Planet of the Apes
Análisis

Análisis de Planet of the Apes: Last Frontier para PS4

Por Clara Castaño Ruiz

Versión comentada: PS4

La mítica saga de El Planeta de los Simios salta de nuevo al mundo de los videojuegos con Planet of the Apes: Last Frontier, una aventura interactiva al más puro estilo Telltale Games que complementa la historia entre las películas El Amanecer del Planeta de los Simios y La Guerra del Planeta de los Simios. El título fue anunciado en la Comic-Con 2016 por Andy Serkis, actor que ha interpretado a César en la última trilogía de la franquicia cinematográfica y que ejerce de productor del videojuego, aunque no fue hasta la Gamescom 2017 que vimos la aventura de Imaginarium Productions y FoxNext Games en movimiento

Planet of the Apes: Last Frontier se estrena el 21 de noviembre de 2017 en PS4 y forma parte de la línea PlayLink que incluye títulos como Intenciones Ocultas o ¡Has sido tú! Esta iniciativa nos permite utilizar nuestro teléfono móvil o tablet como si fuera un mando y jugar con amigos. El juego de los simios tiene una novedad con respecto a otros títulos de esta línea y es que, si lo preferimos, también podemos utilizar nuestro DualShock 4 para jugar como si se tratara de una aventura interactiva tradicional. Nosotros, para hacer el análisis, hemos optado por esta segunda opción. 

“No empecé esta guerra. Te ofrecí la paz. Te mostré misericordia. Pero ahora estás aquí para acabar con nosotros”

Entre dos bandos

La historia de El Planeta de los Simios: Última frontera se desarrolla un año después de los acontecimientos de El Amanecer de el Planeta de los Simios y nos traslada hasta las Montañas Rocosas en donde una tribu de simios se ha refugiado para evitar entrar en guerra con los humanos. Sin embargo, pronto se verán obligados a descender al valle para encontrar comida y enfrentarse o no a los humanos que residen allí.

La aventura interactiva es una perfecta fusión entre cine y videojuegos ya que parte se basa en las películas y, de hecho, se nombra a César. El título nos permite seguir a los simios al centrarse en una familia compuesta por Khan y sus tres hijos: Bryn, Tola y Juno. Pero, también, a un grupo de humanos que viven en un pequeño pueblo en donde anteriormente solía haber una ciudad. Se dedican a la agricultura y su líder es Jess Ross, viuda del alcalde de la ciudad, que tendrá que aprender a gobernar para sobrevivir, mientras el mundo cambia a su alrededor. 

Planeta de los Simios: La última frontera

Como podéis ver, Planet of the Apes: Last Frontier está protagonizado por un nuevo elenco de personajes, aunque los de las películas aparecerán de forma indirecta por la historia que nos están contando. De esta forma, el estudio de desarrollo se ha sentido completamente libre para crear su propia historia en la que los eventos de las películas están presentes, pero no influyen en la trama del videojuego.

Sin duda, esto está pensado para que todos aquellos que quieran puedan disfrutar de la aventura interactiva sin necesidad de haber visto El Amanecer del Planeta de los Simios o La Guerra del Planeta de los Simios. Por supuesto, todos los fans de la saga de ciencia ficción estarán encantados de meterse en la piel de los dos bandos, tomar sus propias decisiones y tratar de descubrir los guiños a las películas.

“Nuestro objetivo es ofrecer una aventura en profundidad basada en la toma de decisiones y ofrecer a nuestra audiencia una experiencia inmersiva y cinematográfica”, declaraba Andy Serkis al anunciar el juego.

The Walking Apes

Planeta de los Simios: Última frontera es una aventura interactiva que sigue muy de cerca los juegos de Telltale Games a la hora de tomar decisiones. Sin embargo, no nos permite explorar o resolver puzles. Todo se basa en elegir qué queremos hacer en cada momento y en algún QTE para dar algo de acción a la aventura. En este sentido, pone a prueba nuestra moralidad ya que vamos a jugar con los dos bandos: simios y humanos. De nosotros depende con qué grupo vamos a empatizar, si vamos a crear alianzas o ayudar a que se declare la guerra. El juego está pensado para ser disfrutado con hasta cuatro amigos o en solitario. 

La narrativa es intensa y, en cuanto a la tensión que se respira, está bastante cerca del primer The Walking Dead de Telltale Games. Cada personaje es diferente, tiene sus propios intereses y forma de pensar. Tendremos que aprender a lidiar con ello porque aquí no hay buenos o malos, hasta en muchas ocasiones, nuestras decisiones serán cuestionadas y replanteadas. 

Planet of the Apes: Last Frontier se divide en un prólogo y cinco capítulos con una duración total de algo más de 3 horas 30 minutos. La narrativa tiene un pequeño problema, su ritmo. La aventura tarda mucho en arrancar, los dos primeros episodios no tienen prácticamente acción, únicamente decisiones. Cada pocos segundos, ya sea jugando con el bando de los humanos o los simios, tenemos que elegir qué camino tomar. A partir del tercer episodio, la historia se anima y aparecen más QTE que son sencillos y se basan en pulsar X en el momento preciso.

Hay que reconocer que, aunque empieza muy lento, cuando el argumento se anima es muy interesante y realmente hay personajes con los que puedes llegar a conectar, hasta cuando son monos. Otros, sin embargo, se les nota a la legua cuáles son sus intenciones. Por lo que hemos podido comprobar, existen hasta tres finales diferentes: los monos vencen, los humanos derrotan a los simios y aliarse entre ellos para sobrevivir.

"Sí, tiene gracia. Es un hombre imitando a un simio"

Esta frase de El Planeta de los Simios de 1968 nos viene que ni al pelo para hablar del apartado técnico del videojuego de Imaginati Studio, FOXNET Games y The Imaginarium. En los últimos años, la tecnología de captura de movimiento ha evolucionado y se ha convertido en una constante en el cine y los videojuegos con excelentes resultados. Dos buenos ejemplos en los videojuegos son Uncharted: El Legado Perdido y el próximo Detroit: Become Human a los que Planet of the Apes: Last Frontier quiere acercarse. 

La aventura de PS4 y PlayLink se ha desarrollado en Unreal Engine para tratar de darle un aspecto cinematográfico y, al mismo tiempo, sacar todo el juego a cualquier mínimo detalle. Además, todos los personajes del videojuego están interpretados por un actor específico de captura de movimientos para ofrecer el aspecto más realista.

La verdad es que los simios están bien animados y se nota especialmente cuando hablan entre ellos y utilizan el lenguaje de signos o los gruñidos. Sin embargo, el pelaje no es tan perfecto. A veces, dependiendo de la luz o el plano, se nota demasiado artificial. Los humanos están detallados, aunque también tienen pequeños fallos, especialmente en los ojos o en la sincronización de los labios en el doblaje.

La ambientación de Planet of the Apes: Last Frontier está muy cuidada y es como si estuviéramos en un oeste posapocalíptico. Algunos paisajes son muy bonitos aunque, para nuestro gusto, el juego se recrea demasiado en ellos y lleva a que todo sea más pausado. Estos fondos, técnicamente, tienen algún pequeño fallo, pero es casi imperceptible. Por ser puntillosos, también nos hemos encontrado algún bug, un simio se empeñó en chocarse contra una pared de la cueva, y algunas congelaciones de imagen. Un punto muy positivo es que no tenemos tiempos de carga entre escenas y sólo se lleva a cabo en el cambio de episodios. 

Por último, el nivel audiovisual es más que correcto. La banda sonora es muy bonita y acompaña bien toda la narrativa. De hecho, es una de las mejores cosas del juego. Al igual que Life is Strange o los juegos de Telltale, la aventura de simios y humanos nos llega con doblaje en inglés, pero con subtítulos y textos en castellano. Están bien localizados y se puede seguir sin ningún problema.

The End

La aventura interactiva producida por Andy Serkis es una buena adaptación de la última trilogía del Planeta de los Simios al mundo de los videojuegos. Se aleja de la acción que nos han proporcionado otros títulos para centrarse en la narrativa y darnos otro punto de vista de la lucha entre simios y humanos. 

Planet of the Apes: Last Frontier sale en exclusiva temporal para PS4 y PlayLink, aunque se espera que en un futuro también esté disponible para Xbox One y PC. Si queréis formar parte de la aventura y decidir el destino de los simios o humanos, el juego está en formato digital al precio de 19,99 euros y aquellos que lo reserven tendrán como recompensa la banda sonora, así como cinco avatares de simios. Si queréis jugar en el modo multijugador con los móviles, os recordamos que tenéis que descargar la app gratuita del juego para Android o iOS que encontraréis en la store de vuestro smartphone o tablet. 

Valoración

Planet of the Apes: Last Frontier es la perfecta fusión entre cine y videojuegos porque se aleja de la acción para centrarse en la narrativa. De este forma, nos ofrece un punto de vista completamente diferente de las luchas entre simios y humanos.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

La banda sonora y los paisajes. Tomar partido por alguno de los dos bandos. Poder jugar en multijugador.

Lo peor

La historia tarda en arrancar y la acción se desarrolla demasiado lenta. Técnicamente, a pesar de la captura de movimientos, tiene algunos fallos.

Y además