Ir al contenido principal
Summer in Mara
Análisis

Análisis Summer in Mara para PS4 Uno de los mejores juegos españoles del año

Versión comentada: PS4

El análisis de Summer in Mara para PS4 nos devuelve el estupendo juego (del estudio español Chibig) que disfrutamos en Nintendo Switch el pasado verano. Una aventura pausada, con elementos de exploración, cultivo, crafting y un enorme amor por la naturaleza.

El pasado verano pudimos disfrutar de Summer in Mara en Nintendo Switch. Fue una experiencia refrescante; una aventura pausada, llena de personajes construidos con cariño, y con un apartado visual muy colorido. El juego de Chibig Studio (también creadores de Deiland para PS4 y PC) ha sido también una de los videojuegos españoles más relevantes de 2020. 

Ahora tenemos la ocasión de jugar Summer in Mara en PS4, de reencontrarnos con sus personajes y volver a descubrir todos los valores del juego, con algunas mejoras visuales, aunque esencialmente se trata del mismo juego y tiene un rendimiento similar. Por eso, si queréis profundizar aún más en sus mecánicas, historia y desarrollo, no os perdáis nuestro análisis de Summer in Mara.

summer in mara ps4

Por si acaso, os refrescamos la memoria. Se trata de la historia de Koa, una niña con ganas de aventuras -como cualquier niño- que un día se encuentra sola en su isla. Una parte muy importante del juego consiste en la explotación de los recursos de la isla. Pero hablamos de una explotación responsable. Se trata de cultivar los campos, recolectar minerales, construir herramientas o plantar árboles... tratando de mantener un equilibrio natural.

No es un juego de "crafting" tan complejo como Minecraft, ni siquiera nos ofrece las posibilidades de Animal Crossing para moldear la isla a nuestro antojo, pero la posibilidad de cultivar campos, construir granjas para los animales, pescar y cocinar son suficientes para disfrutar mientras acompañamos a Koa en un viaje mucho más grande. 

summer in mara ps4

Porque Mara es un archipiélago de islas, que podemos explorar a bordo de nuestra barca. La navegación y descubrimiento de estas islas es una mecánica que se une a la recolección y que multiplica el tamaño del mundo que conoce Koa, en particular después de llegar a Qälis, la capital, en que conocemos un buen puñado de personajes que nos van encargando misiones.

Y precisamente en este punto es cuando se despliega ante nosotros la verdadera historia de Summer in Mara: hacerle frente a los Elit, una corporación malvada que pretende explotar los recursos de este océano. Todo esto sucede a un ritmo muy pausado, y se disfruta mejor en partidas cortas, porque las tareas pueden volverse repetitivas. 

summer in mara ps4

Esto es debido a que cada vez que tenemos que cultivar algo, cocinar o construir nuevas herramientas en el taller estamos obligados a regresar a nuestra isla, recoger los recursos necesarios (en algunos casos plantar las semillas y esperar a que florezcan) y volver a entregárselos al personaje que lo necesite. Este abanico de personajes crece poco a poco e incluye a la anciana Saimi, Onzo (un niño gato aventurero), la herrera Akaji y un grupo de isleños bastante pintoresco.

La personalidad de todos estos secundarios está bien retratada, aunque las interacciones pueden ser demasiado simples. En general, todos los aspectos de construcción, cantidad de materiales, variedad de las islas, se queda corto si lo comparamos con juegos más ambiciosos, pero hay que tener en cuenta que este juego salió adelante gracias a Kickstarter y que sus medios han sido más limitados. 

summer in mara ps4

Como nota curiosa, los mensajes de los "backers" se pueden leer en el correo que llevan algunos cangrejos pegado a su caparazón, en unas botellas con mensaje. 

Pero seguramente lo que más llama la atención es el apartado artístico del juego, a diferentes niveles. En primer lugar, los diseños tienen una clara inspiración oriental, que recuerda a The Legend of Zelda Wind Waker (más aún en las partes de navegación por el mar abierto) y además están construidos con un tratamiento estupendo del color. 

summer in mara ps4

También hay secuencias animadas y dibujos de los personajes con los que interactuamos, que recuerdan a los diseños de Studio Ghibli. Y por supuesto, la banda sonora es una auténtica delicia. Es uno de esos juegos relajantes, que se disfrutan con los sentidos, aunque no tenga una enorme carga técnica. 

summer in mara ps4

En cuanto a la versión de PS4, el juego se beneficia de una mayor distancia de dibujado, algunos efectos más cuidados y una tasa de FPS más estable (aunque el juego que probamos en Switch ya se veía estupendamente e iba muy fluido). No marca la diferencia respecto a la primera versión que probamos, aunque es algo mejor. 

Como ya dijimos la primera vez que nos sumergimos en Mara, se trata de un mundo mágico. Se nota el cariño puesto en infinidad de detalles y por momentos nos parece un juego encantador, pero tropieza con limitaciones técnicas y con un desarrollo que no termina de rematar ni el aspecto de "crafting", ni la navegación, ni el cultivo o la ganadería

Pero lo importante es que el juego consigue que por un momento nos sintamos como esa niña de 11 años, viviendo su gran aventura durante un verano. Descalza y con un mundo -mejor dicho un océano- por descubrir. 

Valoración

Un juego lleno de encanto, pero que no termina de profundizar en sus mecánicas de "crafting", ganadería y exploración. Muy colorido y con una gran banda sonora, Summer in Mara se disfruta mejor a un ritmo pausado

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El mensaje en comunión con la naturaleza, el apartado visual y sonoro. Pequeñas mejoras técnicas respecto a Nintendo Switch.

Lo peor

Las tareas de Koa se vuelven repetitivas, y el progreso tiene un ritmo muy lento, pensado para jugar en sesiones cortas en lugar de partidas largas. 

Y además