los faraones

Por Daniel Quesada

Versión comentada: Xbox One

Bayek de Siwa quizá ya no sea un medjay, pero su periplo por Egipto todavía no ha terminado. La nueva expansión de Assassin's Creed Origins trae a los antiguos faraones a la palestra. ¿Sobreviviréis a la maldición de Nefertiti o Ramsés y al mismísimo Más Allá?

Todavía seguimos encantados con el acabado de Assassin's Creed Origins, el juego que ha "devuelto la fe" de muchos fans hacia la saga. La llama ha seguido viva, varios meses después de su lanzamiento, gracias a su primer DLC para la historia, Los ocultos. Ahora, esa expansión queda como un mero aperitivo cuando descubrimos La maldición de los faraones, el segundo DLC, también incluído en el pase de temporada.

Esta vez, la acción tiene lugar 4 años después de la historia principal, con Bayek de Siwa viajando a un nuevo entorno, la región de Tebas, para ayudar en una extraña crisis. Los faraones fallecidos parecen estar volviendo a la vida y atacando a los ciudadanos, debido a la desaparición de un objeto de misterioso poder.

Nuestra misión en Assassin's Creed Origins: La maldición de los faraones es recorrer Tebas para descubrir el origen de estos sucesos paranormales. Para ello, tenemos que recurrir a nuestras rutinas habituales: buscar pistas en zonas de investigación, despejar áreas controladas por ejércitos o delincuentes, hablar con personajes secundarios...

Assassin's Creed Origins - La maldición de los faraones

En nuestro devenir visitamos lugares absolutamente reconocibles por cualquier turista que haya estado en Egipto, como el templo de Karnak o el templo de Hatshepsut. En particular este último, que sigue bastante bien conservado en la actualidad, resulta pasmosamente idéntico al que vemos en el juego. Mención especial, también, para el Valle de los Reyes, que juega un papel crucial en esta nueva aventura.

El señor de la Duat te espera

Y es que Curse of the Pharaohs esconde un cambio importante, relacionado con las fantasmales apariciones de los faraones. No solo nos toparemos con ellos de vez en cuando (se aparecen cada cierto tiempo por las calles y hemos de derrotarlos antes de que se esfumen), sino que para completar la historia, tendremos que viajar hasta el mismísimo Más Allá (la Duat, como sabréis los que ya hayáis seguido las andanzas de Bayek de Siwa). En varias ocasiones, hemos de cruzar portales que nos llevan a este plano, en el que surrealistas escenarios nos ofrecen una representación de las creencias y mitologías propias de Egipto: bas (aves con rostro humano, representaciones del alma de los muertos) en lugar de pájaros, escorpiones gigantes, barcos que navegan por los prados...

Assassin's Creed Origins - La maldición de los faraones

Estos momentos son, sin duda, lo mejor de este DLC y suponen un giro de lo más interesante respecto al propio Assassin's Creed Origins. No solo porque abren un nuevo abanico de misiones, sino porque suponen una auténtica maravilla visual. Si, en su momento, flipasteis con las pirámides de Guiza o con Alejandría, ahora volveréis a hacerlo con unas construcciones tan majestuosas como imposibles.

¿Te ha picado el gusanillo del Antiguo Egipto? Te recomendamos este libro.

No es la primera vez que un DLC de Assassin's Creed gira hacia lo fantástico (con La tiranía del rey Washington como principal valedor), pero en esta ocasión parece más adecuado que nunca. Todo ello estimula inevitablemente nuestra curiosidad acerca de la imaginería fantástica de Egipto... Y tras investigarlo un poco, descubrimos que los chicos de Ubisoft se han documentado a fondo: el ren de una persona, el cambio en el culto a los dioses de Akenatón, la importancia del equilibrio en la Ma'at... Todos esos elementos aparecen en esta parte de la historia y resultan embriagadores. Quizá, también ahí se encuentra uno de los pocos defectos de La maldición de los faraones: hay tantas referencias, tantos diálogos profundos sobre mitología y sus repercursiones, que a veces no entendemos del todo a qué se están refiriendo. Por tanto, hay que mantener la atención a tope durante los diálogos para no perdernos acerca de lo que está sucediendo y las decisiones que toman los personajes. Por supuesto, ayuda mucho haberse pasado tanto el juego como Los ocultos para estar al día con la trama.

Assassin's Creed Origins - La maldición de los faraones

Esto es útil no solo por el tema argumental, sino también porque el nivel de dificultad en este nuevo DLC es el más alto hasta ahora: al empezar, lo recomendable es tener nivel 44 ó 45, ya que a lo largo de su recorrido podremos ascender hasta un nivel 55, como tope. ¿Y qué pasa si aún no te has pasado el juego o si no has comprado el primer DLC (con lo que solo podrías subir hasta nivel 40)? No hay problema, ya que se ha incluido la opción de obtener un "boost" que nos suba hasta nivel 45 directamente con armas predefinidas, si decidimos lanzarnos a por esta expansión, directamente.

En cualquier caso, para poder superar la trama principal, os bastará con tener en torno a un nivel 42, siempre que hayáis mejorado vuestras armas y equipamiento lo suficiente. De hecho, esta expansión añade nuevos niveles de mejora para vuestros ataques cuerpo a cuerpo, carcaj, etc. Para poder usarlos, hay que recolectar un nuevo material, los fragmentos de estrella, que solo se obtienen al derrotar enemigos y explorar en el Más Allá.

Además de nuevos niveles para subir para el personaje, también descubrimos 7 nuevas habilidades dentro de nuestro árbol de evolución. Hobby-recomendación: haceos con la habilidad de recuperar algo de salud tras ejecutar ataques con sobrecarga. Os va a venir fetén en los combates contra los faraones.

También es útil al cruzar espadas con un siervo de Anubis que intentará daros caza si os ve (vamos, es el Phylakes de esta historia) y que tiene nivel 55. Vencerlo es una tarea secundaria, así que no os lancéis a por él si no estáis realmente preparados.

Assassin's Creed Origins - La maldición de los faraones

En definitiva, Assassin's Creed Origins: Curse of the Pharaohs mantiene un gran ritmo, que incluso va a más a medida que buceamos en los pormenores de la historia. Si el anterior DLC se centraba más en lo que significaba el nacimiento de la Orden de los Asesinos, aquí el leit motiv es el propio Egipto, su imaginería y el universo aparte que generó alrededor de sí. El precio de La maldición de los faraones es alto (19,99 euros), pero esconde muchas horas de diversión. Sin perderos mucho en misiones secundarias, puede robaros unas 8 horas de juego, lo cual está fenomenal. A nivel jugable, no es que suponga ninguna revolución (el desarrollo de las misiones y nuestras tareas es el de siempre, quizá con excesivo peso en las zonas de investigación), pero se disfruta tanto el recorrido que no nos importa. Os prometemos que hemos estado a punto de no llegar a tiempo de entregar este análisis porque nos quedábamos embobados tomando instantáneas en el modo foto...

Valoración

Un ejemplo de DLC bien hecho, que aporta un enfoque diferente y muy atractivo respecto al desarrollo principal. Volverás a disfrutar de Egipto, aun haciendo más de lo mismo.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

El impresionante acabado del Más Allá. Los duelos con los faraones y las criaturas mitológicas.

Lo peor

No deja de ser el mismo perro con distinto collar, a nivel jugable. Seguir la historia a veces es algo críptico.