Ir al contenido principal
Lost in Random
Análisis

Análisis de Lost in Random, una aventura gótica que no deja su encanto al azar

Versión comentada: PS5

La aleatoriedad es la clave en esta nueva aventura de acción, en la que una simple niña puede ser la clave para arreglar este extraño mundo de estilo gótico.

Es complicado sobresalir en un género tan superpoblado como el de las aventuras de acción, pero el nuevo juego de EA Originals (la línea dedicada a dar visibilidad a los estudios independientes) lo consigue con un sistema de juego y una estética diferentes. Es el momento de Lost in Random.

La historia nos lleva a Azar, un mundo fantástico en el que antiguamente, todo se decidía al tirar los dados. Ahora, solo la Reina posee uno y lo usa para decidir el destino de los niños que cumplen 12 años. Cuando la hermana de Par, llamada Impar, es llevada lejos de ella por el "capricho" del dado, Par decide ir a buscarla.

Nuestra misión es acompañar a Par mientras se aleja de Umburbio, su ciudad natal, para recorrer el mundo de Azar e intentar rescatar a Impar. Visitamos en orden las 6 ciudades del mundo, que se corresponde con los puntos (uno, dos, tres...) que podríamos recorrer al lanzar el dado.

Además, el "estilo" de la ciudad tiene que ver con esos dados. Así, en Londos todo el mundo tiene dos personalidades, en Triena hay una guerra civil entre 3 bandos... Todo esto nos llevará a resolver misiones en las que buscar objetos o derrotar enemigos para satisfacer las demandas de los extraños personajes que encontramos.

Lost in Random

Como Lost in Random es una aventura de acción, nuestras tareas se dividen en explorar, hablar con los NPCs y combatir. La parte de exploración es muy sencilla y lineal en los primeros compases, pero a medida que llegamos a ciudades más complejas, encontramos numerosos caminos que incluso están a diferentes alturas.

Aquí es donde encontramos una traba del juego: debido a su particular y retorcida estética (luego entraremos en eso), a veces los caminos "serpentean" y se deforman demasiado, lo que puede hacer que nos desorientemos en ocasiones y no sepamos bien hacia dónde ir. Hay un mapa general, pero no indica con detalle nuestra posición.

Por suerte, los objetivos principales suelen estar marcados con un halo dorado, pero si estamos lejos, puede ser difícil intuir hacia dónde debemos ir. Aún así, suele ser divertido "perderse" por los callejones y ver a los extraños personajes que allí habitan. Además, hay coleccionables. Por un lado, podemos disparar a potes que nos den monedas.

Por otro, hay páginas de un libro de cuentos muy bien protegidas, que se liberan al encontrar los interruptores adecuados. Eso y las numerosas misiones secundarias aumentan en mucho la vida de una aventura que, de por sí, es mucho más larga que el típico juego indie. No esperéis un par de horas de partida, no. Lost in Random es una historia bien larga.

Lost in Random

Lo que más os picará será conseguir las cartas adecuadas en vuestro mazo. Para explicarlo, llega la hora de desgranar los combates: estos se desarrollan en tiempo real y consisten en disparar o golpear a los enemigos, pero con miga. Por un lado, por defecto solo tenemos un tirachinas que no los daña y una esquiva. Los enemigos tienen unos cristales azules: ahí debemos apuntar.

Cada vez que golpeamos un cristal, suelta fragmentos que recoge automáticamente Dadelio, un dado mágico que nos acompaña en la aventura. Cuando tenemos suficientes fragmentos, aparece una carta en nuestro marcador. Esta carta puede otorgarnos un arma, una protección, etc. y tiene una valor numérico. Cuando completamos seis cartas, se nos insta a lanzar a Dadelio.

Al lanzarlo, el tiempo se congela y según el número que salga, podremos usar las cartas que abarquen ese valor. Por ejemplo, si sacamos un 4, podremos usar dos cartas de valor 2. Pero claro, hay cartas especiales que reducen el valor del resto, otras que nos otorgan más puntos en la tirada... Jugar con todo esto y con el movimiento que reanude la acción es crucial.

Así, buena parte del encanto de Lost in Random está en acumular nuevas cartas que nos permitan combinaciones letales. Podemos aprender a fijar cartas para que nos aparezcan seguro en una tirada, cambiar las que tenemos en el mazo principal y en la reserva... Este punto estratégico se complementa con la acción en tiempo real estupendamente.

Además de los combates sueltos y contra jefes, existen zonas especiales llamadas tableros donde tendremos que llevar una pieza de ajedrez a la meta. La pieza avanzará según lo que obtengamos al lanzar a Dadelio y cada tablero tendrá unas reglas: enemigos que bloquean el paso, un muro que nos persigue y daña...

Lost in Random

Así, como podéis ver, el desarrollo es sorprendentemente variado y va suponiendo un reto cada vez más atractivo a medida que avanzamos. Y a todo esto se añaden los diálogos con personajes que tienen mucho trasfondo. A veces son excesivamente largos cuando se trata de personajes secundarios, pero se agradece que haya tanto "lore".

Todo esto nos lleva, ahora sí, a la estética tan particular de Lost in Random. Es evidente, desde un principio, que bebe de la icónica Pesadilla antes de Navidad, pero también de otras películas de Henry Selick como Los mundos de Coraline: casas torcidas, personajes monstruosos pero "monos", la sensación de que todos son juguetes de madera o trapo...

El diseño de algunos personajes (incluidos los protagonistas Par y Dadelio) es estupendo, pero sí, no podemos evitar sentir que hay DEMASIADA inspiración en la película de Jack Skellington. Sobre todo con algunos jefes finales... En cualquier caso, su estética resulta irresistible y la mezcla de drama, humor, surrealismo y algo de terror cuajan a la perfección.

La música también tiene cierto puntito a lo Danny Elfman, como era de esperar (muy bien ejecutado), y juega con los cambios de ritmo dinámicos cuando congelamos la acción durante los combates. Las voces son magníficas, pero solo están en inglés, con subtítulos en castellano.

Eso sí, tanto los subtítulos como los menús tienen detrás un trabajo de adaptación soberbio, con divertidos juegos de palabras para los nombres de los personajes (a ver si encontráis a Margarita Cincodedos) y las ciudades, que recuerdan a un retorcido cuento infantil.

Lost in Random

En ese sentido, queremos puntualizar que, por muy caricaturescos que sean los personajes, el juego está pensado más bien para un público adolescente o adulto, porque algunos monstruos podrían dar insomnio a los espectadores más pequeños. Esa parte de terror no quita que sea un título muy entrañable, sobre todo en lo referente a la noble Par y el simpático Dadelio.

En conjunto, Lost in Random ha resultado ser un juego más profundo y atractivo de lo que esperábamos. Aun con sus imperfecciones, es una agradable sorpresa para los aventureros que quieran sumergirse en un mundo diferente y plagado de trasfondo. No nos esperábamos que nos interesara tanto, pero la suerte siempre te sorprende...

Valoración

Al igual que los puntos de Dadelio, el interés por el juego crece más y más a medida que avanzamos, gracias a un estupendo diseño artístico y a su sistema de combate.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

El mundo y los personajes que crea. El sistema híbrido de combate, que gana en profundidad a media que avanzamos.

Lo peor

Lo "super retorcido" de los escenarios hace que a veces cueste orientarse. ¿Se fija DEMASIADO en Pesadilla antes de Navidad?

Y además