Daksiders Genesis
Análisis

Análisis de Darksiders Genesis para PC - Regresa la esencia de la saga con otro formato

Por Alejandro Alcolea Huertos

Versión comentada: PC

Bajamos al Infierno para enfrentarnos a Lucifer en el nuevo Darksiders. Encarnamos a Lucha y Guerra, dos de los Jinetes del Apocalipsis y os contamos nuestra opinión en nuestro análisis de Darksiders Genesis, el Darksiders más “auténtico” desde los dos primeros.

Ser fan de una saga como Darksiders no es un camino de rosas. En 2010, THQ y Vigil Games nos sorprendieron con un juego que parecía un título de acción más “a lo God of War”, pero que sorprendió por un componente “zeldero” muy fuerte, un gran diseño visual y, sobre todo, un protagonista que... bueno, que molaba mucho.

El primer Darksiders nos presentaba a Guerra, un Jinete del Apocalipsis que debía bajar a la Tierra a ver qué había pasado con eso del fin del mundo. Poco después apareció la segunda entrega, protagonizada por Muerte y con una historia paralela a la del primer juego.

Tras eso, THQ entró en barrena, Vigil desapareció, nadie compró los derechos de la saga... y los fans empezamos a pensar que nos habíamos quedado sin los otros dos jinetes. Sin embargo, en 2018 llegó THQ Nordic ("nueva" compañía) con un fajo de billetes y compró los derechos de la saga para lanzar una tercera entrega - protagonizada por Furia - que cambió en parte el estilo de juego y que no llegó a convencer tanto como sus hermanos.

Ahora llega Darksiders Genesis y tenemos buenas noticias. Para empezar, es un juego desarrollado por un nuevo estudio formado por los integrantes originales de Vigil, con Joe y Steve Madureira a la cabeza. Para continuar, nos presenta a Lucha, el cuarto Jinete en discordia.

A lo largo de las próximas líneas os daremos nuestra opinión en el análisis de Darksiders Genesis, que cambia de perspectiva sin perder un ápice de su esencia.

Una precuela en toda regla

La historia de Darksiders Genesis no vuelve a transcurrir en paralelo. Veremos si hay un Darksiders IV con Lucha haciendo de las suyas mientras sus hermanos están haciendo las tareas que ya disfrutamos en su día, pero este no es ese juego.

Estamos en una época anterior a la del primer título de la saga, una precuela en la que Guerra y Lucha deben ir al Infierno para ver qué narices trama Lucifer. Somos Jinetes y, como tal, fieles al Consejo que se encarga de mantener el equilibrio en el universo.

Análisis Darksiders Genesis

Descubrir qué quiere Lucifer (aunque, si ya habéis jugado a otros Darksiders lo tendréis más que claro) es nuestra misión, y por el camino tenemos que enfrentarnos a hordas de demonios y, sobre todo, a los subalternos del rey del Infierno.

Este Crucial es uno de los mejores SSD por poco dinero

A nivel de historia, no hay mucho más. Esta avanza a través de escenas con diseños estáticos de los protagonistas y en cortas, y no demasiado recurrentes, escenas de “vídeo”. Lo importante aquí es matar a lo bestia, y para ello tenemos el control absoluto tanto del nuevo - Lucha - como del viejo conocido - Guerra -.

Lucha y Guerra, dos hermanos que dan mucho juego

Por fin controlamos a Lucha en un Darksiders, pero este Jinete no viaja solo. Como decimos, Guerra también ha sido enviado a la misión y en todo momento podemos decidir, en tiempo real, con qué personaje jugamos.

Análisis Darksiders Genesis

No es que antes de cada una de las 11 misiones debamos decidir con qué personaje queremos afrontar el reto, sino que los dos están continuamente disponibles y pulsando LB+A en el mando de Xbox cambiamos entre uno y otro. Es un sistema que suena más profundo de lo que en realidad es, pero que no está nada mal.

Y es que, el juego no nos obliga en casi ningún momento a afrontar la aventura con uno u otro. Hay puntos de cada mapa en los que tenemos que usar a Lucha para conseguir superar un puzzle, o a Guerra para poder completar una sección de plataformas, pero poco más.

Análisis Darksiders Genesis

Esto nos da libertad absoluta para combatir con el que queramos en todo momento, y como no hay una barra de experiencia o subida de nivel, no se nos penaliza por completar el juego con Guerra (usando a Lucha en las ocasiones necesarias) o viceversa.

¿Y por qué es importante esto? Como os contaremos a continuación, porque es un Darksiders en toda regla y cada uno de los personajes tiene unas habilidades. A guerra ya lo conocemos y, básicamente, se comporta como el Guerra del primer juego. Tiene el gancho espectral para atraer enemigos y colgarse de cornisas, tiene los golpes fuertes y débiles y algunas armas a distancia que solo él puede utilizar).

Es un personaje que aguanta bien los golpes y que nos invita a estar metidos en el meollo del combate en todo momento, creando combinaciones de ataques para asestar el máximo daño. Lucha es diferente y, aunque puede atacar a corta distancia, no es tan poderoso en esas lides, y tampoco tiene tanta resistencia.

Análisis Darksiders Genesis

Donde destaca es en los ataques a distancia gracias a sus dos pistolas que hacen mucho daño y tienen varios modos especiales. Por ejemplo, cuando causamos cierto nivel de daño, las pistolas empiezan a disparar, durante unos segundos, como si fueran armas automáticas, lo cual multiplica nuestro poder DPS.

Sin embargo, también tenemos diferentes municiones (explosivas, eléctricas...) y cambiar al vuelo entre una y otra nos ayudará en los combates contra unos jefes finales que, si bien no son demasiado complejos, sí resisten mucho y pegan fuerte.

Son dos personajes muy atractivos, y lo cierto es que invitan, por su diseño y habilidades, a jugar un rato con cada uno de ellos para que la partida no se haga monótona. El combate es ciertamente divertido, pero me habría gustado poder iniciar un combo con Guerra, por ejemplo, y terminarlo con Lucha, algo que no es posible. Por lo demás, es un juego de esos para “disfrutar matando”, y la mejor noticia es que está muy lejos de Diablo.

Análisis Darksiders Genesis
El caballo es útil para recorrer largas distancias. Podemos invocarlo con LB+RB.

Diablo parece, Darksiders... es

Por las imágenes, es fácil tirar por lo fácil y pensar que estamos ante un Diablo más. Cámara similar, muchos enemigos que la palman rápido entre “explosiones”, escenarios parecidos y las ganas que podemos tener por un Diablo IV que ya es oficial.

Sin embargo, no, es un Darksiders con todas las de la ley... y otra cámara, simplemente. Ya hemos dicho que Lucha y Guerra tienen estilos diferentes de combate y hay que afrontar cada enfrentamiento de forma diferente, pero la esquiva, el bloquear ataques y el cambiar de habilidades/munición al vuelo es crucial para salir victoriosos.

Análisis Darksiders Genesis

Además, las plataformas están muy presentes, y es tanto uno de los puntos buenos como malos de la aventura. Me explico: son zonas que están bien porque, por lo general, nos dan acceso a zonas para explorar y conseguir coleccionables y extras para mejorar a nuestros protagonistas.

Dentro de cada uno de los niveles hay zonas secretas que funcionan como pequeños puzzles. Son muy sencillos, pero rompen la monotonía. Además, hay alguna que otra fase estrictamente de plataformas que, aunque cortas, se agradecen muchísimo si la completamos a la primera. Hay muchos alto, columna/cornisa a la que agarrarnos y elementos como las corrientes mágicas o el gancho para superar plataformas.

Ahora bien, la cámara no es la mejor para este tipo de acción y muchas veces daremos un salto al vacío (afortunadamente, no se nos penaliza en exceso y reaparecemos enseguida), consiguiendo que nos frustremos en ocasiones.

Análisis Darksiders Genesis

Por otro lado, tenemos el nexo, las monedas del barquero y los núcleos de criaturas. El nexo es donde volveremos tras cada misión. La misión final está tras una puerta blindada que solo se abre si completamos una serie de encargos (las misiones). Esta zona central nos permite elegir las misiones y repetir las que queramos para volver a explorar, con nuevas habilidades, niveles ya pasados y, así, acceder a nuevas zonas.

En el nexo, que se amplía con cada misión que cumplimos, tenemos al comerciante que nos cambia recompensas (como más vida) por monedas del barquero que vamos encontrando en cada nivel. Además, es la zona perfecta para detenernos en el sistema de progresión del personaje.

Análisis Darksiders Genesis
Análisis Darksiders Genesis

No va, como hemos dicho, por niveles ni experiencia, sino por núcleos que conseguimos al derrotar a los enemigos fuertes. Los vamos poniendo en el árbol de evolución para mejorar, a la vez, tanto a Guerra como a Lucha y, así, ser más eficaces en la misión. Si conseguimos un núcleo repetido, no pasa nada ya que podemos fundirlo con el que ya teníamos para que este sea más poderoso.

¡Ah! Algo interesante es que tiene multijugador tanto online como a pantalla partida. Si no queremos jugar con nadie, no debemos hacerlo y ya hemos dicho que podemos controlar a los dos personajes, pero si jugamos con alguien, cada jugador llevará a uno de los protagonistas, y ciertamente es un juego más entretenido así.

Análisis Darksiders Genesis

Qué bueno que volvisteis, Madureira

Desde el principio, Darksiders demostró personalidad a raudales en el terreno visual. El diseño es una de las grandes bazas de esta saga debido a la mano de Joe Madureira, que aportó toda su experiencia como dibujante de cómics y supo dar al juego un estilo único.

Modelos de proporciones exageradas (muy a lo WarCraft III, todo hay que decirlo), armaduras y armas imposibles, bestias gigantes con aspecto fiero y, en definitiva, un “look” muy... pues eso, de cómic. Es algo que se perdió, en cierto modo, en Darksiders III, en el que no participaron los Madureira excepto para el diseño de Furia, pero en este Darksiders Genesis vuelve con fuerza.

Análisis Darksiders Genesis

La mano de los talentos de Airship Shyndicate se nota, y mucho, como ya ocurrió en el excelente Battle Chasers: Nightwar. Estamos ante un juego que tiene una cámara estilo Diablo, pero con unos personajes principales ligeramente más grandes que los del juego de Blizzard para que podamos apreciar con todo lujo de detalle cada elemento de las armaduras y las armas.

Análisis Darksiders Genesis

Lucha y Guerra, así como algunos personajes secundarios de interés y los enemigos finales, están tremendamente detallados, y lo cierto es que hay veces en las que parece que estamos ante los primeros juegos de la franquicia, pero con una cámara diferente.

Las explosiones, los efectos de luz, las animaciones y unos escenarios que no son los más rompedores y variados de los videojuegos, pero sí resultones, ayudan a crear una ambientación prácticamente única. Nos movemos sobre la delgada línea que hay entre Warhammer y WarCraft sin llegar a pensar en ningún momento que estamos ante un plagio de esas obras.

Análisis Darksiders Genesis

Y es que, teniendo a Joe Madureira detrás, es lógico que tenga, para empezar, esta estética, y para continuar, que siga los cánones marcados en el primer juego. Hay escenas de vídeo en la que la cámara se pone tras los protagonistas, acercándose muchísimo y recordándonos a los gráficos del primer Darksiders, pero ahora en alta resolución.

Es un apartado visual atractivo que, al menos en PC, no sufre problemas de imagen y se muestra sólido en todo momento. Y el apartado sonoro no queda atrás, con unas composiciones muy “apocalípticas” que no destacan en absoluto y terminaremos la partida sin poder tararear absolutamente ningún tema, pero que acompañan a la perfección durante la matanza.

Análisis Darksiders Genesis

Los efectos sonoros también son los adecuados y lo mejor es que cuenta con voces en perfecto castellano. La historia avanza a través de escenas en las que se muestra un dibujo estático de los personajes que están hablando (con los diseños heredados de los cómics oficiales, claro).

Cada uno tiene su personalidad (Guerra es más sobrio, Lucha es más guasón) y eso se plasma genial en los comentarios. Hay chistes, chascarrillos y momentos más sobrios en los que los actores y actrices de voz hacen un trabajo estupendo.

Análisis Darksiders Genesis

No es Darksiders IV, pero definitivamente calma nuestra sed

Llegamos al final del análisis de Darksiders Genesis con una conclusión muy clara: no va a quitarnos el “hipo” por Darksiders IV, pero desde luego es un buen Darksiders. La tentación es pensar que estamos ante un juego del corte de Diablo y, de hecho, mis primeros minutos a los mandos me los tomé así. Qué equivocado estaba.

Análisis Darksiders Genesis

En cuanto vi que era un hack and slash, pero con otra cámara, me di cuenta de que estaba ante el Darksiders de siempre bajo otra perspectiva. Tiene esos toques de acción a raudales, las plataformas de la saga y los momentos de exploración para ver si encontramos enemigos fuertes y objetos que nos mejoren.

Tiene muchísimo humor, Lucha es un gran personaje (al que esperamos ver en otro Darksiders “tradicional”) y, en definitiva, es una de las sorpresas de los últimos compases de 2019.

Análisis Darksiders Genesis

El lanzamiento es algo atropellado, ya que llega a PC (donde lo hemos analizado) y a Stadia, y más tarde llegará a consolas, pero si tenéis uno de estos equipos y más ganas de Darksiders, no os lo podéis perder.

Tiene sus “cosas”, como unas plataformas que no siempre funcionan, el quedarnos atascados en terreno llano porque el personaje encuentra un minúsculo escalón insalvable pese a acabar él solo con hordas demoníacas y le falta poder ligar combos entre Lucha y Guerra, pero es un juego muy disfrutable en las 10-12 horas que dura y, además, cuenta con NG+ para completar todo en la máxima dificultad sin perder el progreso.

Como dije, Madureira, qué bueno que hayáis vuelto.

Valoración

Apuntaba a un sucedáneo de Diablo y ha terminado siendo un Darksiders como los dos primeros... pero con otra cámara. Es divertido, los protagonistas tienen muy buen rollo, la historia es entretenida y artísticamente es una gozada. Si sois fans de los dos primeros, no os lo podéis perder. ​ ​

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

La química entre los protagonistas y un combate digno de los primeros Darksiders. Artísticamente es una delicia. Cómo enlaza con el primero.

Lo peor

Los combos se quedan escasos y algunas plataformas resultan frustrantes por la cámara.

Y además