sekiro principal
Análisis

Análisis de Sekiro Shadows Die Twice para PS4, Xbox One Y PC con nota

Por David Martínez

Versión comentada: PS4

Con el análisis de Sekiro Shadows Die Twice damos la bienvenida a uno de los mejores juegos de 2019, y también uno de los más difíciles. Activision y From Software unen sus fuerzas para ofrecernos una experiencia que recuerda a los Dark Souls y Bloodborne, pero demuestra su personalidad con elementos de sigilo y un combate impecable.

La historia de Sekiro está tallada en el sufrimiento. Es una travesía, de cachorro a lobo, que se forja a golpes de espada. A base de caídas y de volver a levantarse. Nana korobi ya oki ("si caes siete veces, levántate ocho"). Activision y From Software nos traen la versión más depurada de la fórmula Dark Souls, ambientada en el Japón del S XVI y con una mezcla única de combate e infiltración. Sekiro Shadows Die Twice era uno de los juegos más esperados de 2019, y ahora que lo hemos jugado, os confirmamos que la espera ha merecido la pena. 

Ya hemos profundizado en su historia, nos hemos plantado frente a sus jefes, y hemos encontrado esos guiños, tan característicos de From. Cada minuto que le hemos dedicado  -y han sido más de 30 horas- nos ha puesto el corazón en un puño. La historia del shinobi para rescatar a su joven señor Kuro, parece sencilla, pero está narrada de un modo elegante y con momentos muy intensos.

sekiro review 7

Hidetaka Miyazaki, el responsable de From Software, ha "suavizado" la parte narrativa. Para descubrir el argumento de los Souls o de Bloodborne teníamos que hilar en nuestra cabeza las conversaciones con los NPC, la descripción de los objetos y el lugar en que se encontraban... Sekiro tiene una parte de eso, y es algo que nos encanta, pero también recurre a las secuencias CG, y a las conversaciones con el Escultor (animado por una botella de sake) para contarnos una historia sencilla, pero llena de detalles. 

Como en El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, a medida que Sekiro avanza hacia su objetivo, también se va sumergiendo en un mundo más oscuro. Descubre el poder de la sangre del heredero, y una extraña enfermedad que corrompe a quienes se encuentran a su alrededor, la dracogripe; es una versión retorcida de la era sengoku en que samurais y señores feudales conviven con monstruos y criaturas aterradoras. 

Unboxing de Sekiro Shadows Die Twice Ed. Coleccionista

La esencia de Dark Souls mejorada

Como ya hemos anticipado, el sistema de juego de Sekiro es una evolución de lo que "sufrimos" en Dark Souls. No tiene un planteamiento de rol tan puro (aquí no hay valores numéricos para nuestras habilidades, ni selección de clases en un editor) pero sí tenemos la misma sensación de progreso a través de la obtención y mejora de nuevas habilidades. Por otro lado, regresa ese planteamiento en un mapa único, con zonas interconectadas en que vamos abriendo nuevos camino. Y nos encontramos con un área central, en este caso es el Templo Desolado, en que aprender habilidades y mejorar equipo gracias a tres personajes: el escultor, la doctora Emma y el samurai inmortal Hanbei

sekiro review 6

La estructura del juego, el modo en que avanzamos, también está tomada de los Soulsborne. Si tenemos un poco de habilidad -porque cualquier enemigo puede acabar con nosotros, aunque sea un ashigaru- podemos explorar los niveles, recoger decenas de objetos y activar estatuas de Buda que hacen las veces de hogueras, en las que descansar, comprar objetos o activar el viaje rápido. El verdadero reto está en plantarle cara a los jefes finales, que custodian determinados pasos. Y en este sentido, el juego es muy honesto; es fácil descubrir cómo acabar con cada uno de estos monstruos, pero hacerlo ya es algo muy diferente. Los enemigos de Sekiro son inteligentes, son rápidos y pueden acabar con nosotros de un golpe... o eso se piensan. 

Y aquí llega la parte contraria, ¿qué habilidades hacen al lobo tan especial? ¿Por qué ha sido elegido para proteger al heredero divino? En primer lugar, por su habilidad para pasar desapercibido. El sigilo es un arma casi tan útil como nuestra espada. Podemos acercarnos a los enemigos por la espalda, agachados y terminar con ellos de un sólo tajo. O bien, mantenernos ocultos entre la vegetación o bajo el suelo, para escuchar sus conversaciones y así recibir pistas sobre cómo afrontar el nivel. Y sobre todo -como no podía ser de otra forma tratándose de los creadores de Tenchu Stealth Assassins- podemos utilizar las alturas; movernos entre los tejados y árboles para asestar golpes fatales desde el aire. 

El camino de la espada

El sistema de combate de Sekiro Shadows Die Twice demuestra un conocimiento perfecto de la espada japonesa. El único sitio al que vamos a llegar si nos limitamos a aporrear el botón de ataque es a la pantalla de "muerte". Lo que tenemos que conseguir es romper la guardia -la postura, según el juego- del oponente, y lanzar la estocada cuando se abre esta oportunidad. Con los soldados Ashina es fácil, pero el abanico de guardias es muy amplio y cada uno de ellos tiene una particularidad. La clave está en levantar nuestra defensa en el momentos adecuado (y este juego es exigente con el "timing" como ninguno). 

Una vez que dominamos la parada y el contraataque, podemos pasar a la siguiente lección de kenjutsu: el mikiri. Este nombre indica una segunda defensa para los ataques que no se pueden desviar con la katana. Un movimiento espectacular con que pisamos la hoja del rival y le dejamos "vendido" para nuestro siguiente golpe... y que también requiere de una coordinación sobrehumana. Dominar estas dos defensas y el ataque básico nos llevará lejos, pero el shinobi necesita otros armas para cumplir su misión. 

10 cosas que debes saber antes de jugar a Sekiro Shadows Die Twice

Sekiro significa lobo de un solo brazo. Y seguro que a estas alturas ya sabéis por qué. Nada más comenzar, nuestro protagonista pierde el brazo en un duelo contra el señor Genichiro Ashina, y lo sustituye por una prótesis llena de sorpresas. Este nuevo miembro prostético le sirve como garfio para encaramarse a las zonas elevadas (y a la cabeza de algunos enemigos), y además tiene diferentes habilidades que podemos desbloquear y mejorar. El brazo mecánico nos permite lanzar shuriken (estrellas afiladas) para dañar a enemigos lejanos, llamaradas, petardos que asustan a las bestias, un hacha que destroza los escudos de madera y una lanza que es capaz de arrancar piezas de los yoroi (armaduras tradicionales).

sekiro review 5

A todas estas opciones, hay que añadir estados alterados, que se aplican sobre el shinobi y también sobre sus enemigos. Por ejemplo, el fuego que produce quemaduras, el veneno, la electricidad o el miedo, y que podemos combatir con objetos de acceso rápido, como ungüentos o confeti divino. 

Más allá de la muerte

Si a estas alturas aún no lo tenéis claro, a lo largo del juego vamos a morir muchas veces. Seguro que memorizamos un tramo, acabamos con todos los guardias, y al llegar al enfrentamiento contra el jefe de turno, un fallo de concentración nos condena... pero el juego nos da una segunda oportunidad. Sekiro es capaz de resucitar -tan sólo una vez- para terminar el combate. Y podemos utilizar el "engaño" de estar muertos para que los enemigos se alejen de nosotros o nos den la espalda y así se lleven un tajo mortal. 

Resucitar tiene un precio, ya que perdemos la mitad de la experiencia acumulada y el dinero que hayamos recogido. Y cuantas más veces muramos, además, la dracogripe (una extraña afección que provoca tos y debilidad) se va extendiendo entre los personajes NPC. 

sekiro review 4

Pero a veces no queda otra opción. A lo mejor el hecho de que se trate de un juego tan exigente puede asustar a muchos usuarios. Hay que dominar los ataques de espada y los gadgets del brazo prostético, y tener una sincronización perfecta para detener los ataques enemigos, esquivarlos o anularlos mediante el mikiri. A veces hemos pensado que no hay un ser humano capaz de mantener esa habilidad con el mando, con la tensión propia del combate. Pero lo que hace grande a este juego -a casi todos los de From Software- es que no es frustrante. 

Cada combate nos deja una pista, una idea de cómo atacar en la siguiente ocasión... nos deja con ganas de más. Y una vez que tenemos el cadáver del enemigo a nuestros pies, entonces la satisfacción es incomparable. Sekiro nos arrastra por el fango, para que saboreemos los momentos de triunfo como se merecen.

El sistema de mejora

El uso de la experiencia en Sekiro requiere una explicación. Hay muchas formas de hacer que nuestro personaje "crezca". Por un lado, podemos utilizar la experiencia para "comprar" nuevos movimientos en varios árboles de habilidades: el de artes shinobi (golpes que se realizan con la espada y que pertenecen a varias escuelas) y el de ataques del brazo prostético. También se puede mejorar nuestro nivel de ataque gracias a recuerdos de combate, que dejan caer algunos enemigos finales. Por otro lado, con recursos y dinero, podemos pedirle al escultor del Templo Desolado que mejore los gadgets del brazo artificial, añadiendo resortes o elementos mecánicos que aumentan la potencia o la velocidad.

sekiro review 2

Si recogemos 4 cuentas de oración de un collar místico, elevamos la constitución del lobo, y cada semilla de calabaza que le damos a la doctora Emma nos permite llevar con nosotros una cantimplora adicional para recuperar vida. Y claro, hay que tener en cuenta que además de los ataques y habilidades "activas", los árboles también cuentan con habilidades pasivas que se aplican de forma automática y que lo mismo afectan a nuestro nivel de infiltración que al efecto de las pociones curativas. 

Como dijimos antes, tiene mucho de rol, pero se ha plasmado de un modo sutil, sin acudir a las subidas de nivel o a repartir puntos entre las habilidades básicas.

Las fuentes que inspiraron Sekiro Shadows Die Twice

Arte tradicional y moderno

Sekiro es puro Japón. Una evolución del motor Souls nos permite disfrutar de los escenarios más bellos y coloridos que ha puesto el equipo de Miyazaki en un juego. El gris que predomina en sus obras anteriores, da paso a una paleta de colores otoñales, que acentúan elementos típicos, como los bosques de bambú, las hojas de roble japonés y las noches estrelladas. Lo que en la compañía han dado en llamar "belleza tradicional japonesa" está, por supuesto, enfocado bajo una lente oscura: pueblos enteros ardiendo, templos budistas poseídos, campos de batalla enfangados y sembrados de cadáveres... La evolución no es sólo estética; los mapas de Shadows Die Twice están construidos con verticalidad, que nos permite afrontarlos de diferentes modos, y sobre todo fomenta la exploración. 

Si los interiores son sobrios, como corresponde a la arquitectura tradicional nipona con sus tatamis y puertas correderas, también tenemos un "momento dragón" nada más comenzar el juego. Parece una seña de identidad del estudio; mostrarnos una criatura gigantesca para que vayamos preparándonos... y la serpiente (que se enseñó en el primer gameplay oficial durante el pasado E3 2018) es una buena demostración del nivel técnico que se ha alcanzado con este juego. No es perfecto, en cualquier caso. La cámara (que podemos fijar en los enemigos) es traicionera en ocasiones, y nos la ha jugado en algunos saltos o al aferrarnos en un saliente. Y la respuesta a los controles requiere un aprendizaje.

Si os preguntáis por la técnica, nosotros lo hemos jugado en PS4 PRO, con una resolución 1080p y una tasa de frames entre 40 y 60. En el menú de opciones se puede cambiar la calidad de la imagen, pero en la versión que tenemos aún no estaba activado.    

La banda sonora es dinámica -con temas que suenan cuando los enemigos sospechan o durante el combate- y parece que sigue el ritmo del ruido de las espadas al chocar. Son temas tradicionales, en que se adivinan instrumentos como el koto, los tambores taiko, el shamisen o la flauta de bambú, y que de nuevo nos hacen sentir en la era de los samurais. Yuka Kitamura es la compositora que ya ha trabajado con From Software en juegos anteriores como Déraciné o Dark Souls, y capta perfectamente el tono solemne del juego, con momentos épicos.

Sekiro está doblado al castellano, pero el propio juego nos recomienda que lo juguemos en el japonés original. Ambas experiencias son brutales; el trabajo de localización no tiene brechas, pero el original es el que nos ha conquistado y nos ha hecho sentir como auténticos shinobi de la época. 

sekiro review

Una experiencia íntima

Es difícil explicar por qué Sekiro nos parece uno de los juegos más grandes del año. Es algo que se debe experimentar por uno mismo. Pocos juegos son capaces de captar la esencia de la exploración, el miedo a lo desconocido y la excitación del combate como éste. Es una obra que administra momentos de serenidad y otros de extrema violencia en los momentos justos, y que nos pone a prueba como jugones. Después de recorrer la hacienda Hirata, el templo Senpo o los dominios Ashina una y otra vez, de memorizar dónde nos espera cada enemigo y cómo se comporta... al final sigue sorprendiéndonos, hasta en los elementos más pequeños.

Cuando parece imposible, Sekiro deja escapar un rayo de luz para que no perdamos la esperanza, y se comporta como un maestro con el jugador: es estricto, pero le muestra el camino a seguir. Nosotros sólo tenemos que ser valientes y sacrificados como para recorrerlo, y llegar al final tiene sus recompensas.  Cada vez que apagamos la consola, podemos mirarnos las manos y sentir las cicatrices que Sekiro está dejando en nuestro cuerpo, y disfrutar de lo que hemos vivido, y lo que nos queda por delante. 

Requisitos de PC de Sekiro Shadows Die Twice

sekiro review 3

Cuando parecía que la fórmula estaba agotada, Sekiro ha conseguido mejorarla acudiendo a sus raíces: al combate, al espíritu de Japón, a los escenarios sobrecogedores. Es un juego brillante, al que sólo le reprochamos la repetición de escenarios y enemigos en algunos tramos, pero que nos ha dejado una huella imborrrable; un juego sobre el que volveremos una y otra vez hasta disfrutar de sus cuatro finales, y dominar el arte de la espada. 

Valoración

Sekiro refina (y redefine) el gameplay tradicional de los "Soulsborne" con la implementación del sigilo, la verticalidad de sus niveles, un estilo de combate profundo y exigente y "suavizando" los elementos de RPG. Es una experiencia intensa como pocos... pero no apto para todo tipo de jugadores por su dificultad.

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

Sistema de combate, ambientación y diseño de los niveles que perfeccionan el sistema aprendido en los Dark Souls y Bloodborne.

Lo peor

Su dificultad desmesurada no es apta para todo tipo de jugadores. Escenarios y enemigos se repiten en algunos tramos.

Y además