One Piece World Seeker
Análisis

Análisis de One Piece World Seeker para PS4, Xbox One y PC

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

Los piratas del Sombrero de Paja viajan a un nuevo entorno. Isla Prisión nos da la bienvenida en One Piece World Seeker, la primera aventura abierta inspirada en el manga de Eiichiro Oda. Es hora de sacar a pasear nuestra Galleta Galleta Metralleta. ¿No se decía así?

One Piece sigue navegando por las consolas gracias a su nuevo videojuego, uno en el que han querido ser más ambiciosos de lo habitual. Y es que este One Piece World Seeker para PS4, Xbox One y PC es la primera aventura de mundo abierto con la que se atreve la franquicia. Ya vimos algunas pruebas en esta línea con títulos como los Unlimited World, pero aquí se va más a saco con nuestra libertad de movimientos. Pero primero vayamos con la historia.

¿Quieres iniciarte en el mundo de One Piece? Empieza por aquí

One Piece Unlimited World nos cuenta cómo Monkey D. Luffy llega junto a sus compañeros a Isla Prisión, un nuevo entorno en el que varias facciones están peleando por el poder después de que muriera su anterior gobernadora. Ahora, el legado pasa a su hija Jeanne, que nos acoge con los brazos abiertos a pesar de que seamos unos "miserables" piratas, una perspectiva que no comparte todo el mundo en la isla. Por ejemplo, Isaac, que parece controlar todo el entramado militar de la Marina en este entorno. Nuestro objetivo es reunirnos de nuevo con la tripulación del Thousand Sunny para después desentrañar los misterios de la isla y su lucha de facciones.

One Piece World Seeker

Como decíamos al principio, el desarrollo es totalmente abierto: podemos explorar la isla a nuestro antojo y consultar tanto el minimapa como el mapa general para decidir dónde queremos ir. En él se muestran los objetos cercanos que podemos recoger, cofres del tesoro y misiones, tanto principales como secundarias. Como podéis suponer, las principales son algo más chungas (vienen marcadas con una, dos o tres calaveras según su dificultad), pero también son las que permiten que avance la trama. Marcadas en azul encontramos las secundarias, que nos sirven para conocer mejor a los habitantes de la isla y acumular puntos de experiencia, algo que analizaremos un poquito más abajo.

En el juego solo podemos controlar a Luffy, pero por suerte nuestro elástico amiguete es bastante versátil. A la hora de desplazarse, puede caminar, saltar o usar sus brazos extensibles para catapultarse hasta puntos elevados. Tenemos una retícula que aparece en los puntos que podemos alcanzar de esta forma, al más puro estilo de los Tomb Raider recientes, Uncharted o Assassin's Creed Syndicate. Además, muy pronto podemos desbloquear la habilidad de salir disparados unos metros hacia delante tras ejecutar ese movimiento, así como la posibilidad de ejecutar en el aire el Goma Goma OVNI, con el que planeamos durante unos segundos.

One Piece World Seeker

¿Y cómo hacemos todo esto? Pues acumulando puntos de habilidad, claro. A medida que superamos misiones y derrotamos enemigos, ganamos puntos de habilidad que podemos invertir en un sencillo árbol de mejoras. Las hay destinadas a nuestras características generales, como ser más resistentes o tener más barra de salud; dedicadas a la recolección, como encontrar más objetos al abrir cofres; dedicas al haku de exploración, que nos ayuda a escanear el entorno (una especie de vista de águila o instinto de supervivencia, si volvemos a los ejemplos anteriores) de forma más efectiva; o las destinadas al modo armadura, que nos ayudan a ejecutar ataques más devastadores.

Y es que a la hora de movernos, podemos estar en el modo de exploración por defecto, en el que podemos movernos más rápido pero atacar con menos fuerza o el ya citado modo armadura, en el que somos más lentos, pero podemos cubrirnos y hacer mucho más daño. En ambos modos podemos atacar a media distancia con nuestros puños, pero después de lanzar unos cuantos golpes así necesitamos un tiempo de recarga (¿recarga de puños? ¿ein?), así que hemos de lanzar nuestros "disparos" con mesura.

También hay ciertos tramos en los que podemos infiltrarnos metidos dentro de un barril para que los soldados no nos detecten, pero lo cierto es que suelen "cazarnos" en cuanto nos ven desde lejos y, la verdad, tardamos menos en cargárnoslos a puñetazos. Eso sí, si tenemos la ocasión de pillar a un vigilante por la espalda, podemos noquearlo de un solo golpe. Pero vamos, como decimos, por lo general es más rápido ir en plan apisonadora.

One Piece World Seeker

Además de todo ello, podemos fintar ataques y, si lo hacemos en el momento justo, ralentizaremos el tiempo un par de segundos, lo que nos da ventaja. A partir de la mitad de la aventura, desbloqueamos el modo Cuarta Marcha. Ya sabéis, la versión más poderosa de Luffy, en la que se transforma y da unos puñetes como panes. Para entrar en este modo, tenemos que rellenar nuestro medidor de tensión (a base de atacar al enemigo) hasta 3 veces y, después de unos segundos de uso, volveremos a nuestra forma original y no podremos acumular tensión durante un tiempo.

One Piece World Seeker

Si no queremos arriesgar tanto, también podemos invertir uno, dos o tres medidores de tensión en técnicas de ataque igualmente burras, como la Metralleta de Elefante. No echaréis en falta ninguno de los ataques más brutotes ideados por Eiichiro Oda en el manga.

Por supuesto, tampoco echaréis en falta ninguno de los nakamas de Luffy. Nami, Chopper, Franky y el resto de la tripulación del Thousand Sunny hacen su aparición en One Piece: World Seeker, aunque lo cierto es que solo participan en algunos diálogos y en ciertas funciones secundarias. Así, por ejemplo, podemos ir a nuestro barco para pedir a Sanji que prepare nuevos platos. Él nos dirá los ingredientes que nos faltan y tendremos que mandar a un miembro de la tripulación a por ellos. Cuando transcurra un tiempo, regresará con el producto obtenido. También podemos pedir a Franky que, a partir de los materiales que hayamos encontrado, fabrique accesorios que mejoren algo nuestras estadísticas. Eso sí, no esperéis una personalización como la de un Assassin's Creed Odyssey, aquí solo podemos colocarnos un accesorio que sustituya al anterior, aunque si nos lo curramos mucho podemos conseguir atuendos especiales para Luffy.

One Piece World Seeker

En cualquier caso, todas estas tareas secundarias dejan en evidencia el que, creemos, es el principal defecto de One Piece: World Seeker. Para tener espíritu de aventura abierta, todas las misiones secundarias son bastante sosas y no nos proporcionan una recompensa que nos anime a ir a por ellas, más allá de acumular un puñado de puntos de habilidad más. Es más, si no vais al Thousand Sunny a cumplir esos objetivos que comentábamos, no pasa nada, porque no os van a hacer ninguna falta esas mejoras. Sí tiene algo más de gracia el menú de karma, que nos plantea cuánta afinidad hemos acumulado con cada personaje secundario. Para subir nuestra afinidad, podemos cumplir tareas como catapultarnos durante X segundos, derrotar a X enemigos, etc. Si alcanzamos el 100% de karma con algún personaje, desbloquearemos una escena secreta.

El conjunto de estos retos secundarios no consigue atraernos como para desviarnos de las misiones principales, que son, además, en las que encontramos los desafíos más atractivos, como enfrentarnos a jefes finales que ya conocemos del manga, del calibre de Germa 66 o Kizaru. Ellos siempre nos dicen que nos preparemos para lo que viene... Pero lo cierto es que no va a haber demasiado por venir. Nosotros, que no somos ningunos paladines del mando, hemos podido completar la historia en 14 horas clavadas, llevando a cabo un puñadito de misiones secundarias, lo cual se aleja mucho de las brutales marcas de títulos actuales como los ya citados Assassin's Creed o Red Dead Redemption 2. Al menos, la historia sí tiene un trabajo relevante detrás y conseguiréis entrar en la tortuosa relación entre Isaac y Jeanne.

El mapeado de Isla Prisión, sin ser enano, tampoco es especialmente grande. Visitamos un par de ciudades grandes, una mina y algunas instalaciones militares, pero no hay muchas actividades que llevar a cabo en ellas, más allá de hablar con los NPCs. Salvo en ciertos tramos del juego, podemos ejecutar viajes rápidos de un punto clave al otro, por lo que podemos avanzar en la historia a toda pastilla.

En cuanto al apartado técnico, también tenemos sentimientos encontrados. Por un lado, los escenarios y sus texturas sí están a la altura de las circunstancias, pero el modelado de los personajes y sus animaciones durante el juego no pasan de correctitos. Sí, los ataques especiales de Luffy molan todo con esos espectaculares ángulos de cámara y hay efectos de partículas chulos, pero la cantidad de polígonos por personaje es muy justita y sus animaciones fuera de los combates son un tanto robóticas y repetitvas, especialmente en los diálogos. Vale que esto es un juego de mundo abierto, pero después de lo visto en otros juegos tipo anime como los Naruto Ninja Storm o Dragon Ball FighterZ (incluso Unlimited World R, si nos apuráis) aspiramos a un poco más de espectacularidad técnica. El sonido, con voces en japonés (las de los actores originales de la serie, como nos tienen acostumbrados en Bandai Namco) subtituladas al castellano, sí nos presenta unas melodías bastante pegadizas y atractivas.

One Piece World Seeker

En definitiva, One Piece World Seeker es una aventura correcta, pero sin alardes, que tiene un especial atractivo para los seguidores de este manga shonen por la cantidad de secundarios que desfilan por ella, pero que se puede quedar cortita si queréis algo más ambicioso. Es como Brook: tiene su gracia si te va ese rollo, pero al final no deja de estar en los huesos...

Valoración

Satisfará bastante más a los fans de One Piece (gracias al regreso de personajes icónicos y una buena ambientación) que a los que quieran una aventura abierta potente. Correcto y espectacular por momentos, pero algo corto en ambición.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Los ataques y movimientos especiales de Luffy. Volver a ver a enemigos icónicos del manga.

Lo peor

Se queda en la punta del iceberg de lo que podría haber ofrecido una aventura así. Técnicamente, es irregular.