Ánimas
Hemos estado viendo Ánimas, la nueva película española de terror disponible en Netflix. Os contamos qué nos ha parecido esta película que profundiza en las mentes adolescentes en su faceta más oscura.

Ha llegado a Netflix una nueva producción española de esas de terror y sustitos que tan bien se nos dan. La película Ánimas nos promete noventa minutos de terror psicológico y paranoias totales. La película está dirigida por Laura Alvea y José F. Ortuño, que también colaboran para dar forma al guión de la cinta. Esta película de terror de Netflix se estrenó el año pasado en Sitges, una plataforma inigualable para este género cinematográfico.

VIDEO

Ánimas - Tráiler oficial

Las películas de Laura Alvea

Hay que tener presente, antes de entrar en materia, que la película Ánimas llega en una época en la que el terror, aunque sigue siendo posible, es mucho más complicado que hace dos o tres décadas, donde asustar al espectador era relativamente más sencillo. Ahora es más fácil que un espectador se amedrante si le mentas que llegan los impuestos a si le pones una película de terror. Sin embargo algunos cineastas siguen intentando sorprender a los espectadores. Veamos si Alvea y Ortuño lo han conseguido.

Tremendamente predecible

A pesar de que Ánimas comienza con un buen guiño a uno de los clásicos del género de terror por excelencia, Psicosis, no deja de ser irónico que lo mejor de la película sea algo que han tomado prestado de una cinta de hace casi 60 años. El guión de Ortuño y Alvea pretende confundir al espectador durante la práctica totalidad de la cinta, con escenas confusas y saltos de escena sin aparente explicación. Lo trastabillado de su guión inicial va dando paso a una serie de escenas que buscan descaradamente el susto fácil sin conseguirlo realmente.

Avanzada la trama de esta película de terror lo suficiente, cuando el espectador ya no se va a sorprender (si es que en algún momento se sorprendió) se pasa a una fase pseudoexplicativa en la que se pretende dar forma a toda la historia que hemos estado viendo. Una explicación digna de un corto estudiantil en el que los chavales están aprendiendo, pero también se lo están pasando bien y no suelen querer complicarse la existencia.

Visualmente aceptable

Vamos a hablar de algo relativamente positivo: El apartado visual de Ánimas es bastante aceptable. El fuerte evidentemente está en sus escenas tensas para generar sustos. Sus efectos especiales son los justos y necesarios, sin pretender hacer ningún alarde de sangres, explosiones y cosas cayéndose porque si. Eso en parte es de agradecer, porque si a un guión flojo se le añaden encima despropósitos visuales ya apaga y vámonos.

Ánimas

La película de Netflix peca, no obstante, en su apartado de fotografía de un uso exagerado del verde para dar "sentido" a ciertas escenas. No entramos en detalles para no acabar con los spoilers a tope. El uso de estos filtros de color hacen que el espectador que tenga ciertas nociones del género de terror se dé cuenta muy pronto de que lo que está pasando va por donde acaba yendo el guión, y es una sensación bastante poco satisfactoria.

Un reparto carente de chispa

El apartado interpretativo de Ánimas tampoco hace un gran favor al guión. No sabríamos decir si es por el propio guión en si, si por los actores, o si por la dirección. La película de Netflix está protagonizada por Clare Durant que interpreta a Álex, una joven con una personalidad fuerte aunque algo errática que se desvive por Abraham (Iván Pellicer), su amigo de la infancia que tiene una situación familiar bastante complicada en casa, y sin vistas a mejorar.

Ánimas

Completa el reparto principal Ángela Molina (Velvet), que interpreta a la madre de Abraham y de quien habríamos esperado un poco más si no fuera por, de nuevo, el guión. Además, la película tropieza con una práctica demasiado habitual en muchas películas españolas, que es la de rodar en lugares que parezcan tercermundistas, con casas antiguas que no han recibido reformas en ochenta años. Luego nos sorprende que venga gente del extranjero a nuestro país y pregunte por qué no vamos en burro a trabajar.

El resumen de Ánimas es que se queda a medio camino entre varios intentos, y casi todos se ven enturbiados por un guión que no parece tener claro cómo embaucar al espectador. Uno se queda viendo la película, si, pero más que nada por ver un desenlace que ha previsto en la primera media hora de película. Un giro de guión casi desesperado en medio de un metraje tan soporífero no salva a la cinta de Alvea y Ortuño.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Una película de terror que intenta sorprender al espectador con su guión y algunos sustos. Mantiene el interés, pero no es innovadora en su género. Personajes con poco carisma y escasa empatía.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Su guiño a un gran clásico del terror al comienzo de la película. Efectos visuales aceptables.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Exceso de uso del color verde en las escenas. Actuaciones frías y superficiales, un guión que pretende sorprender sin conseguirlo. Poco terror.
Hobby

48

Malo

Y además