Análisis

I Am Alive en un apocalíptico análisis

Por Anónimo
-

Versión comentada: PS3

Casi 4 años han pasado desde que Ubi anunciara I Am Alive para PS3 y Xbox 360. Retrasos, cambio de estudio, variaciones de concepción… Muchas dificultades ha tenido que superar para llegar aquí. Veamos si ha merecido la pena esperar.

ACTUALIZADO: 05/04/2016: descargar I am Alive para PS3 sin coste añadido ya es posible para los usuarios activos de PS Plus en abril, puesto que el título de Ubisoft es uno de los elegidos para pasar a engrosar la lista de la Colección de Juegos al Instante de Sony. ¡Os refrescamos su análisis!

Un extraño suceso, cuya representación más patente fue un gran terremoto, casi acabó con la raza humana. Nubes de polvo e innumerables réplicas lo siguieron, convirtiendo el día a día de los supervivientes en un infierno. Uno de ellos, nuestro protagonista, realizaba un viaje cuando la tierra tembló. Un año le ha tomado la vuelta a Haventon, su ciudad, en la que quedaron su mujer e hija.

Ahora, a las puertas de la urbe, observa la destrucción causada y teme lo peor para su familia, pero la esperanza no le abandona… Así arranca una aventura que bebe de series como The Walking Dead (a ver si nos refrescan con datos del juego oficial de la serie) y Soy Leyenda. Una ciudad vacía y gris, donde los pocos que sobrevivieron huyeron o se esconden de la contaminación y la violencia, acrecentada por la ausencia de autoridad y la falta de alimentos.

El juego físico que no fue

Que este título sea descargable no significa que estemos ante un proyecto menor. De hecho, I Am Alive estaba destinado a la distribución física, pero en medio del maremagnum de cambios y retrasos se tomó la decisión de restringirlo a los canales digitales. De ahí se “respira” una sensación de que el juego iba a ser una producción más elaborada, pero lógicamente (y hasta que no cambie la concepción que tienen industria y usuarios acerca de este tipo de lanzamientos), se limitó la dimensión que podía haber alcanzado en todos sus aspectos.

Las animaciones son poco fluidas y el control es algo tosco, falto de precisión en momentos críticos, como al moverte por una pared a lo Uncharted. El nivel gráfico es semejante al que encontramos en juegos de hace tres o cuatro años, con texturas limitadas, modelos simples y un uso exagerado del gris y la niebla. Los escenarios son amplios, pero están vacíos y poco detallados. Podríamos justificar estos detalles por la propia desolación de los mismos, como parte de la ambientación. Una ambientación que se apoya decisivamente en el sonido, con una banda sonora que "ataca" en el momento justo y unos efectos de sonido y voces inquietantes, de esos que vienen de ninguna parte y de la forma más inesperada.

La supervivencia del más apto

El desarrollo de I Am Alive es simple. Básicamente, hemos de sobrevivir mientras buscamos a nuestras chicas. Tenemos que recoger comida y medicamentos, además de armas y municiones que veamos o arrebatemos a los enemigos. La escasez de los recursos es extrema... y también son buscados por los otros supervivientes. A veces son simples víctimas en apuros. Podemos decidir si les entregamos esa medicina o comida que piden. Negársela no suele suponer nada negativo pero, si nos mostramos generosos, obtenemos "continuaciones" e información acerca de lo que pasó en la ciudad.

Otros nos atacan, normalmente en grupo. Aquí no queda otra que matar o morir, aunque existe la opción de amenazar con nuestra pistola. Es posible que no tengamos munición, o quizá sólo una bala, pero ellos no lo saben y con ello podremos jugar. La mayoría de las ocasiones acaban a tiros, pero es un detalle original al que sacar provecho. También nos topamos con personas que no quieren problemas e incluso nos amenazan con su arma, pero con dar unos pasos atrás y marcharnos nos dejarán en paz.

La exploración de I Am Alive está muy por encima de la acción. Subirnos a edificios y escalar paredes es esencial, ya que en las alturas encontramos objetos que necesitaremos posteriormente y estamos a salvo de la nube de polvo contaminado. La resistencia a esta, a permanecer colgado y trepar y a correr la mide una barra que, junto a la de energía, debemos mantener repleta para evitar la muerte. No nos curamos automáticamente, lo que es un detalle que agradecerán los veteranos.

Todo esto conduce al problema del título y que afecta a su jugabilidad. Da la sensación de que hay poco por hacer y que la historia principal va tomando forma en misiones que parecen secundarias. Además, el desarrollo es extremadamente lento y falto de más momentos de tensión. Hay mucho “pasilleo” y pocas zonas para explorar, cuando el tipo de juego y el enfoque que le han dado sus creadores parecía apuntar lo contrario. No es mal título, pero las ocho horas que invertiremos como máximo en él nos dejarán la sensación quedarnos a medias. La historia merece una oportunidad, pero no esperéis una aventura al estilo tradicional, ni mucho menos un juego de acción.

Valoración

I Am Alive merecía más. Le falta ritmo. Su simplicidad y la sensación de vacío merman su jugabilidad. Recomendable por historia y ambientación.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

La sensación de que el mundo realmente se ha ido al garete y estás atrapado en él

Lo peor

Es una aventura sin mucha aventura y ocurren pocas cosas, lo que afecta a la jugabilidad

Lecturas recomendadas