Análisis Doom 3 PS4 Xbox One Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Doom 3 para PS4, Xbox One y Nintendo Switch

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Doom 3 para para PS4, Xbox One y Nintendo Switch. La entrega más única de la saga de acción demoníaca de id Software está de vuelta, permitiéndonos apreciar en consolas actuales su enfoque, tan distinto como terrorífico.

Hace unas semanas, Bethesda nos sorprendía lanzando Doom, Doom 2 y Doom 3 para PS4, Xbox One y Nintendo Switch. Los dos primeros siguen siendo juegos fantásticos con una jugabilidad a prueba de bombas, pero también son famosos por haber aparecido en prácticamente todas las plataformas disponibles (calculadoras y cajeros automáticos incluidos). El caso de Doom 3, sin embargo, es bastante diferente.

Hazte con una TV 4K HDR al mejor precio

Esta entrega se lanzó originalmente para PC en 2004, y fue uno de los juegos más avanzados tecnológicamente hablando de la época. Tanto, que para jugarlo en su momento era necesario un equipo que no estaba al alcance de todos los bolsillos. Hubo también una versión para la primera Xbox al año siguiente, no tan impresionante a nivel gráfico pero que se disfrutaba de la misma manera.

Pero lo que hace especial a Doom 3, además del hecho de ser la entrega que menos se ha prodigado, es que es la más diferente. La acción se vio reducida para hacer hueco al terror, hasta el punto de que tiene elementos que lo acercan por momentos al género survival horror.

Más tarde, en 2012, se lanzaba para PS3, Xbox 360 y PC Doom 3: BFG Edition, una versión ampliada (con las expansiones Resurrection of Evil y The Lost Mission) con un repertorio de cambios en mucho apartados. Esa misma versión es la que ha llegado a las consolas actuales (de nuevo con algunas mejoras) y de la que os hablamos en nuestro análisis de Doom 3 para PS4, Xbox One y Nintendo Switch. Y no, no necesitáis una cuenta de Bethesda.net para jugar a Doom 3.

Doom 3 Nintendo Switch

En el infierno nadie puede oír tus gritos

Como decíamos, en Doom 3 todo gira en torno al terror. La historia sigue siendo la habitual (marine llega a estación espacial en Marte, estación es invadida por demonios, marine debe escapar llevándose por delante a los demonios), pero todo está realizado con la intención de causar miedo al jugador. Hay sustos detrás de prácticamente cada puerta, sangre y cadáveres desparramados por todos los rincones, enemigos que son presentados de forma dramática y oscuridad. Mucha oscuridad.

Uno de los aspectos más destacables del Doom 3 original, tanto a nivel jugable como técnico, era la iluminación. Casi todas las zonas que visitamos brillan por su ausencia de fuentes de luz, lo que nos obliga a hacer uso de la linterna para ser capaces de ver dónde acechan los enemigos, una linterna cuya batería se gasta... Y recarga pasado un tiempo. 

Doom 3 Nintendo Switch

Aquí encontramos una diferencia fundamental entre el juego original y Doom 3 BFG Edition: en el original, para usar la linterna, debíamos guardar el arma que llevásemos equipada. Esto no fue del gusto de todo el mundo, así que la BFG Edition incluyó la linterna montada sobre el hombro del marine, pudiendo activarla en cualquier momento sin necesidad de guardar el arma

Depende de cada uno, pero nosotros creemos que la idea del original funciona mucho mejor. En la gran mayoría de ocasiones apretábamos el gatillo apuntando hacia la oscuridad, rezando a todos los dioses para que los disparos estuviesen impactando sobre el demonio que se abalanzaba sobre nosotros. Como mecanismo para generar ansiedad y terror en el jugador -que es precisamente lo que Doom 3 busca- funcionaba a las mil maravillas. Y eso sin contar con que hacía el juego más complicado... Mientras que la BFG Edition, con la linterna montada, es un paseo.

Doom 3 Nintendo Switch

Preferencias aparte, Doom 3 también es un juego con un enfoque mucho más narrativo. Hay una historia con distintos objetivos, situaciones y escenas de vídeo, con personajes que hablan e interactúan con el marine (mudo), y a lo largo de la estación encontramos diarios, vídeos y grabaciones que nos hablan sobre los empleados de la UAC, y entre las que (a veces) encontramos claves para abrir contenedores que esconden munición y armadura. No llega a ser un survival horror porque la munición rara vez escasea, pero el fondo es el mismo. En lo que al estilo narrativo y desarrollo se refiere, se asemeja bastante a Half-Life.

De hecho, la acción en Doom 3 pisa el freno respecto a anteriores (y posteriores) entregas. Las armas y los enemigos son los habituales, y los tiroteos son rápidos y contundentes (esa sensación al pegar un escopetazo sólo la logra id software), pero al desarrollarse la gran mayoría en espacios cerrados y frente a un número reducido de enemigos, se pierde el componente por el que llegó a ser conocido Doom: el baile. No es que sea algo malo... Simplemente hay que entrar sabiendo que estamos ante algo distinto.

Doom 3 Nintendo Switch

Como decíamos, Doom 3 fue un portento técnico en su época, y pese al paso del tiempo sigue siendo un juego que luce, gracias a un juego de luces y sombras que ya quisieran muchos juegos actuales. La versión que ha llegado a PS4 y Xbox One funciona de maravilla en términos de estabilidad (a 60 fps sin caídas), cosa que no se puede decir de la de Switch, donde las ralentizaciones son constantes. Pese a esto se disfruta de la misma manera, y hay que reconocer que impresiona, y mucho, ver Doom 3 en movimiento jugando en modo portátil.

Si nos lo hubiesen dicho en 2004, cuando nos peleábamos con nuestro PC para tratar de correr Doom 3 (aunque fuese con los ajustes gráficos mínimos), no nos lo habríamos creído

Valoración

Doom 3 es la entrega más atípica de la saga debido a su ambientación terrorífica y enfoque narrativo, pero eso también quiere decir que es a la que más apetece volver. Y esta versión es perfecta para hacerlo.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Buena mezcla entre terror y acción. Gráficamente sigue siendo un juego sorprendente.

Lo peor

La acción no tiene tanto peso como en los Doom originales. Algunos cambios de la BFG Edition. Ralentizaciones en la versión de Switch.

Y además