The Outer Worlds
Análisis

Análisis de The Outer Worlds en Nintendo Switch - La aventura es "falible"

Por Daniel Quesada

La aventura espacial de The Outer Worlds llega a Nintendo Switch con algunos meses de retraso y más de un problemilla gráfico. Os contamos sus diferencias... ¡Pero no dejéis de confiar en la familia de Ganga Espacial!

Muchas veces, es difícil destacar entre tanta cantidad de juegos, sobre todo cuando muchos son del mismo palo. Por eso, a buena parte de la comunidad pilló por sorpresa, hace unos meses, el lanzamiento de The Outer Worlds, un juego de Obsidian Entertainment que, sin ser un Fallout, recuperaba todo lo bueno que había aportado esa compañía en su paso por esa franquicia y otras como South Park. Ahora, The Outer Worlds llega a Switch en una versión idéntica en su desarrollo, pero algo mermada en otras facetas.

La historia de The Outer Worlds nos lleva a un futuro lejano. Nuestro protagonista (hombre o mujer, según prefiramos, pues no afecta al desarrollo) es el único tripulante de la nave Esperanza que ha despertado de su hibernación... décadas después de lo planeado. El objetivo era llegar al sistema Alción, pero algo se torció por el camino. Ahora, el científico rebelde Phineas Welles nos ha despertado para ayudarle a frenar a las empresas de Alción, que parecen haber transformado el utópico destino de la colonia en algo mucho más... Corporativo.

A bordo de nuestra nave, la Falible, hemos de visitar una decena de planetas y superar una aventura en primera persona que combina los momentos de acción, con la exploración y los diálogos. Esta última faceta, de nuevo, recuerda irremediablemente a juegos como Fallout New Vegas, con muchas opciones de diálogo, algunas dependientes de que mejoremos facetas como la medicina o la mentira y, en consecuencia, montones de posibles ramificaciones que hacen que podamos superar una misión de forma muy rápida... O mucho más larga, pero quizá con mejores resultados.

En nuestro análisis de The Outer Worlds para PS4, One y PC os damos más detalles sobre el desarrollo del juego (aquí nos centraremos más en los cambios de esta versión), pero podéis tener claro que el juego ofrece todo lo que cabría esperar de un título de aventura especial: en los tiroteos podemos usar toda clase de armas, aprovechar momentos de acción ralentizada con la dilatación táctica del tiempo, usar a compañeros que reclutemos para dar un toque más estratégico, infiltrarnos para atacar por la espalda y hacer más daño...

Al final, tenemos mucha libertad para explorar los planetas y, de hecho, ni siquiera es necesario verlos todos para superar el juego, tarea que se puede llevar a cabo en unas 15 horas. Claro que, si nos ponemos a buscar a saco, esa cifra se puede duplicar fácilmente, porque hay muchos secretos y sorpresas por descubrir, además de constantes ramificaciones de la historia que nos invitan a rejugar la experiencia.

Ya que The Outer Worlds ha llegado a Switch, se ha querido aprovechar para añadir la posibilidad de controlar al personaje de forma clásica (con stick y botones) o bien usar el control por movimiento de la consola: al mover los joy-con, podemos redirigir al personaje, aunque el stick también seguirá funcionando. Podemos activar la opción de que este control por movimiento solo se use al presionar el gatillo de apuntar (y no en los momentos de exploración) o bien hacer que este sistema esté disponible en todo momento. Es una opción interesante, aunque a la larga parece más cómodo usar el estilo clásico. En cualquier caso, es más bien una cuestión de gustos.

The Outer Worlds en Switch

Cuando pasamos al rendimiento gráfico, encontramos el gran problema de esta versión: en modo televisor se alcanzan los 1080p y en modo portátil, 720p, pero lo cierto es que a efectos prácticos no se nota por los motivos que vamos a exponer. Lógicamente, no esperábamos un rendimiento idéntico al de PS4 o Xbox One, pero las texturas han pegado un bajón terrible, hasta el punto de verse borrosas. Algo similar pasa con la iluminación, mucho más básica y dura que la que encontrábamos en las primeras versiones, lo que da un aspecto más tosco al conjunto. El resultado es un apartado gráfico muy turbio, que hace que a veces nos den ganas de frotarnos los ojos porque instintivamente pensemos que tenemos la vista borrosa. Los modelos de personajes también se han simplificado, aunque durante los primeros planos dan algo más el pego.

The Outer Worlds en Switch

Por otro lado, se anunció que se alcanzarían unos 30 frames por segundo estables en toda la partida, pero nosotros hemos notado más de un bajón al entrar en ciudades pobladas o cuando hay muchos enemigos. Si esto fuera una mera "pijería" gráfica no habría mayor problema, pero lo cierto es que todos estos problemas acaban afectando a la experiencia de juego: se hace más difícil apuntar con precisión (y este es un juego en el que un tiro a la cabeza o a un brazo afecta a cómo derrotar a un enemigo) y, debido al emborronamiento gráfico, a veces no se ven las cosas con la claridad necesaria.

The Outer Worlds en Switch

Es una verdadera pena, porque el resto del conjunto sigue siendo tan genial como siempre: vamos a encontrarnos diálogos tronchantes e ingeniosos, situaciones de dilema moral que os harán pensar "aaay, si hubiera elegido lo otro" a posteriori, muchos secretos y, en definitiva, un universo atractivo y apasionante. Por eso, seguimos recomendando que os lancéis a por The Outer Worlds también en Switch, porque al superar sus escollos, encontraréis una aventura de lo más galáctica... Aunque en ocasiones os encontréis más incómodos que si hubierais probado una lata de salatún en mal estado.

Valoración

Una versión enormemente descafeinada en lo gráfico, lo cual llega a afectar a la experiencia de juego. Aún así, su estupendo guión y su desarrollo siguen haciendo que sea un viaje de lo más interesante.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Su guión, personajes, humor y giros siguen siendo de lo más interesantes. Hay montones de variables para explorar.

Lo peor

El bajón gráfico es de aúpa y afecta a la fluidez del control. Aunque es muy rejugable, la campaña es más corta que la de otros juegos del estilo.

Y además