Cadence of Hyrule análisis Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Cadence of Hyrule, el spin-off de The Legend of Zelda para Nintendo Switch

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Cadence of Hyrule para Nintendo Switch. Los creadores de Crypt of the Necrodancer nos traen uno de los mejores spin-off de la saga The Legend of Zelda, conservando todos los elementos habituales de la saga de la Gran N y mezclándolos con mucho acierto y con mucha... marcha.

El "Nindies" emitido en marzo de 2019 terminó con una gran sorpresa: Brace Yourself Games, el estudio canadiense responsable del genial Crypt of the Necrodancer, estaban trabajando en un spin-off de la saga The Legend of Zelda para Nintendo Switch. ¿Su nombre? Cadence of Hyrule - Crypt of the Necrodancer Featuring The Legend of Zelda (por nuestro bien y por el vuestro, a partir de ahora lo dejaremos simplemente en "Cadence of Hyrule"). 

Lo verdaderamente interesante de Cadence of Hyrule es que marca la primera vez que un estudio occidental tiene en sus manos la saga The Legend of Zelda. Y, además, un estudio independiente. Toda una declaración de intenciones, y una muestra del apoyo que la Gran N está brindando a la industria indie.

Si tienes una Nintendo Switch, esta funda es indispensable

Por suerte, no tuvimos que esperar demasiado para viajar hasta la versión de Hyrule con más ritmo: el pasado 13 de junio, en pleno E3 2019, se lanzaba para Nintendo Switch. Y ahora, con bastante retraso (lo lamentamos de verás, han sido unas semanas complicadas), os traemos nuestro análisis de Cadence of Hyrule para Nintendo Switch.

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

Mueve tu cuco

Lo primero que nos ha llamado la atención de Cadence of Hyrule es que es mucho más Zelda de lo que imaginábamos. Es decir, el eje central del juego se basa en el ritmo, con mecánicas muy similares a las de Crypt of the Necrodancer (con pequeños cambios que detallaremos a continuación), pero se han incorporado muchos elementos de la saga de Nintendo. 

Tenemos un "overworld" dividido en pantallas cuadriculadas y distintas "temáticas" (llanuras, bosque, desierto, etc.), mazmorras donde aguarda un poderosos jefe, pequeños puzles, contenedores de corazón que aumentan la salud, arbustos que al ser destruidos pueden dejar a la vista corazones o rupias, grietas en las paredes que pueden ser reventadas con una bomba, objetos únicos que son necesarios para acceder a nuevas zonas, cucos que al ser golpeados se convierten en un huracán de furia asesina... Y siguiendo la tradición, Link empieza la partida durmiendo a pierna suelta.

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

Con todo estos elementos, Cadence of Hyrule recuerda con fuerza a las entregas originales de The Legend of Zelda, y en especial a las que siguieron el estilo con perspectiva aérea (A Link to the Past, A Link Between Worlds y los geniales juegos de Game Boy). Es como estar jugando a un nuevo Zelda...

... Si no fuera por el aspecto rítmico. Si habéis jugado a Crypt of the Necrodancer, entonces os hacéis una idea aproximada de lo que vais a encontrar: todas las acciones, ya sea moverse, dar espadazos, poner bombas o disparar flechas han de hacerse al ritmo de la música. Para ayudarnos, en la parte inferior tenemos un indicador de ritmo con forma de Trifuerza, aunque lo cierto es que tampoco lo usamos mucho, pues en seguida aprendemos a seguir el ritmo de las canciones sin su ayuda (aunque nunca sobra, todo sea dicho).

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

En líneas generales, Cadence of Hyrule es bastante más accesible que Crypt of the Necrodancer (que destacaba, precisamente, por su dificultad, llegando incluso a poseer uno de los logros/trofeos más difíciles de los últimos años). Se han alterado algunos aspectos para hacerlo más sencillo, por ejemplo, al acabar con todos los enemigos de una pantalla, la música cambiará a una versión más tranquila y ya no será necesario moverse al ritmo de la canción, lo que nos da unos valiosos y necesarios momentos de respiro.

Eso sí, ya os avisamos de que Cadence of Hyrule es complicado, especialmente al principio. Porque lo que también hereda de Crypt of the Necrodancer es su faceta roguelike: es muy habitual morir, y al hacerlo, perder los objetos que llevábamos con nosotros.

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

Pero en Cadence of Hyrule hay una importante distinción: hay objetos, principalmente aquellos que ofrecen algún tipo de mejora (antorchas para ver en la oscuridad, anillos que nos confieren protección, etc.) que se pierden al morir, así como armas y objetos que se destruyen tras varios usos (o golpes recibidos). Pero también hay una serie de ítems que son permanentes, generalmente aquellos que son necesarios para progresar, como es el caso del gancho o las aletas zora.

Esto se ha aprovechado para incluir una cantidad enorme de objetos distintos, inspirados en elementos que se han visto en prácticamente todas las entregas de la saga Zelda: el cetro de fuego, las botas voladoras, varios tipos de escudo y espada (incluida, cómo no, la Espada Maestra), nueces Deku... Lo cierto es que en lo que a contenido se refiere, Cadence of Hyrule tiene para dar y tomar, ofreciendo decenas de horas de juego. Y eso sin contar con actividades opcionales, minijuegos o, por supuesto, el hecho de que tenemos varios personajes controlables, cada uno con sus propias habilidades y estilo de juego: Link y Zelda son los grandes protagonistas, pero también es posible desbloquear a Cadence, protagonista de Crypt of the Necrodancer (que aquí protagoniza el tutorial) y alguna sorpesilla más.

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

Lo que tampoco perdemos al morir son los diamantes: un tipo de moneda que se encuentra dentro de algunos cofres y al eliminar a todos los enemigos de una pantalla, y que nos permiten hacer uso de la tienda a la que viajamos al morir, donde podemos adquirir, entre otras cosas, objetos que nos ayudarán en la siguiente partida (algunos de ellos permanentes). A grandes rasgos, son el clásico elemento de roguelike que nos permite mejorar de forma permanete para que en al siguiente partida lleguemos más lejos (por citar un ejemplo reciente, actúan de forma similar a las células de Dead Cells).

Cadence of Hyrule también presenta un diseño de niveles generado de forma aleatoria, aunque siguiendo ciertas normas: al empezar una partida nueva del modo historia, se generará un overworld que será el mismo para el resto de partida. Vamos, que todas las grutas, cofres y mazmorras estarán siempre en el mismo sitio en nuestra partida. De esta forma, se logra consistencia y, al mismo tiempo, una gran rejugabilidad, porque si iniciamos una nueva partida, tendremos que localizar de nuevo la ubicación de las mazmorras, por ejemplo. Lo que sí que cambia siempre que morimos (o salimos y volvemos a entrar) es el diseño del interior de las mazmorras, convirtiéndolas en auténticos desafíos.

Lo cierto es que Cadence of Hyrule puede dar una impresión equivocada en las primeras partidas: entre que no dominamos del todo el tema del ritmo, y que con una espada de chichinabo y tres corazones no se va a ninguna parte, es fácil frustrarse. Pero en cuanto compremos (y encontremos) un par contenedores de corazón y nos hagamos con una espada con mayor alcance, la cosa cambia para muy bien. Pero seguirá siendo necesario descubrir el patrón de ataque de los enemigos y, sobre todo, movernos al ritmo de la música.

Cadence of Hyrule Nintendo Switch

La música siempre ha sido una parte integral de la saga The Legend of Zelda, teniendo algunas de las entregas más recordadas un instrumento musical como protagonista y actuando las canciones como un poder sobrenatural. Con Cadence of Hyrule su importancia se ha llevado a un nuevo nivel, pero no sería posible sin una gran banda sonora: nos encontramos con versiones de algunos de los temas más conocidos, a menudo bastante más moviditas. Y entre que son temas que conocemos de sobra, y que estas versiones son extremadamente pegadizas, no tardaréis en estar moviendo la cabeza al ritmo de la banda sonora.

Para terminar, se nota una cuantiosa mejora en el apartado gráfico de Cadence of Hyrule si lo comparamos con Crypt of the Necrodancer. Se ha vuelto a aposyar por un estilo que imita los 16-bits, pero todo, desde los escenarios hasta los protagonistas o los enemigos tiene un mayor nivel de detalle, y siempre respetando el estilo de la saga The Legend of Zelda. 

Valoración

El encanto y el carisma de The Legend of Zelda, unidos a la jugabilidad rítmica de Crypt of the Necrodancer, dan como resultado un híbrido que logra mantener la esencia de ambos y, al mismo tiempo, darles un nuevo y refrescante enfoque. Cadence of Hyule es, literalmente, un enlace entre mundos.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Mucho más Zelda de lo que parece a simple vista. Fresco, divertido y cargado de contenido. La BSO. Es más accesible que Crypt of the Necrodancer...

Lo peor

... aunque eso no quita que sea un juego complicado, especialmente durante los primeros compases. Que no te gusten los juegos de ritmo.

Y además