Crítica de El amor en su lugar: una lección de cine de Rodrigo Cortés que te deja clavado en la butaca

El amor en su lugar

Crítica de El amor en su lugar (Love Gets a Room), la nueva película de Rodrigo Cortés en la que reivindica el arte en tiempos de guerra retratando el teatro en el Gueto de Varsovia.

¡Ya estábamos deseando reencontrarnos con Rodrigo Cortés después del lanzamiento de Blackwood y su participación en la serie Historias para no dormir! El cineasta nos lleva a conocer en interior del Gueto de Varsovia en su nueva película: El amor en su lugar, que llegará a los cines el próximo 3 de diciembre.

Se trata de una emocionante historia que cuenta con un guión original escrito por el propio Cortés junto al novelista alemán David Safier en el que se recrea la puesta en escena de la obra teatral “Milosc Szuka Mieszkania”, que se representó en el invierno de 1942 en el Teatro Fémina de Varsovia.

La obra que muestra la película es fiel al texto de la comedia musical escrita en el propio gueto por el dramaturgo y compositor polaco-judío Jerzy Jurandot, de cuyas canciones sólo sobrevivió la letra.

Esto implica que la música ha sido compuesta ex profeso para la película por parte de Víctor Reyes, eso sí, respetando la tradición del teatro musical del momento y afanándose por introducir además pasajes musicales que elevan la tensión cada vez que vemos a los actores moviéndose entre bambalinas o reaccionando a lo que sucede en la platea.

VIDEO

Tráiler de El amor en su lugar (Love Gets a Room)

El amor en su lugar muestra cómo es la vida de los miles de judíos hacinados en Varsovia y confinados contra su voluntad entre los muros del mayor gueto construido durante la Segunda Guerra Mundial. 

Mientras que extramuros las cosas discurren con relativa normalidad, en el interior muchos mueren de hambre y se enfrentan a toda clase de penurias. Pero eso no impide que Stefcia apure el paso para llegar al Teatro Fémina para representar una obra en la que se encarga de uno de los papeles protagonistas.

Pronto aparecen tensiones a ambos lados del escenario: mientras se preparan para salir a escena, su compañero Patryk anuncia que ha sobornado a dos guardianes para poder sacar del gueto a dos personas.

Pero es que además, mientras la pequeña compañía teatral se afana en despertar la risa del público queda claro que también tienen que tener cuidado con los chistes afilados, que pueden ofender a los oficiales que se encuentran entre la audiencia.

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Estas son las mejores tablets para ver películas y series

Si sueles ver series cuando viajas o en varias partes de casa, estas tablets pueden ser buenas compañeras para el consumo de entretenimiento.

Ver listado

El arte y el humor como evasión... y tabla de salvación

Nadie mejor que el propio Cortés para explicar qué ha querido contar: "El amor en su lugar es una experiencia cinematográfica e interpretativa que descubre un lado de la ocupación que el cine no había mostrado aún: cómo todo tipo de artistas (actores, músicos, escritores) siguieron actuando, aun en las circunstancias más improbables, para encender una llama titilante en mitad de las tinieblas”.

En efecto, uno de los grandes aciertos de la película es el de mantener la tensión de principio a fin pero teniendo siempre como faro el arte y su conjunción con el humor, que es lo único a lo que se puede agarrar el público. Ahí radica uno de los puntos fuertes de la historia que ve emerger la belleza y el talento en medio de la desolación.

Otro de los pilares fundamentales de El amor en su lugar es su reparto internacional, que apuesta por caras poco explotadas como las de Clara Rugaard, Ferdia Walsh-Peelo (a quien recordáreis por su papel en Vikings), Magnus Krepper, Freya Parks o Jack Roth junto a actores consagrados como Anastasia Hille o Henry Goodman que se entregan en un trabajo que es todo un reto interpretativo.

Baste como ejemplo decir que las canciones interpretadas por el elenco se rodaron en directo y se usó el sonido original de las tomas, sin recurrir al playback. Es brutal el trabajo de coordinación, puesta en escena, diseño de sonido y montaje. Toda una maquinaria bien engrasada para entregar un trabajo que roza la perfección formal.

También hay un interés en buscar la verosimilitud en la imagen, lo que hace que se recurra a luces muy tenues. Habrá quien encuentre algo molesta la oscura fotografía, pero está plenamente justificada por esta cuestión.

Por si no queda claro, El amor en su lugar es una película muy hermosa... Es ambiciosa en su justa medida y, sobre todo, es distinta, de modo que aunque se conjugue el drama con la comedia y el romance, la suma de las partes conforma un todo bastante peculiar que habría merecido mucho más que las dos nominaciones que tiene en los Goya a la Dirección de Producción y al Diseño de Vestuario.

Es uno de los estrenos más destacados de la semana, pero también una de las películas españolas más destacadas del año, en coproducción con Reino Unido. Si Rodrigo Cortés no existiera, habría que inventarlo porque es pura pasión para escribir, rodar y montar y con esta película da una lección de Cine con mayúsculas.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Rodrigo Cortés da una clase magistral de cine desde el primer plano secuencia de El amor en su lugar en el que recorremos el Gueto de Varsovia para luego jugar con el espacio del escenario del teatro y su relación con lo que sucede entre bambalinas y en la platea. Emocionante y cautivadora en la puesta en escena y en su honestidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El diseño de producción, la labor de dirección de actores y la forma en la que se relaciona la realidad con la representación.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Hay algunos momentos repetitivos y un pequeño abuso de la banda sonora para crear tensión.
Hobby

80

Muy bueno

Y además