Team Sonic Racing
Análisis

Análisis de Team Sonic Racing, el nuevo juego de carreras

Por Daniel Quesada

Si os van las carreras locas, ¡preguntad al experto en velocidad! El nuevo juego de Sonic nos quiere hacer competir en vertiginosos circuitos, claro, pero también cooperar con los demás. Plot twist!

Hubo un tiempo en el que Sonic parecía no levantar cabeza en el terreno de los videojuegos, pero por suerte esa situación ha ido remontando poco a poco. El juego de carreras Team Sonic Racing es una muestra más de que el erizo sigue esforzándose por agradar a su comunidad más fiel, esta vez dentro de un género que no es el habitual, pero tampoco pilla precisamente de nuevas a la mascota de SEGA.

¡Consigue el adorable peluche de Sonic!

Ya desde los tiempos de Game Gear (Sonic Drift fue la primera vez que vimos al erizo subirse a un coche), el azulado personaje ha aparecido en muchos juegos de velocidad, pero sin duda han sido los dos SEGA & All-Stars Racing los más sólidos y celebrados dentro de esa progresión. 6 años después de ese Racing Transformed, llega este Team Sonic Racing, que en su base se parece bastante a ese título, pero aporta su propia fórmula.

Para empezar, esta vez no tenemos invitados de otras franquicias de SEGA, sino que los 15 corredores disponibles provienen por completo de los juegos de Sonic. Así, podemos correr con el erizo, Tails o Knuckles, por ejemplo, pero también con otros personajes más "insider" como Blaze o Zavok (que se estrenó en Sonic Lost World). Cada personaje tiene aparejado un coche que no se puede cambiar (sí podemos añadirles extras, como luego veremos) y en esta ocasión los coches no se transforman. Se corre "como toda la vida" y punto.

Como suele pasar en todos los juegos de carreras locas tipo Mario Kart, el objetivo es conducir nuestro bólido durante tres vueltas para llegar en la mejor posición posible. Aunque es posible competir en solitario, como siempre, la gracia de esta entrega está en que también podemos correr por equipos de tres.

En este último caso, el objetivo sigue siendo llegar los primeros, pero además tenemos que preocuparnos de que nuestros dos compañeros lleguen en la mejor posición posible. Eso se consigue a base de ayudarnos mutuamente. Hay varias formas de conseguirlo: por un lado, si un miembro de nuestro equipo va por detrás de nosotros, podrá aprovechar nuestro rebufo para desencadenar un Retro Turbo que lo impulse; si lo que pasa es que ha sido noqueado por un ataque enemigo, al pasar por su lado activaremos el Turbo Dúo, que hará que salga despedido hacia delante; por otro lado, si obtenemos un ítem y no nos interesa usarlo, podemos pulsar un botón para cederlo a un compañero.

Cuando éste lo reciba, puede llegar multiplicado por tres, por lo que su efecto será mayor. Todos estos truquillos irán aumentando un medidor de equipo que, una vez lleno, nos permitirá activar el Mega Turbo. Al usarlo, cada miembro del equipo será invencible y tendrá turbo constante durante unos segundos. Cada miembro puede activarlo cuando quiera, pero si se hace de forma sincronizada, el efecto se multiplica.

Team Sonic Racing

Una vez termina la carrera, se suman las posiciones de los tres miembros del equipo; la agrupación que sume más puntos es la que gana definitivamente la carrera. Como veis, esto altera bastante la dinámica habitual de un juego de velocidad de este estilo. La verdad es que, aunque en un principio puede parecer que las carreras no cambian mucho, cuando nos acostumbrados a aprovechar estas ventajas con cabeza la experiencia se vuelve bastante más fluida y satisfactoria que la típica carrera en la que estamos a merced de los ataques enemigos. Por supuesto, si queremos correr por equipos y no tenemos más jugadores a mano, siempre puede echarnos un cable la IA de la consola.

Volviendo a las carreras, Team Sonic Racing nos ofrece varias triquiñuelas individuales para ir escalando posiciones. Aunque básicamente hemos de tener el botón del acelerador pulsado en todo momento, la clave está en derrapar bien en las curvas, lo cual no solo hace que las tomemos con precisión, sino que nos proporciona un pequeño turbo, como suele ser común en estos juegos. También podemos ejecutar acrobacias cuando estamos en pleno salto, lo que de nuevo nos "chuta" un turbo puntual. Eso sí, al ejecutarse las acrobacias con el stick derecho, esto nos permite cierto control sobre ellas, de forma que nos pueden ayudar a reposicionarnos antes de tocar el suelo.

¿Y qué hay de los items en carrera? En esta ocasión, están representados por los Wisps, esos personajillos mágicos que conocimos en Sonic Colours. Al pasar por las típicas cajas de items, recibimos al azar uno de los 14 disponibles, con efectos que van desde un turbo, lanzar un proyectil a un enemigo, volvernos incorpóreos por unos momentos... No os vamos a engañar, la mayoría de los efectos se han "tomado prestados" de juegos como Mario Kart 8 Deluxe (por ejemplo, en vez de un calamar que mancha la pantalla, tenemos unas notas musicales que la invaden), aunque también hay alguno de cosecha propia, como unos enormes pilares de piedra que bloquean el paso.

Saber esperar a usarlos en el momento oportuno (o pasarlos a un compañero, como hemos visto), tener uno en reserva y apuntar con cuidado es crucial para hacerse con la victoria. En los escenarios también encontramos rampas de turbo o anillos (nos resistimos a llamarlos Rings, lo sentimos) que no tienen más función que aumentar nuestra puntuación al pasar la línea de meta.

A la hora de correr, también es importante elegir con cabeza a nuestro personaje. No solo se trata de que nos mole, sino de su tipo: los hay de tipo Velocidad (más rápidos y repelen ciertos proyectiles), tipo Técnica (suelen ofrecer mejor pilotaje y no se ralentizan con terrenos inestables) y tipo Fuerza (más resistentes, no los frenan obstáculos como vallas). Además, cada tipo tiene acceso a algún Wisp exclusivo. Así pues, hay que elegir bien cuál puede ser más adecuado para cada tipo de circuito... Que es de lo que nos toca hablar ahora. Team Sonic Racing incluye 21 circuitos, clasificados en 7 temas: hay 3 de estilo desértico, 3 ambientados en la fortaleza de Eggman...

Así, aunque objetivamente la cifra es alta, lo cierto es que da la sensación de que no hay muchos entornos diferentes. ¿No habría sido mejor variar más el estilo de cada uno? Los trazados en sí no están mal: incluyen rutas alternativas, saltos, curvas muy intensas, trampas... Aún así, nos hubiera gustado ver más loopings (esto es un Sonic, ¿no?) y, en general, retos algo más sorprendentes, algo que sí disfrutamos en Racing Transformed.

La oferta de modos de juego es suficiente, pero tampoco sorprendente. El principal es una especie de modo Historia en el que Sonic, Tails, Knuckles y compañía son invitados por un pizpireto monarca llamado Dodon Pa (nada que ver con la técnica de Tao Pai Pai en Dragon Ball) para competir en sus circuitos de carreras, sin sospechar que Eggman tiene un plan maligno (chan, chan) detrás de todo. Este modo consta de 7 tableros y avanzamos por ellos mediante un sistema de casillas. Al superar la primera carrera, pasamos a la siguiente casilla, pero a veces puede haber bifurcaciones para que elijamos camino o rutas bloqueadas hasta que obtengamos un determinado número de estrellas en las carreras (estas se obtienen al cumplir determinados requisitos, como quedar primeros, usar el Mega Turbo un número de veces, etc). Llegar hasta el final de este modo es bastante sencillo, pero la gracia está en ir a por esos retos secundarios que sí requieren muchas estrellas y más habilidad.

Y es que solo en este modo podemos encontrar pruebas especiales como recoger el mayor número posible de anillos contra reloj, disparar en plena carrera a robots de Eggman, derrapar en plan slalom entre postes de luz... Son pruebas bastante más duras que las carreras por defecto, pero también muy divertidas y adictivas. Es un desperdicio que no se hayan aglutinado en modos aparte o que no se puedan disfrutar en multijugador.

Team Sonic Racing

Pasando al resto de modos, encontramos carreras de exhibición sueltas o torneos de 4 carreras y multijugador local (con hasta 4 jugadores en pantalla partida) u online. En este último caso, podemos elegir entre jugar en carreras de estilo clásico o por equipos, en enfoque no competitivo o rankeado. A diferencia del modo principal, donde los equipos están predefinidos, aquí podemos formar equipos con cualquier combinación de personajes. Si no hay suficientes corredores humanos (puede haber hasta 12 corredores), la consola controlará al resto de personajes. Estas carreras incluyen pequeñas variantes, como las carreras vampiro o de eliminación (el que esté en última posición al acabar una vuelta, es eliminado) y, como podéis suponer, son el reto más divertido del juego.

Hemos podido probar varias carreras online antes del lanzamiento y por ahora, aunque la mayoría del tiempo se juego bien, hemos detectado algún tirón y movimiento brusco de los rivales por lag que descoloca un poco. Veremos qué sucede una vez haya jugadores de todo el globo dando caña...

también podemos usar los puntos obtenidos en carrera para abrir cápsulas de objetos al azar. Pueden ser nuevos sonidos para el claxon, piezas cosméticas para el coche, ventajas de un solo uso en carrera (comenzar con un turbo, por ejemplo) o añadidos para el vehículo que alteren sus estadísticas de velocidad punta, resistencia, etc. No es que haya una personalización super profunda de los corredores, pero se agradecen las variantes.

En cuanto al apartado técnico, los chicos de Sumo Digital han firmado un trabajo bastante correcto con Team Sonic Racing, en el que vemos escenarios muy detallados, coloridos y llenos de movimiento, con homenajes a toda clase de entregas previas, desde Sonic & Knuckles hasta Sonic Adventure. Todo ello choca con algunos tirones del frame rate (no son constantes, ni mucho menos, pero se dan en ocasiones), lo cual es especialmente molesto en un juego de este tipo. No es algo que arruine las partidas para nada, pues la mayoría del tiempo nos movemos con fluidez, pero un pelín más de "pulimento" habría venido bien.

Team Sonic Racing

Los personajes tienen el diseño simpático que cabría esperar y, además, vienen con las voces oficiales en castellano. Sonic, por ejemplo, tiene la voz de Ángel de Gracia, voz de Robin en Teen Titans Go!, entre muchas otras; Eggman tiene la voz de Miguel Ángel Jenner, voz habitual de Samuel L. Jackson... O de Pumba en El Rey León. Nada que objetar, vamos.

Aunque las frases que lanzan en carrera los personajes y los retos de las carreras habituales puedan hacernos ver que estamos ante un juego de corte más bien infantil (algo que ya comentamos en nuestro avance de Team Sonic Racing), lo cierto es que hay retos para todo tipo de público y, si jugamos en dificultad alta o contra humanos habilidosos, vuestros nervios de jugón pueden ser puestos a prueba. Es una pena, en cualquier caso, que el catálogo de corredores, modos y circuitos sea suficiente, pero no destacable (palidece frente a los 24 items, 48 circuitos y 42 corredores de Mario Kart 8 Deluxe) y que en general la experiencia tenga un cierto aire de juego genérico. Con todo, las carreras por equipos y el propio encanto de los personajes hacen de este un juego familiar tan recomendable con un perrito caliente a mediodía.

Valoración

Un juego de carreras lo suficiente sólido y vistoso como para satisfacer a cualquier tipo de público, si bien carece de la variedad y parte del carisma de otras propuestas más rotundas. Da lo que promete, en cualquier caso.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

El simpático diseño y las voces de los personajes. Su propuesta en torno a la cooperación en carrera da un nuevo enfoque a las carreras.

Lo peor

Se echan en falta más modos y corredores, además de una mayor variedad en los circuitos.