Chernobyl
Análisis

Chernobyl 1x01 - Crítica del magnífico primer capítulo de la miniserie de HBO

Por Raquel Hernández Luján

Crítica del capítulo primer capítulo de la miniserie de HBO Chernobyl titulado "1:23:45" y lanzado en la plataforma el 7 de mayo de 2019 que dramatiza el accidente nuclear de 1986.

Son cinco los capítulos que componen la miniserie Chernobyl, una coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos que ha contado con la participación de Sky y HBO.

El primero de ellos "1:23:45" ya ha sido lanzado por HBO España para mostrarnos el arranque de una dramatización que recoge numerosos detalles acerca de una de las mayores catástrofes medioambientales del siglo XX, relacionada con la explotación de la energía nuclear en un entorno civil y las impredecibles, cuando no invisibles consecuencias que, tres décadas después, es probable que todos los países de su entorno estén asumiendo muy a su pesar.

Un poco de contexto

El 26 de abril de 1986, la Central Nuclear de Chernobyl en Ucrania, Unión Soviética, sufrió una enorme explosión que liberó material radioactivo por toda Bielorrusia, Rusia y Ucrania, llegando hasta Escandinavia y Europa del Este.

Si quieres profundizar, te recomendamos leer "Voces de Chernóbil: crónica del futuro"

Jared Harris encarna a Valery Legasov, un brillante físico nuclear soviético. Como parte del equipo de respuesta ante la tragedia, es uno de los primeros en ser conscientes de la catástrofe sin precedentes que acababa de ocurrir y, dos años después de que comience su trabajo, decide quitarse la vida destapando la verdad acerca de las repercusiones reales del accidente, tras haber recibido dosis de contaminación que le habían provocado importantes problemas de salud y haber lidiado con una depresión por considerarse minusvalorado y despreciado a pesar de su trabajo.

Stellan Skarsgård interpreta al viceprimer ministro soviético Boris Scherbina, asignado por el Kremlin para liderar la comisión del gobierno en Chernobyl en las horas siguientes al accidente. Y por su parte, Emily Watson interpreta a Ulana Khomyuk, una física nuclear soviética empeñada en resolver el misterio qué llevó al desastre de Chernobyl.

Por qué no deberías perdértela

El guionista Craig Mazin, además de haber hecho sus deberes de forma escrupulosa y haberse documentado hasta la extenuación para imprimirle a esta historia los tintes más verosímiles posibles, sabe manejarse muy bien al filo de la navaja mostrando el coste humano de la tragedia sin caer nunca en la sensiblería, en el panfleto o la simplificación de un suceso cuyas ramificaciones se extienden por distintos ámbitos interrelacionados entre sí: el político, el civil, el científico y el informativo, como poco.

Hay que decir que, aunque Chernobyl es un drama que ficciona un suceso real, tiene mucho de terrorífico. Por una parte, porque como decíamos nunca ha podido llegar a estimarse a ciencia cierta hasta dónde llegaron y llegan las consecuencias de tamaña contaminación nuclear, pero, más allá de esto, porque hará que no pocos espectadores se lleven las manos a la cabeza y se pregunten en manos de quién estamos.

En el subtexto, lo realmente aterrador y desasosegante es percatarse de que a pesar de lo aprendido, la gestión de cualquier evento de la misma índole (llámese vertido, accidente, emisión...) corre el riesgo ser agravado por el factor humano en el que interfiere el orgullo personal y nacional dado que lo que se juega no es solo la recuperación, sino el prestigio y esa es una cuestión lo suficientemente delicada como para que salgan a la luz resortes como el menosprecio de la amenaza, la ocultación de la verdad y/o la manipulación de la información. Si tenéis reciente el visionado de la excelente película Kursk de Thomas Vinterberg, sabréis de inmediato de qué estamos hablando.

La miniserie Chernobyl es por tanto una producción seria, minuciosa y de calado. Un relato que tiene un arranque espectacular que augura que estamos ante una de las mejores miniseries del año y al que en cada capítulo se irán añadiendo capas, tramas y personajes imprescindibles para tener una visión poliédrica de un problema muy complejo. En nuestro caso hemos tenido acceso a los tres primeros episodios y podemos constatar que el nivel se mantiene hasta pasar el ecuador.

Chernobyl

No hay elemento que no esté mimado al detalle: el elenco es perfecto, la recreación de la central y la documentación de los protocolos, los trajes y las condiciones de trabajo, muy depurada y la guinda es que, además de contar con secuencias memorables e imágenes que permanecerán imborrables en el imaginario colectivo (los niños jugando con las cenizas que llueven del cielo como si de nieve se tratase, las masas despreocupadas contemplando al enemigo invisible de la radiación que les acecha, etc.) tiene la capacidad de trascender lo narrado para que podamos extrapolar lo que vemos a día de hoy y espoleemos nuestro pensamiento crítico. Hay mucho que aprender de Chernobyl.

Valoración

La miniserie que aborda una de las mayores catástrofes medioambientales del siglo XX es sobresaliente: traslada la tensión en cada imagen y cuenta con un reparto excelente

Hobby

93

Excelente

Lo mejor

Todo el arco que recorren los personajes: incredulidad primero, incompetencia y orgullo exacerbado después a la hora de admitir los errores y actuar.

Lo peor

Es un visionado duro en muchos sentidos, no solo por la tragedia humana, que también, sino por la impotencia de depender de personas sin escrúpulos.