Asher
Análisis

Crítica de Asher, el drama criminal protagonizado por Ron Perlman

Por Raquel Hernández Luján

Analizamos Asher, una película producida y protagonizada por Ron Perlman (Hellboy) y dirigida por Michael Caton-Jones en clave de thriller dramático gracias al guión de Jay Zaretsky. En cines a partir del 5 de abril de 2019.

La película Asher tiene un aroma demodé que puede despertar cierta nostalgia en el público más fanático del género del drama criminal, pero que termina lastrando una película que debería haber sido una oda a la vieja escuela y termina convirtiéndose en el retrato idealizado de un personaje peculiar.

La cinta se presentó con gran éxito en la 51 edición del Festival de Cine de Sitges con la presencia de su gran estrella protagonista, Ron Perlman, que dio el pistoletazo de salida a la Zombie Walk además de ser galardonado con el premio honorífico a su carrera (con papeles como el de La bella y la bestia, con el que se alzó con el Globo de Oro y Hellboy, película dirigida por el gran Guillermo del Toro).

Hazte con la edición en Blu-Ray de Hellboy

En la presentación de Asher, en la que estuvimos presentes, el actor dejaba claro que a sus 68 años quería ir paulatinamente dejando la interpretación para especializarse en la producción, algo que ya venía haciendo de forma intermitente desde 2015. Pero que no cunda el pánico, no hay más que echar un vistazo a su filmografía para ver que sigue cargado de proyectos: lo veremos en películas como Run with the Hunted, donde compagina ambas facetas y también en Hell on the Border, Monster Hunter, Robodog, Clover o la miniserie The Capture, entre otros muchos proyectos en los que sigue dejando constancia de su claro compromiso con el género fantástico, en el que se mueve como pez en el agua.

En la película Asher, interpreta a un rudo y curtido exagente del Mossad que se ha convertido en asesino a sueldo, viviendo de manera austera en un Brooklyn en perpetua transformación.

Llegando al final de su carrera y quizá de su vida, Asher rompe una promesa que hizo de joven cuando conoce a Sophie en un trabajito que se tuerce. Para convertirse en el hombre que desea ser, no le quedará más remedio que matar al hombre que fue, de modo que se lanza a la búsqueda de la redención.

El eje de toda esta película de acción es de forma unívoca el personaje de Ron Perlman, pero lo cierto es que falta algo de magnetismo a ese personaje. Resulta un poco forzado verlo intimar con mujeres muchísimo más jóvenes, por ejemplo. Todos los achaques que tiene en las secuencias de acción desaparecen en sus encuentros con las féminas de turno, algo un poco "incómodo" y que va restando credibilidad a una película que aspira a ser más o menos realista.

Lo que que sí hay que poner en valor es el reparto del que se rodea y en el que podemos reconocer a la actriz española Marta Milans (¡Shazam!), a Famke Janssen (X-Men: días del futuro pasado), a Richard Dreyfuss (El poder del dinero), a Jacqueline Bisset (Nip/Tuck, a golpe de bisturí) y a Peter Facinelli (S.W.A.T.: Los hombres de Harrelson). Y ojalá que sus personajes se hubieran desarrollado algo más, la verdad...

Asher presenta serios problemas de ritmo (y un guión a veces demasiado lento), aunque cuenta con atractivos que justifican el visionado. Puede que no sea la primera opción teniendo en cuenta lo que nos trae la cartelera esta semana, pero los incondicionales del thriller encontrarán a un héroe añoso en pantalla que, sí, está alejado de la estilización de John Wick o Atomic Blonde, pero que le otorga a sus peripecias una dimensión humana interesante. Haberle rebajado el tono de latin lover habría jugado en su favor.

Valoración

Thriller con un buen comienzo, pero con un desarrollo muy convencional. Es una película que divaga demasiado y se hunde, innecesariamente, en clichés que hacen que se desinfle.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

La primera media hora de metraje es para enmarcar y hay secundarios de lujo: Famke Janssen, Richard Dreyfuss, Jacqueline Bisset o Marta Milans.

Lo peor

El guión habría necesitado un par de vueltas para funcionar mejor. El ritmo es muy desigual y la película se acaba estancando en el drama.