Mortal Kombat 11
Análisis

Análisis de Mortal Kombat 11 para PS4, Xbox One y PC

Por Daniel Quesada

Ha llegado el momento de sangrar de nuevo. Ese será el menor de vuestros problemas con Mortal Kombat 11, un juego de lucha que mantiene el buen ritmo de las entregas anteriores. Esto sí que son Kombates con K mayúscula.

Os estábais relajando demasiado, así que los chicos de Warner Bros. y Netherrealm han decidido volver a la karga con una nueva entrega de su franquicia más celebrada. Mortal Kombat 11 llega a PS4, Xbox One y PC (más tarde llegará a Switch) con un juego que quiere recuperar el éxito del excelente Mortal Kombat X, el cual propuso un menú muy equilibrado de lucha, competitividad, progreso técnico... Y gore, claro. Por si no lo recordáis, aquí tenéis nuestro análisis original de Mortal Kombat X.

Escucha la música original de Mortal Kombat 11

Ahora, Mortal Kombat 11 mantiene todo lo bueno que ya vimos en ese juego (en conjunto, lucha 2D muy equilibrada, pero orientada a que casi cualquiera pueda animarse a echar unas partidas sin ser un "crack" del género) y lo expande con más personajes y opciones, además de un apartado técnico de primer nivel. Así, los kombates vuelven a basarse en lucha más o menos convencional dividida en dos rounds y, en el último, como es tradición, podemos humillar a nuestro rival con los correspondientes Fatalities, a los que ahora podemos añadir los Brutalities y Mercy.

Además, se mantienen los elementos interactivos de los escenarios (algo que comparten con la "franquicia hermana" de Injustice), de tal forma que a veces podemos lanzar objetos al enemigo, usarlos para catapultarse hasta otro lugar de la lucha o restregar al rival contra un cactus para hacerle pupita extra, por ejemplo. Pero pongámonos en kontexto.

La historia de Mortal Kombat 11 kontinúa tras los acontecimientos del juego previo, de tal forma que Liu Kang o Kitana se han pasado al "lado oscuro" y Raiden ha doblegado a Shinnok. Precisamente, las acciones extremas de Raiden provokan que Kronika, una deidad enkargada de kontrol del tiempo, decida tomar cartas en el asunto y manipule el flujo temporal con la intención de krear una nueva era a su antojo. Además de ella (que actúa a modo de jefe final tanto en la historia komo en el modo Torres, así que no la podamos controlar), llegan otros 3 personajes nuevos: Geras (un esbirro de Kronika, que ataka con arena y también puede pausar el tiempo), Cetrion (deidad que representa el lado luminoso de las cosas) y Kollector, una especie de ladronzuelo con 4 brazos. Por cierto, Shao Kahn está en el juego, pero solo para los usuarios que lo hubieran reservado.

Mortal Kombat 11 - combates

En konjunto, tenemos 25 luchadores (bueno, quizá haya algún sekretillo más, pero mejor nos lo callamos), que es una cifra bastante razonable, pero en esta entrega nos quedamos sin personajes tan chulos como Mileena, Sindel o Goro. Parece que en los DLCs llegarán personajes como Shang Tsung (al cual vemos en el modo Kripta, del que luego os hablaremos) o Sheeva, que de hecho aparece en el modo Historia. La verdad, suena un poco "usurero" que se reserven esos personajes para sakar un dinero extra, cuando estos ya están en el juego, pero parece que son los tiempos que nos tocan vivir... En cualquier caso, la cifra es más que suficiente.

El katálogo de movimientos es muy similar al que vimos en entregas previas y todos conservan sus ataques más karacterísticos, con pequeñas variantes y ligeros cambios en el sistema de juego: ahora no hay una barra para movimientos especiales. En su lugar, tenemos una para usar movimientos especiales mejorados (pulsando R1 en el caso de PS4) y otra para interactuar con algunos objetos del escenario (algunos se lanzan, otros sirven para saltar lejos y otros causan daño directo al rival) o usar maniobras defensivas.

Mortal Kombat 11 - Fatal Blow

Cada una de estas dos barras está cargada al inicio del combate, tiene dos slots de uso y se rellenan solas con el paso del tiempo. ¿Y qué pasa con esos X-Ray Attacks que tanto juego dieron en Mortal Kombat X? Pues siguen aquí, pero esta vez se llaman Fatal Blows y, para poder utlizarlos, nuestra barra de salud tiene que estar ya en su último tramo. Vamos, que son una maniobra de último rekurso, pero siguen generando un daño tremendo, en unas secuencias de vídeo que duelen con solo verlas.

Y ya que nos metemos en el lado más sangriento del juego, tenemos que hablar de nuestro viejo amigo, el Fatality. Cada luchador tiene un Fatality por defecto, más otro que se desbloquea investigando en la Kripta. Como siempre, estos se ejecutan con una secuencia de cuatro direcciones y un botón, así que no es especialmente complicado, si bien es importante controlar la distancia de ejecución y el timing. Consejito: usad la cruceta para esos momentos, se consigue más precisión.

Además de estos, regresa el Brutality (estuvo en Mortal Kombat X, pero mediante una actualización posterior). Cada luchador tiene más de uno y estos se ejecutan justo antes del final del combate. Ni Finish Him! ni gaitas: un golpe directo que revienta al rival de forma inesperada. Para que os hagáis una idea, el Brutality que poseen todos, llamado "El Klasico", se ejecuta pulsando abajo y puñetazo, para dar pie a un gancho que haga volar la cabeza del rival. Suele haber requisitos para ejecutarlo (no cubrirse en el combate, dejar pulsado un botón, etc). Para terminar, también podemos ejecutar un Mercy, que consiste en dar un pelín de salud al rival caído, para que tenga una última oportunidad de ganar el kombate. Muy seguros de vosotros mismos tenéis que estar para optar por ello...

Mortal Kombat 11 - Fatality

En cualquier caso, Mortal Kombat 11 es un festival continuo de sangre, ojos atravesados, huesos partidos y, sí, bastante humor negro, gracias especialmente a unos Fatality bastante creativos. El premio del año, sin duda, es para el de Johnny Cage, absolutamente tronchante (y nunca mejor dicho).

El catálogo de modos de juego no es sorprendente, pero desde luego nos tienen bien abastecidos. El modo Historia durante entre 5 y 6 horas y está lleno de escenas movidas con el motor del juego, en las que, en ocasiones, podemos decidir entre dos quién pelea.

Mortal Kombat 11 - Modo Historia

Las escenas son muy intensas (eso sí, con voces en inglés y subtítulos en castellano) y su ritmo está mejor llevado que en la entrega previa, especialmente en la recta final, que resulta bastante emocionante. Aparte, tenemos Versus local u online (o bien contra la consola), Torneo, el nuevo modo Entrenamiento (con una opción especial para entrenar Fatalities), combate de IA con nuestros luchadores enfrentándose a los de otro jugador, un museo de bocetos y escenas, las Torres y la Kripta.

Las Torres son un klásico de este juego de lucha. Tenemos unas que van cambiado con nuevas propuestas (necesitamos estar online para ver los nuevos retos) y las torres tradicionales, que se juegan offline. Estas son lo más parecido a un modo Arcade de toda la vida, con circuitos que van desde vencer a 5 luchadores hasta una torre de supervivencia (peleamos con un rival tras otro hasta perder nuestra salud) o una torre infinita, con combates hasta que nos aguante el cuerpo. En algunos de estos kombates tenemos variables que alteran la dinámica: trampas en el escenario, velocidad de movimientos diferente, controles alterados...

Mortal kombat 11 - Torres

También podemos gastar konsumibles que nos den algo de ventaja, como recuperar salud cada cierto tiempo. Sin duda, sigue siendo una dinámica muy divertida. Otros combates pueden esconder Desafíos del dragón: además de pelear, podemos cumplir tareas secundarias (dar cinco patadas agachados, cambiar de posición cuatro veces, etc.) que, de ser cumplidas, nos dan dinero extra. Al superar las Torres, podemos ver el final de cada luchador, creado a partir de un par de imágenes animadas, que nos muestra qué haría si accediera al poder de las Arenas del Tiempo de Kronika.

Mortal Kombat 11 - Final

Y ese dinero se usa, precisamente, en el modo de juego que nos quedaba por cubrir: la Kripta. En esta ocasión, tenemos una especie de minijuego de exploración en tercera persona, en el que un luchador llega a la isla de Shang Tsung y la recorre para hallar todos sus cofres del tesoro. Abrir cada cofre requiere una cierta cantidad de dinero y no sabemos lo que kontiene hasta que lo abrimos. Puede tratarse de un skin para un luchador, fondos para nuestra tarjeta de jugador, bocetos, nuevos fatalities o incluso objetos que, al juntarse de acuerdo a recetas concretas, pueden dar pie a objetos konsumibles que nos den ventajas en las Torres.

En definitiva, no hay novedades de relumbrón (básicamente, se sigue el kamino del éxito marcado desde Mortal Kombat 9) y, de hecho, hubiéramos agradecido alguna variedad más tanto en los combates (¿Babalities? ¿Friendships? ¿cambios de escenario?) como en los modos de juego, pero todo lo que está, está muy bien hecho y garantiza diversión tanto multijugador como en solitario. Por cierto, podéis dedicar mucho tiempo a trastear con versiones personalizadas de los luchadores, en las que decidáis qué movimientos de su catálogo usan o qué aspecto tienen, con múltiples variaciones de sus trajes o de las armas que usan. No suele haber cambios muy drásticos en ese sentido, pero se agradece diseñar a los combatientes a nuestro gusto.

Mortal Kombat 11 - Kitana

El apartado técnico sí que ha pegado un buen subidón desde la última entrega. Los chicos de Netherrealm repiten la propuesta visual de Injustice 2 y optan por presentar a unos luchadores con rostros y movimientos capturados de actores reales. Tantos las voces como los rostros os sonarán de Injustice 2, pero además hay actores invitados de lo más curiosos. Así, el mismísimo Cary Tagawa, que interpreó a Shang Tsung en la película de Mortal Kombat de 1995, vuelve para prestar su rostro a ese personaje; la luchadora Ronda Rousey presta su voz a Sonya Blade... Vamos, que hay un cierto aire cinematográfico que ayuda a levantar aún más un motor gráfico (una versión personalizada del ya "antiguo" Unreal Engine 3, lo cual tiene doble mérito) que luce de maravilla en movimiento.

Ojo a los escenarios, cuya estética y colorido asombran. En Xbox One X, la resolución de los combates alcanza los 3200x1800 píxeles, mientras que las escenas de vídeo, que van a 30 fps, sí alcanzan los 3840x2160, el ansiado 4K. PS4 Pro también alcanza esa cifra en las escenas, pero con algo de downsample y se queda en una resolución muy digna de 2560x1440 durante los combates. Por ahora, nosotros lo hemos podido jugar en PS4 Pro y no sabemos exactamente cuántos pixelitos hay, pero se ve de lujo, desde luego.

Mortal Kombat 11

La versión de PC promete estar más optimizada que en entregas previas (Mortal Kombat X tuvo problemas severos en el frame rate) y, por su parte, Mortal Kombat 11 de Switch llegará el 10 de mayo, con la promesa de Ed Boon de que alcanzará los 60 frames por segundo. Confiamos en que se cumplirá, pero por ahora tenemos la certeza de que, en las plataformas en las que ha salido, Mortal Kombat 11 es uno de los mejores juegos de lucha del momento, aunque no sea el más original... Ni desde luego, el más sutil.

Valoración

Una nueva muestra del buen hacer de Netherrealm. Es verdad que denota una cierta falta de ideas respecto a entregas previas, pero todo lo que aparece está muy buen pulido. Lucha y espectáculo que no decepcionan.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

El renovado e impactante apartado gráfico. Lo bien equilibrado que está en su jugabilidad y en las dosis de violencia, aventura y humor.

Lo peor

Que se reserven para los DLCs luchadores que deberían estar ahí de base.

Y además