The-Longest-Five-Minutes-Analisis
Análisis

Análisis de The Longest Five Minutes para Nintendo Switch

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Con el análisis de The Longest Five minutes, el nuevo juego RPG de Nis, se demuestra que una buena y simpática idea no tiene porque convertirse en un gran juego de rol, El simpático planteamiento, como si de un RPG de 8 bit se tratara, pronto se vuelve tedioso con unas mecánicas simples, a las que tampoco ayuda llegar con textos en inglés.

The Longest Five Minutes es el último lanzamiento de Nis America, una compañía especializada sobre todo en juegos de rol que, sólo en 2017, dejó interesantes obras como la edición completa de Disgaea 5 Complete para Nintendo Switch, RPG Maker FES o YS VIII Lacrimosa of Dana.

Su primer lanzamiento de 2018 sigue esta tendencia rolera, pero con un planteamiento distinto. Así, en The Longest Five Minutes, apuesta por un planteamiento, tanto en lo visual como en lo jugable, digno de la época de los 8 bits, y más en concreto, de NES o Nintendo Entertainment System, la primera consola de Nintendo.

No sólo este planteamiento es atípico: la aventura comienza justo frente al enemigo final, el rey de los demonios, con el protagonista, llamado Flash Back en un gracioso giro, totalmente amnésico. Así comenzarán los cinco minutos más largos a los que hace referencia el título, en los que tendremos que recordar nuestra aventura para que Flash recupere sus habilidades (y recuerdos, por supuesto).

Este original esquema nos invita a recordar pasajes concretos de la aventura, que se van desbloqueando en una especie de diario de viaje, y que podemos rejugar cuantas veces queramos para cambiar algunas decisiones en algunos diálogos y así desbloquear nuevas opciones.

The-Longest-Five-Minutes-1

Los accesorios imprescindibles para tu Nintendo Switch

Pero, lo cierto es que, a pesar de esta original propuesta, The Longest Five Minutes peca de ser muy sencillo a todos los niveles. En todo momento flirtea peligrosamente con la idea de ser una visual novel, en la que leemos textos y más textos, y apenas interactuamos. Por ejemplo, durante la primera hora de juego, es básicamente lo único que hacemos, sin llegar a controlar directamente a los personajes, o combatir.

Cuando llegan los momentos jugables, todo es realmente sencillo, como si se hubiera reducido a la mínima expresión para que cualquiera pudiera jugarlo, Esto se hace especialmente evidente a la hora de explorar una ciudad, recorrer el mapa del mundo o pelear (en unos combates por turnos con opciones clásicas como atacar, usar hechizos e ítems, huir...).

The-Longest-Five-Minutes-2

Esta sencillez prosigue incluso en decisiones de diseño como la forma de subir de nivel. Cuando "recordamos" una nueva escena, empezamos con un nivel impuesto, lo que aniquila casi por completo que tengamos grindear y combatir para subir de nivel. Sí, podemos enzarzarnos en combates aleatorios para subir de nivel, pero esa subida se "pierde" al iniciar un nuevo recuerdo, que de nuevo, fija el mínimo nivel con el que empezamos.

Hay minijuegos, tareas secundarias y objetivos opcionales que le dan algo de vidilla, pero por regla general, todo en The Longest Five Minutes es francamente sencillote y básico, algo que incluso se nota en el control (no nos movemos en diagonales), las pocas acciones que podemos hacer fuera de los combates...  

The-Longest-Five-Minutes-3

Quizá, lo único que se sale un pelín de esta sencillez, sea la parte artística del juego. La inmensa mayoría del juego remite a pixel art y la estética de los 8 bits de Nintendo, pero al mismo tiempo sorprende con unos personajes hiperexpresivos, un buen diseño de las criaturas y unos primeros planos que parecen salirse de la pantalla... aunque lo cierto es que no abundan.

La música chiptunera, con algunos pegadizos temas como el que suena cada vez que aparece el rey de los demonios, ponen la guinda a un título que aboga por eso, por la sencillez y la simpatía. El único problema, al menos para una parte de los usuarios, es que llega con todos los textos en inglés, lo que impedirá que algunos disfruten de su historia (algo que también es una constante en muchos juegos de Nis).

The-Longest-Five-Minutes-4

Pero, aun con todo, quienes busquen una buena historia, y un festival de clichés y guiños a los juegos de rol de la era de los 8 bits, disfrutarán de una propuesta distinta... aunque quizá no para todos los paladares. Por suerte, se puede disfrutar y leer los textos perfectamente en el modo portátil de Switch (que, es la única versión con edición física), y también  en PS Vita.

Valoración

Un juego de rol que parte de una original premisa, pero que peca de ser tremendamente sencillo en todas sus facetas jugables, hasta el punto de, en ocasiones, casi parecer más una novela visual (que por desgracia llega con los textos sin traducir). Visualmente, aunque parece un juego de NES, tiene detalles soberbios, como personajes muy expresivos.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La simpática historia. Muy sencillo a la hora de jugar. La expresividad de sus pixelados personajes.

Lo peor

Un simplón híbrido entre RPG de 8-bits y novela visual. Está en perfecto inglés.