365 días
Análisis

Crítica de 365 Días, el infumable thriller erótico que está revolucionando Netflix

Por Daniel Quesada

Una de las peores películas que hemos visto en lo que va de año (si no la peor) es un thriller erótico heredero de las enseñanzas de 50 sombras de Grey, pero con un 50% más de limpieza de sable. Agarraos los machos, que llega 365 Días.

Ya hemos comentado en muchas ocasiones que Netflix es un cajón de sastre, en el que es posible encontrar verdaderas joyas que llegan sin hacer ruido... Pero también verdaderos bodrios, que a pesar de ello causan furor entre determinados sectores del público. Lamentablemente, este es el caso que nos ocupa, con esta película llamada 365 días.

En honor a la justicia, esta producción polaca venía auspiciada por la novela 365 Dni, que no era otra cosa que un nuevo intento de reinventar el concepto de 50 Sombras de Grey: novelas disfrazadas de románticas, pero centradas en un erotismo softcore que triunfaba por su atrevimiento. La película 365 días nos cuenta la historia de Massimo (Michele Morrone), un joven líder de la mafia siciliana que, en un momento en el que estuvo a punto de morir, tuvo una visión de una hermosa mujer. Varios días después, ve fugazmente a esa chica y decide que será el amor de su vida. Así que, como es lógico (nótese la ironía), decide que lo mejor es secuestrarla y obligarla a que lo ame. Si en 365 días no lo consigue, la dejará libre.

La chica es Laura (Anna Maria Sieklucka), una polaca que durante aproximadamente 5 segundos se escandaliza con el hecho de ser secuestrada y, por supuesto, dice que alguien tan materialista no podrá poseerla nunca. No os lo vais a creer: ¡sí que lo consigue! Y diréis: joer, Hobby Consolas, esto es un spoiler. De verdad, os estamos haciendo un favor.

Toda la película gira en torno a ese ridículo juego del gato y el ratón en el que Massimo intenta que ella sea suya y Laura lo provoca con tretas sexys para luego alejarse y decirle que no lo va a conseguir. Pero mientras que las películas de Grey jugaban algo más con la insinuación (no me puedo creer que esté defendiendo las películas de Christian Grey frente a algo peor), aquí, directamente estamos ante una película pornográfica de quiero y no puedo. Las escenas de sexo son todo lo explícitas que puede permitirse en una plataforma como Netflix. Lo podemos comprobar en las escenas de felaciones. También en las de felaciones y, por último, en las de felaciones. ¡Este Massimo está obsesionado con el tema!

365 días, el thriller erótico de Netflix

Os prometemos que la película se aproxima al extremo del mal gusto hasta llegar a descarrilar. Eso, cuando sus diálogos no están haciendo el ridículo, con una Laura cuya "resistencia" a Massimo no se la cree ni ella harta de vino. Y lo peor, lo realmente inquietante de la película, es que todo el argumento idealiza con total despreocupación el supuesto erotismo que inspira ser secuestrada y forzada por un hombre guapísimo y riquísimo, con sus yates, sus chefs y sus trajes caros. ¡Hombre, así da gusto que la fuercen a una, claro que sí! Vaya tela...

Es verdad que Anna Maria Sieklucka borda las caras de orgasmo (eso creemos, nunca hemos visto uno), pero lamentablemente, esa es su única virtud, porque tiene de actriz lo que nosotros de torneros fresadores. Michele Morrone lo hace algo mejor... Pero vamos, vista la media, tampoco lo tenía difícil para destacar. Es de justicia decir que tampoco tenían mucho que hacer con el guión que les han puesto delante, con frases somo "te voy a follar tan fuerte que te van a oír gritar hasta en Varsovia". Puro Pablo Neruda, vamos.

365 días, el thriller erótico de Netflix

Y es que, además, uno de los recursos de esta historia erótica es que Massimo promete a Laura que no le meterá mano si ella no quiere. Lo gracioso es que lo dice como dos minutos después de haberla agarrado por el cuello porque ella no quería tema y solo unos minutos antes de atarla con cadenas a la cama. Cuando lo hace, le dice "mira lo que te estás perdiendo", momento en el que entra otra muchacha con ropa justita y... ¡No os lo vais a creer! ¡Le hace una felación!

Cuando los personajes no están bajando al pilón o practicando poses del kamasutra en 365 días, participan en fiestas super sofisticadas o se van de compras para que Laura flipe con trajes super cuquis, en un intento de provocar sensación de glamour entre los miembros de la audiencia que aún no se hayan quedado dormidos.

365 días, el thriller erótico de Netflix

En definitiva, este drama erótico ya disponible en Netflix es un cúmulo de fantasías machistas, ínfulas de estilo casposo y diálogos tronchantes de puro ridículos que, por supuesto, está entre lo más visto en la plataforma esta semana. De hecho, ya se habla de una más que posible secuela. ¿Gritará la chica tanto que se oiga hasta en Vladivostok? Bueno, solo basta con forzarla un poquito y asunto resuelto, ¿no?

Valoración

Una película pornográfica disfrazada de novela romántica para entrar por los pelos (ejem) en el catálogo de Netflix. Burda, ridícula y llena de mensajes que todo ser sensato debería evitar. Vamos, que nos ha encantado.

Hobby

35

Malo

Lo mejor

Sale un candelabro en un plano que parece de buena calidad.

Lo peor

Uf, no sabríamos por dónde empezar este apartado, la verdad.

Y además