Ir al contenido principal
Crash bandicoot 4 It's About Time
Análisis

Análisis Crash Bandicoot 4: It's About Time - El marsupial vuelve por la puerta grande

Versión comentada: PS4

Crash Bandicoot está de vuelta con una entrega completamente nueva, desarrollada por Toys For Bob, que recupera la esencia y logra estar a la altura de su legado. Crash Bandicoot 4: It's About Time para PS4 y Xbox One es el juego que hemos estado esperando todo estos años. ¡Dentro análisis!

Es inevitable sentir cierta inquietud al saber que un nuevo estudio va a hacerse cargo de una de nuestras sagas favoritas. ¿Lograrán estar a la altura de sus responsables originales? ¿Entienden al personaje? ¿Se perderá la esencia? A lo largo de la historia hemos visto muchos "cambios de manos" con resultados sorprendentemente buenos... Y catastróficamente malos.

Si encima la saga en cuestión es Crash Bandicoot, personaje que para muchos jugadores representa una parte muy feliz de su infancia, la inquietud es doble. Pues después de tres grandes entregas desarrolladas por Naughty Dog, ninguno de los siguientes juegos logró estar a la altura y poco a poco Crash pasó de ser un icono de las plataformas... A una mascota olvidada dentro de una caja en un desván.

Pero si hay un estudio que se ha ganado el derecho y la confianza de los jugadores para hacerse cargo de Crash Bandicoot, ese es Toys For Bob. Fueron los responsables de llevar a Nintendo Switch Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, el recopilatorio que ha logrado que Crash salga de la caja en el desván y vuelta a estar en boca de todos, y después trajeron también de vuelta a Spyro -otro icono de nuestras infancias- con Spyro Reignited Trilogy.

Pero en ambos casos parte del trabajo ya estaba hecho; la "base" de los juegos estaba hecha. Así que ¿son capaces de hacer una entrega completamente nueva que esté a la altura de los tres juegos originales? ¿Es digno de llevar el número cuatro su Crash Bandicoot? La respuesta, en nuestro análisis de Crash Bandicoot 4: It's About Time para PS4 y Xbox One.

Pasado, Crash Bandicoot y Futuro

Desde el momento en que pulsamos el botón y da comienzo la primera secuencia de vídeo (con doblaje al castellano), se respira aroma a clásico en Crash Bandicoot 4: It's About Time. No sabemos qué clase de magia negra han utilizado para conseguirlo, pero todo, desde los diálogos hasta el sentido de humor, nos recuerda a esas secuencias CGI tan habituales en los años 90: directas y un poco torpes, pero perfectas para dar paso a la acción.

Obviamente la historia no es su punto fuerte, ni lo pretende, pero tiene algunos momentos realmente ingeniosos de auto-consciencia, ignorando de forma jocosa el resto de juegos que se lanzaron tras Crash Bandicoot 3 o justificando el hecho de que Tawna no volviese a aparecer tras el primer Crash ("en nuestro universo perdimos el contacto", menciona Coco tras conocer a la versión alternativa e infinitamente más molona de la ex-novia de Crash).

Crash Bandicoot 4 It's About Time

¿Y la acción? La acción también desprende aroma a clásico. Toys For Bob ha respetado al máximo el sistema de control de Crash, así que si jugasteis a los originales o a la N. Sane Trilogy, vais a tardar segundos (literalmente) en haceros a los mandos y empezar a dar brincos y giros. El control ha mejorado respecto a lo visto en el recopilatorio, ganando en agilidad y respuesta, aunque para nuestro gusto se echa en falta un extra de precisión en las secciones más desafiantes.

Todos los elementos clásicos de los Crash Bandicoot también están aquí, así que enseguida reconoceréis las cajas que se pueden destruir sin problemas, las cajas de TNT con temporizador, las cajas Nitro que explotan al contacto, las máscaras de Aku Aku que confieren invencibilidad... Incluso está de vuelta cierto osezno que protagoniza una fase de velocidad. Es puro Crash Bandicoot.

Crash Bandicoot 4 It's About Time

También se ha mantenido el desarrollo, así que en un mismo nivel la cámara va cambiando para ofrecer distintas perspectivas jugables: a la espalda, de frente para las huidas y alejada para las secciones estilo 2D. En los juegos originales, este baile de cámaras daba lugar a un problema: la perspectiva tramposa. En muchas ocasiones, debido a la colocación de la cámara, algunos saltos que dábamos por sentado acababan con Crash en el fondo de un abismo.

En Crash Bandicoot 4: It's About Time, Toys For Bob se ha sacado una solución de la manga: cada vez que Crash o Coco saltan, bajo sus pies aparece un indicador que señala el punto de aterrizaje, haciendo que sea mucho más sencillo calcular la distancia. Los enemigos voladores también poseen este indicador, ayudando a conocer su posición para esquivarlos o golpearlos. No es un sistema perfecto y de vez en cuando todavía sufrimos alguna de esas "caídas injustas", pero es una genial idea y una ayuda indispensable (y si no os gusta, se puede desactivar).

Crash Bandicoot 4 It's About Time

Ya hemos visto que Crash Bandicoot 4: It's About Time es muy respetuoso, ¿pero ofrece algo nuevo? Sí, y mucho. La gran novedad, y uno de los aspectos que más nos han gustado, son las máscaras cuánticas. Para arreglar el desaguisado que N. Tropy ha liado con las dimensiones, Crash y Coco deben reunir cuatro máscaras que les confieren habilidades que alteran el espacio-tiempo. Una vez obtenidas, estás máscaras actúan como secciones especiales dentro de los niveles donde debemos aprovechar su poder. Vienen a ser power ups, pero de carácter cerrado.

Presionando el botón R2 activamos el poder de las máscaras, diferente en cada caso: una sirve para materializar y desmaterializar elementos del escenario, otra nos convierte en un vendaval de materia oscura, otra ralentiza el tiempo y la última invierte la gravedad. Sus efectos dan lugar a momentos realmente originales, aportando una enorme variedad al desarrollo que respeta en todo momento la jugabilidad plataformera. Tiene ese constante derroche de inventiva que a menudo sólo se aprecia en juegos de Nintendo.

Crash Bandicoot 4 It's About Time

Y no es la única novedad de peso en Crash Bandicoot 4: It's About Time: además de poder controlar a Crash y a Coco (cuyo moveset es exactamente el mismo), al avanzar en la historia vamos desbloqueando líneas temporales alternativas... que vienen a ser niveles protagonizados por otros personajes. Ya os hemos hablado de Tawna, pero también podemos controlar a villanos como Dingodile y Neo Cortex.

Estos personajes no pueden hacer uso de las máscaras, pero su jugabilidad también es diferente: en el caso de Tawna, dispone de un gancho con el que puede alcanzar lugares alejados (cajas incluidas), Dingodile usa una pistola de aire con la que absorbe enemigos o cajas (explosivas) para después lanzarlos y Cortex utiliza su rayo para convertir a los enemigos en plataformas de roca o de gelatina, estas últimas necesarias para llegar a lugares elevados. En definitiva, Crash Bandicoot 4: It's About Time ofrece una variedad enorme sin olvidarse nunca de ser tremendamente entretenido.

Como en los juegos clásicos, Crash Bandicoot 4: It's About Time está dividido en niveles, que a su vez se agrupan en diferentes dimensiones, cada una con temática propia. Y probablemente estemos ante la entrega con más contenido y opciones de rejugabilidad de toda la saga: como es habitual, la primera vez que superamos un nivel es normal no conseguirlo todo (cajas, puntuación, vidas utilizadas...), pero también hay secciones del nivel a las que no se puede acceder hasta que consigamos una gema especial más tarde, así como cintas VHS que desbloquean niveles adicionales en los que se cuentan los orígenes de Crash y Coco (muy interesantes, por cierto).

Pero sin duda lo mejor es el modo N. Versión, una versión alternativa de cada nivel con cambios tanto a nivel visual como jugable. Por ejemplo, en los niveles en blanco y negro cada vez que usamos el giro esparcimos color, en los niveles estilo cómic cada golpe va a acompañado de una onomatopeya, en los niveles a oscuras el giro actúa como una suerte de ecolocalización, en los niveles clásicos se aplica un filtro envejecido y la acción se acelera... Es todo un derroche de originalidad y una forma de hacer la rejugabilidad más interesante.

Crash Bandicoot 4 It's About Time

Y si pensáis que todo esto significa que hay pocos niveles de base en Crash bandicoot 4: It's About Time, estáis equivocados. Hay cerca de cincuenta originales, y si a eso le sumamos todas las versiones alternativas y distintos modos de juego... Es una auténtica barbaridad. Crash Bandicoot 4: It's About Time es un juego completísimo y la entrega más grande de la saga.

Y no se han cortado ni un pelo con el tema de la dificultad. Al principio el juego es relativamente sencillo, pero al avanzar los niveles se van complicando cada vez más y más hasta llegar a algunos que son verdaderamente infernales. En ese sentido, Crash Bandicoot 4: It's About Time ofrece dos estilos de juego: moderno y retro.

En el primero tenemos vidas infinitas y continuamos desde el último punto de control cuando fallamos; puede que suene demasiado fácil, pero os aseguramos que dada la dificultad que pueden alcanzar los niveles finales (hemos llegado a acumular más de 50 muertes en algunos), lo vais a agradecer. De hecho, es el modo al que recomiendan jugar por defecto. El estilo retro es el clásico, con vidas limitadas y Game Over cuando se acaban. Sólo para los más valientes.

Para terminar con la jugabilidad tenemos que dedicarle unas líneas a los modos multijugador. Crash Bandicoot 4: It's About Time incluye dos modos multijugador local para hasta cuatro jugadores que sólo requieren un mando: en el primero, competimos por ver quién es el más rápido en niveles que incluyen cajas especiales que nos dan tiempo extra. Cuando un jugador termina, debe pasarle el mando al siguiente, quien competirá contra una sombra. 

El segundo modo se denomina "pasa y juega" y es un homenaje al "vida o pantalla" que tan buenos ratos nos hizo pasar en los originales. Al activarlo y seleccionar los parámetros (muerte, punto de control o ambos), el juego se encarga de avisarnos cuando debemos pasar el mando y registra lo bien que lo hace cada participante. Puede parecer una locura lanzar un modo multijugador local y SÓLO local en los tiempos que corren, pero a nosotros nos parece una genialidad y un grandísimo homenaje.

Crash Bandicoot 4 It's About Time

En cuanto al apartado audiovisual, Crash Bandicoot 4: It's About Time recuerda bastante a lo visto en la N. Sane Trilogy -que era muy buena en ese aspecto- pero con ajustes en el estilo artístico. El cambio es sobre todo apreciable en los modelos de Crash y Coco, que ahora en lugar de lucir un pelaje detallado (¿realista?), tienen un aspecto mucho más cartoon. Imaginamos que es cuestión de gustos y habrá quien lo vea como un downgrade, pero a nosotros nos parece que este estilo le sienta de maravilla. 

La palma se la lleva el diseño visual de los escenarios: además de la gran variedad temática de cada dimensión (selvas, desiertos, volcanes, piratas, ciudades del futuro... ), todos están presentados con un gran nivel de detalle y elementos animados. Hablando de animaciones, todos los personajes controlables cuentan con un surtido muy elevado, incluyendo diferentes muertes dependiendo del enemigo. 

Por su parte, la banda sonora nos parece simplemente correcta; cumple, pero no hay ninguna canción que destaque. Y siendo el tipo de juego que es, se echan en falta temas pegadizos.

Crash Bandicoot 4 It's About Time

En definitiva y llegados a este punto, ya habréis adivinado que Crash Bandicoot 4: It's About Time nos ha gustado muchísimo. Toys For Bob ha demostrado que entiende a la perfección por qué los tres primeros juegos son tan recordados, creando la secuela que tantos años llevábamos esperando. De hecho, si nos dijesen que estamos ante una cuarta entrega que desarrolló Naughty Dog y jamás llegó a ver la luz, nos lo creeríamos.

Es un gran momento para los seguidores de Crash Badicoot, no sólo porque esta cuarta entrega sea una de las mejores, sino también porque supone la confirmación definitiva de que el marsupial está de vuelta y en buenas manos.

Valoración

Crash Bandicoot 4: It's About Time mantiene intactas las señas de identidad que hicieron grandes a los tres juegos originales y, al mismo tiempo, reinventa la fórmula jugable con un montón de divertidísimas novedades que lo convierten en la entrega que tantos años llevábamos esperando. Como reza su título: ya era hora.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Respeta y reinventa con gran acierto. La variedad jugable de las máscaras y los diferentes personajes. El modo N. versión y la enorme rejugabilidad.

Lo peor

El control no es todo lo preciso que nos gustaría. La banda sonora es poco memorable.

Y además