Ir al contenido principal
Taxi Chaos
Análisis

Análisis de Taxi Chaos, el intento de resucitar Crazy Taxi

Versión comentada: Nintendo Switch

Uno de los éxitos más sonados de la etapa 3D de SEGA en recreativas "resucita" con un juego arcade y directo, en el que las locuras al conducir son las protagonistas. Veamos si está a la altura de ese juego en el que ganábamos "craaaazy money".

Corría el año 1999 cuando SEGA demostró que podía volver a traer emoción a las pronto decadentes recreativas con Crazy Taxi, un juego alocado y espectacular, pero muy directo. Nuestro cometido era simple: correr como locos para llevar a nuestros clientes a su destino. Cuanto antes llegáramos, más tiempo extra tendríamos para seguir jugando. Su éxito le reportó secuelas y conversiones a muchas plataformas.

Casi 20 años después de su tercera parte (al margen de otras versiones menores que salieron en portátil), el espíritu de Crazy Taxi "resucita" con este Taxi Chaos, un juego de Team6 Studios que prácticamente imita todo lo que había que hacer en los originales. Lo curioso es que, aunque SEGA no ha tenido nada que ver con su desarrollo, sí han dado su bendición para que este "homenaje", por así decirlo, salga adelante.

Así, Taxi Chaos mantiene el mismo espíritu arcade del original. Controlando un taxi, hemos de recorrer la ciudad de New Yellow City (lógicamente inspirada en Nueva York) y acercarnos a los clientes, que están marcados con un círculo y un color en función de la distancia de su destino. Una vez se monten, hemos de correr, girar, derrapar y saltar como podamos para llegar lo antes posible al lugar que nos digan.

Sí, decimos "saltar" porque también podemos propulsar nuestro coche con un botón, una dinámica que se incorporó en Crazy Taxi 2. Además de esto, nada más recoger al cliente podemos mantener pulsados el freno y el acelerador a la vez para salir disparados.

Combinar todo esto con los atajos (hay rampas, caminos secretos y más) que vayamos conociendo será fundamental para que el cliente nos dé una buena valoración y ganemos segundos extra para seguir jugando. Una vez se acabe nuestro tiempo, lo hará también la partida.

Además de conseguir la mayor puntuación posible en los segundos de partida (los clientes premiarán que hagamos saltos locos, aceleremos a tope o ejecutemos maniobras sin chocarnos), también podemos encontrar objetos coleccionables en los escenarios. Si conseguimos una buena puntuación final, podremos desbloquear nuevos modelos de taxis (hay 7 en total), con diferentes características de velocidad, peso, aceleración...

Taxi Chaos

Tenemos 3 modos de juego: Arcade es el más reconocible, pues tenemos un contador general para hacer tantos puntos como podamos (aparte, cada cliente tiene su propio crono y, si se agota, se bajarán en marcha y perderemos su dinero); por otro lado, el modo Profesional es igual, pero no tendremos una flecha que nos indique el camino a seguir, por lo que deberemos aprendernos la ciudad primero antes de ir "a ciegas". Por último, el modo libre no tiene tiempo general, así que podemos recorrer la ciudad con calma para recoger a los clientes y llevarlos a su destino. 

En realidad, este último modo no tiene mayor sentido que ayudarnos a entrenar y conocer la ciudad, pues al no haber crono, no se acaba nunca la partida.

Taxi Chaos

Al margen de estos 3 modos y los 7 coches, podemos escoger entre un chico y una chica para conducir... Y se acabó. No hay modos ni minijuegos extra (¡con lo que molaban los minijuegos en Dreamcast!) y, aunque no afectan a la partida más que con comentarios jocosos, hubiéramos agradecido que hubiera más personajes controlables que dieran variedad.

La escasez de posibilidades (por supuesto, hay una sola ciudad que recorrer, aunque es razonablemente grande y tiene distritos reconocibles inspirados en la realidad) se une a un rendimiento técnico más bien justito, para los tiempos que corren. Nosotros hemos probado la versión de Switch y, aunque ya se ha confirmado que hay un parche en camino, lo tiene complicado para mejorar unos gráficos borrosos y excesivamente simplones, con diseños de personajes muy genéricos y poco nivel de detalle.

Taxi Chaos

En modo portátil, el rendimiento es bastante correcto, pero si jugamos con Switch en modo sobremesa, el frame rate pega unos bajones de espanto, especialmente cuando aceleramos mucho (si bien aseguran que esta será una de las facetas que se mejorarán cuando llegue el parche de Switch, dentro de unos días). Y claro, en un juego en el que tomar las curvas de forma extrema es crucial, no estamos como para perder fluidez en nuestra visión...

La banda sonora se queda en un segundo plano, aunque la incorporación de 11 nuevos temas (principalmente rockeros) en el parche del día 1 se agradece. Eso sí, nada de The Offspring, como era habitual en los Crazy Taxi y como se empezó a pensar que escucharíamos aquí...

Las voces (en inglés con subtítulos en castellano) son simpáticas y lanzan algunos chistes ocurrentes, si bien se repiten muchísimo. Hay ciertos personajes especiales que podemos ir descubriendo en el mapa (cantantes o incluso alienígenas) y que tienen historias algo más elaboradas.

Taxi Chaos

En cualquier caso, Taxi Chaos es un juego que aspira a repetir lo que nos entusiasmó de Crazy Taxi, pero que da la sensación de estar descafeinado. Le falta algo más de locura, más variedad y más personalidad en las voces (la chica aburrida que actúa como narradora aquí no puede ni compararse con el cañero comentarista original) y los diseños de personajes, que parecen Sims en horas bajas. 

Para algunas partidas sueltas en las que intentar superar nuestra mejor puntuación cumple con el expediente, pero desde luego no esperéis un juego que os vaya a entusiasmar.

Valoración

Copiar una fórmula no garantiza hacer las cosas igual de bien. Taxi Chaos es un juego meramente correcto con buenas intenciones, pero le faltan el carisma, la solvencia y la diversión que hicieron de Crazy Taxi un éxito.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La dinámica de juego es muy entretenida y los comentarios de algunos clientes tienen su gracia.

Lo peor

Está demasiado escaso de contenido y a nivel técnico es más bien mediocre.

Y además