Mario + Rabbids Kingdom Battle
Análisis

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle para Nintendo Switch

Por Martín Amechazurra Falagán

Versión comentada: Nintendo Switch

La historia de Mario + Rabbids Kingdom Battle se remonta años atrás, mucho antes de las primeras filtraciones del juego. Hablamos de un 2014 en el que Nintendo dio rienda suelta a Ubisoft para idear un cruce entre sus sagas, lo cual dio lugar a un primer prototipo del juego que consiguió sorprender hasta al mismísimo Shigeru Miyamoto. Tal era la importancia del proyecto que su desarrollo se mantuvo en secreto durante un buen tiempo, y solo fue a finales de 2016 cuando se empezaron a escuchar rumores sobre él en las redes.

Claro está, en un principio se pensaba que se trataba simplemente de un nuevo RPG de Mario pero con los Rabbids de por medio, lo cual no generó demasiado interés. Fue su primer anuncio oficial, hace poco más de dos meses, lo que cambió las expectativas de la gente de manera radical con respecto al juego. Aquí se vieron los primeros detalles reales de Mario + Rabbids Kingdom Battle, un juego de estrategia táctica con una personalidad muy fuerte y una jugabilidad que llamaba la atención, y que despertaba muchas comparaciones con juegos como XCOM. Pero Mario Rabbids es mucho más que un simple "Mario XCOM" o que un "Mario RPG" , y a continuación os explicaremos qué hace que Mario Rabbids sea tan especial.

Lo mejor de los dos mundos

Uno de los elementos que más llama la atención de Mario + Rabbids Kingdom Battle, y probablemente uno de los más interesantes, es el diseño de su mundo. El universo de los Rabbids choca directamente con el mundo de Mario, y dentro de este caos se forman unos escenarios la mar de curiosos, que consiguen mantener la esencia de un "Mario" al uso, pero igualmente se sienten frescos, con un toque de impredecibilidad que hace que desees explorar sus niveles.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

La historia en este caso no es nada del otro mundo (o en realidad sí, si nos tomamos la expresión de manera literal). Los temibles Rabbids se cuelan en el laboratorio de una inventora con su conocida lavadora/máquina del tiempo, donde encuentran un casco capaz de fusionar dos objetos cualesquiera. Obviamente, ninguno de ellos sabe como controlarlo, lo cual desata la locura cuando los Rabbids se empiezan a juntar con todo tipo de objetos, incluso con los pósteres de Super Mario que adornan sus paredes. Esto no solo da lugar a la creación de personajes como Rabbid Peach o Rabbid Luigi, sino que además provoca un bug que les manda directos al Reino Champiñón.

Todo esto queda explicado en los primeros minutos del juego con una escena de introducción bastante divertida, para dar paso directamente al primer mundo del juego. La aventura se encuentra dividida principalmente en cuatro mundos muy variados. Cada uno de estos mundos, inspirados por los niveles de los juegos de Mario, cuentan con un minijefe y un jefe final; y se encuentran a su vez divididos en varios capítulos, en los que podemos pasar de explorar una pradera colorida a una jungla más oscura y cerrada, e inmediatamente después alcanzar una enorme torre hecha con bloques de madera.

La variedad es algo que está muy presente en la ambientación de los niveles del juego. Cada zona cuenta con una gama de colores distintiva que, junto con los entornos y los decorados, ayuda a crear una temática y unas sensaciones distintas para cada uno de sus mundos, algo que se ve también reforzado por la música del juego. Por desgracia, esta variedad no está tan presente en la propia estructura de la aventura y sus capítulos, que a la larga se hacen un poco repetitivos. Completar todos los capítulos del juego (y con ello la aventura principal) nos puede llevar fácilmente más de 20 horas, sin tener en cuenta los retos secundarios.

Y aquí me gustaría hacer una pausa para hablar sobre el apartado sonoro, y para mencionar la gran labor de Grant Kirkhope en el juego. La música, casi sin darte cuenta, logra que te pongas a silbar una alegre canción mientras viajas por el desierto, o que te maravilles con una melodía fantasiosa al adentrarte en una cueva profunda. Se trata de una banda sonora que te emociona, te atrapa, y logra que te metas de lleno en la ambientación del juego. Además, algunos de los elementos decorativos presentes en los niveles, como los tambores de la zona del desierto, comienzan a sonar al ritmo de la música cuando te acercas a ellos, dando una mayor vida y frescura a la banda sonora del juego.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

De vuelta al diseño de los mundos, solo queda hablar por el elemento más impredecible del juego, que son los propios Rabbids. Sus locuras están muy presentes en el juego, con pequeños guiños y chascarrillos escondidos por doquier, y más de uno logra provocar una buena carcajada, aunque pierden un poco el fuelle en las zonas finales. Por otra parte están las poses y las muecas de los propios Rabbids de nuestro equipo, que son tremendamente divertidas de por sí. En esto se ha hecho una gran labor a la hora de caracterizar a los personajes, puesto que cada uno de ellos cuenta con unas animaciones propias, una forma propia de moverse y una manera distintiva de responder a las acciones y los eventos que ocurren.

Bwahcción táctica por turnos

Si el diseño de su mundo es uno de los pilares del juego, el otro pilar se encuentra representado en los combates. Quien haya leído nuestro avance de Mario + Rabbids Kingdom Battle ya sabe un poco por dónde van los tiros, pero vamos a volver a repasar sus conceptos básicos para los recién llegados: Mario Rabbids es, ante todo, un juego de estrategia táctica. Tenemos coberturas de distinto tipo, tenemos habilidades especiales y tenemos una serie de armas de fuego con distintas estadísticas de daño y de alcance. En este sentido, guarda cierta similitud con algunos juegos como XCOM, pero hasta ahí llegan los parecidos.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

Mario + Rabbids Kingdom Battle ofrece una experiencia mucho más dinámica, más centrada en el movimiento, y en la capacidad de adaptarnos a las situaciones de combate, que en ir eliminando a los enemigos de manera metódica. Cada personaje cuenta con tres acciones para realizar durante su turno: la primera de ellas nos permite atacar a cualquier enemigo a nuestro alcance con nuestra arma primaria o secundaria, la segunda nos permite usar una de las dos habilidades especiales de nuestro personaje durante el turno, y la tercera nos permite movernos a cualquier casilla que se encuentre en nuestro rango de movimiento. Estas acciones se pueden realizar en cualquier orden y no son excluyentes entre ellas.

Probablemente el movimiento sea la más interesante de las tres. Al moverse, nuestros personajes pueden embestir a los rivales con los que se crucen durante su trayecto para causarles daño. Algunos personajes solo pueden embestir a un enemigo durante el turno, otros pueden golpear a varios, e incluso alguno puede robarles vida con el contacto. En cambio, si se cruzan con un aliado, pueden optar por usarlo a modo de trampolín, y así alcanzar zonas elevadas o llegar más lejos durante el turno (e incluso pisotear a los enemigos al más puro estilo "Mario" si lo hacemos con el fontanero de Nintendo).

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

Además, los escenarios cuentan con tuberías que nos permiten encadenar movimientos y recorrer gran parte del campo de batalla en un turno. Por todo esto, dominar las habilidades de movimiento es vital para superar los combates, y puede suponer la diferencia entre flanquear al enemigo o ser flanqueado por ellos. Por supuesto, nuestros enemigos no dudarán en utilizar estas mismas habilidades para derrotarnos.

Y es que más de uno se va a llevar una sorpresa con la dificultad de Mario Rabbids. El juego se toma su tiempo para enseñar las mecánicas del combate, con una curva de aprendizaje bien medida, pero que no duda en lanzarnos a situaciones complicadas durante la aventura para desafiarnos. Esto es algo que se nota en especial en el último tramo del juego, donde la dificultad puede llegar a alcanzar un nivel muy elevado.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

Esta dificultad puede ser un poco frustrante en algún momento, aunque tampoco llega a ser "injusta", puesto que las derrotas siempre vienen por algún fallo propio y no por tener mala suerte. A modo de ayuda, en cualquier momento podemos reiniciar el combate y cambiar nuestros personajes y equipamiento antes de luchar, para probar nuevas estrategias. Y si todo falla, siempre se puede activar el Modo Fácil, que no debilita a los enemigos, pero nos aporta un bonus del 50% en nuestra salud durante dicho combate. El objetivo es ofrecer un desafío que ponga a prueba a los jugadores más experimentados, sin obstaculizar el progreso de aquellos que simplemente quieran disfrutar de la aventura.

Personalización y mejoras

Una de las mejores formas de prepararse para los combates más difíciles es mejorando las habilidades y el equipamiento de nuestros héroes. Para ello necesitaremos de dos recursos: los orbes de batalla y las monedas de oro. Ambos recursos se obtienen al completar los combates, así como explorando los mundos del juego, y nos permiten comprar nuevas y mejores versiones de nuestras armas, o mejorar las distintas habilidades de cada uno de los personajes.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

La personalización es, por tanto, un elemento de gran importancia en Mario Rabbids. Cada personaje cuenta con un arma característica, ya sea el cañón de mano de Mario y de Rabbid Peach, la "aspiradora" de francotirador de Luigi o la devastadora escopeta que portan Rabbid Mario y la Princesa Peach. Todas y cada una de ellas cuentan con un valor de daño, un alcance y un efecto especial que, en caso de activarse, puede provocar distintos estados en los enemigos (congelado, ardiendo, entintado, pegado al suelo, etc...).

Por otro lado, los personajes poseen un árbol de habilidades individual, con distintas posibilidades de mejora únicas a cada uno de ellos. También poseen dos habilidades especiales cada uno de ellos, que permiten curar o proteger a los aliados cercanos, atraer a los enemigos o reaccionar a las acciones enemigas, por mencionar algunas. De esta manera, con un arma característica y unas habilidades únicas, cada personaje nos ofrece unas posibilidades diferentes en el combate, y será muy importante conocerlas a fondo para triunfar.

Un mundo por explorar... o cuatro

Claro está, si queremos mejorar más a nuestros personajes toca ponerse a explorar. Cada vez que se completa un mundo desbloqueamos una nueva habilidad de exploración, como poder empujar bloques o agarrar objetos, que nos abre nuevos caminos por explorar. Por supuesto, una vez completado un mundo podremos regresar a él todas las veces que queramos, no solo para hacernos con todos sus coleccionables y superar sus puzzles, sino para afrontar un nuevo tipo de retos: los desafíos.

Análisis de Mario + Rabbids Kingdom Battle

Cuando completamos un mundo se desbloquean una serie de desafíos, los cuales están repartidos por los niveles de ese mundo. En estos desafíos nos encontraremos con unas situaciones de combate de lo más variadas, que abarcan desde "acabar con X enemigos en un turno" hasta provocar que un enemigo nos mande por los aires de un mamporro en una dirección determinada para llegar a una zona objetivo. Se trata de un buen método para obtener nuevos recursos y mejorar a los héroes, así como mejorar nuestra propia habilidad como jugador.

Además, cada mundo de Mario + Rabbids Kingdom Battle esconde un nivel secreto que solo es accesible con las nuevas habilidades de exploración que obtengamos, en el que nos encontraremos de nuevo con los minijefes que hayamos derrotado en dicho mundo. En caso de superarlo, obtendremos una versión dorada (y más poderosa) de alguna de las armas de ese mundo. Los retos y los niveles secretos aportan objetivos adicionales para los jugadores más completicionistas.

Modo cooperativo para dos jugadores

Y todavía queda hablar del modo cooperativo de Mario Rabbids. Se trata, cómo no, de un modo de juego cooperativo para dos personas en modo local. Con un Joy-Con para cada uno, y con dos personajes por persona, los jugadores deben colaborar para superar una serie de desafíos de combate, a cada cual más complicado. A la hora de probar este modo conté con la ayuda de una persona que no había jugado nunca a un juego de este tipo y, para mi sorpresa, se adaptó a su jugabilidad con bastante rapidez.

Se trata por tanto de un modo que no pone trabas a la hora de afrontarlo con alguien que no sepa jugar al juego. Los primeros niveles ofrecen un reto más sencillo para enseñar las mecánicas básicas, aunque los siguientes niveles pueden ser realmente complicados. Además, cada nivel cuenta con tres grados de dificultad (fácil, normal y difícil) que facilitan el poder jugar con un novato, así como elevar la dificultad para pasarlas canutas con tus amigos. No es un modo que aporte mucho más aparte de nuevos retos, pero es un añadido que se agradece.

La gran aventura de los Rabbids

En resumidas cuentas, Mario + Rabbids Kingdom Battle es un juego que cuenta con un sistema de combates tan dinámico y divertido como desafiante, así como con un universo que ha sido diseñado con pasión, que se aprovecha del motor Snowdrop para ofrecer unos niveles que lucen de maravilla en Nintendo Switch. Puede que la aventura se haga un poco densa a la larga, y que algunos de los combates peguen una importante subida de dificultad, pero la aventura de los Rabbids en el mundo de Mario supone una experiencia innovadora que se merece toda nuestra atención.

Valoración

Mario + Rabbids Kingdom Battle es una aventura única, es el choque de dos mundos que aparentemente no tienen nada que ver, pero que juntos funcionan de maravilla. El empleo del motor Snowdrop de Ubisoft le sienta como un guante a una aventura colorida que luce de maravilla en pantalla, y que es capaz de sacarte una carcajada cuando menos lo esperas

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Combates desafiantes y divertidos, unos gráficos brillantes y coloridos, una banda sonora encantadora y un gran sentido del humor

Lo peor

Los elevados picos de dificultad en algunos niveles, la dinámica de exploración-combate-exploración se hace repetitiva con el tiempo

Lecturas recomendadas