Crítica The Boys – Temporada 3: La serie de Amazon ya no tiene rival

The Boys - Temporada 3

The Boys temporada 3 vuelve Amazon Prime Video y lo hace con otra salvajada. No es solo más grande que las anteriores. Es mucho mejor.

Hace muchos años, en 1873, un periódico neozelandés publicó la siguiente frase en una de sus amarillentas y olvidadas páginas. «Éstos son mis principios, pero si no les gustan, yo los cambio». Como suele pasar con las leyendas —sobre todo las urbanas—, la frase fue extendiéndose y acabó parasitándose hasta llegar a la boca de un maestro del ingenio.

Fue la revista Legal Times, en 1983, la que atribuyó esta frase al inmortal Groucho Marx. «Éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros», heredamos los occidentales. Una forma donosa y directa a la hora de describir a esa clase política que vendería a su madre con tal de ganar un voto, gobernar y llenarse los bolsillos con el erario público.

Sin embargo, de la misma forma que una frase de un periódico neozelandés fue transformada hasta convertirse en una herencia cultural de Groucho Marx, la propia frase fue cambiando su naturaleza y entidad políticas hasta representar a todo aquel que es capaz de plegarse a los designios de la mayoría en detrimento de la defensa a ultranza de su propia identidad.

Ahora imaginad que una frase, ESTA frase, hiciera referencia exclusivamente al cine de superhéroes. No lo hace, pero es una hipótesis. Los grandes estudios quieren la bolsa, el éxito, la taquilla; ambicionan el aplauso generalizado y ansían emular la fama omnipresente y todopoderosa de Marvel Studios. Que se lo digan al DCEU, si no nos creen.

Bien. Llegados a este punto, ponemos la mano en el fuego que todos los estudios replicarían el exitoso modelo de Marvel Studios si alguien les prometiera que da una rentabilidad inmediata. Todos seguirían el camino de hormigas como buenos peones para alcanzar el objetivo en última instancia: un taquillazo de los gordos para así mantener la industria.

Con esto no queremos culpar a los grandes estudios, que no se nos malinterprete. Con esto, sencillamente, queremos decir que «éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros». Pero existe una serie, un último bastión, al que se la sudan completamente los principios, las reglas del juego, el público, el género de los superhéroes y las viñetas que lo parió.

The Boys regresa mañana con una tercera temporada que no es más de lo mismo, es más de lo mejor. Amazon Prime Video ya no tiene rival, ha destrozado todo a su paso y le importa tres cominos, dos pimientos y un rábano la integridad del género de los superhéroes. Vomita y escupe sobre él, lo cercena para hacerse una barbacoa con sus tripas, y lo disfruta.

La tercera temporada de The Boys es un mausoleo a la identidad. La serie es verdaderamente consciente de las dolencias que tiene el género de superhéroes —sobreexplotado en la actualidad— y revienta cada palmo de ese dolor para tirarle sal y pimienta. 

Con las lágrimas de esas heridas se constituye y consolida, paradójicamente, como la cúspide del género en la televisión. Quizás, con el permiso de WandaVision, por supuesto.

¡No hay spoilers en esta crítica!

No hablaremos en esta crítica de tramas, evolución de personajes, apariciones y demás elementos narrativos. The Boys temporada 3 es una experiencia alucinante que nadie debe arruinarte. Un viaje lleno de explosiones, sangre y sorpresas esperando en cada esquina, agazapados como un depredador salvaje a que crucemos con mirada ausente y nos dé caza.

Solo vamos a deciros que todo lo que se planteó en las dos primeras temporadas se rescata aquí con una solidez y una ergonomía narrativas tan precisas como asombrosas. Esta nueva tanda de episodios no solo juega con una mano de doble as, sino que va tan sobrada que podría ganar la partida sin necesidad de extender sus fichas sobre la mesa.

La temporada 3 de The Boys es un absoluto despliegue audiovisual que roza lo enfermizo. Hace solo unas semanas, Karl Urban afirmó en una entrevista que habían derrochado litros y litros de sangre falsa en apenas unos días. El actor aseguró que, para la filmación del tercer episodio, ya se habían quedado sin suministros. No me extraña.

Esta nueva temporada de la serie de Amazon Prime Video no se ha guardado absolutamente nada en la canana. Han metido todas las balas en la cámara de un revólver del calibre 32 y han fusilado al género de los superhéroes a placer. Es un ejercicio tan grande, tan brutal, tan violento, tan perfecto, que dejará boquiabierto incluso al más iluso.

Seguramente, el espectador mojigato se cruce de brazos y enarbole la bandera de «mucho ruido y pocas nueces» mientras limpia los cristales de sus gafas de pasta y acribilla con la mirada la pantalla del televisor, con un cuadro de Wes Anderson a las espaldas y la portada negra de A propósito de nada reposando en la mesilla.

No. No hay «mucho ruido y pocas nueces». Esto es un maldito maremoto que arrastra todo a su paso y nos recuerda por qué, cuando un producto tiene tanta identidad y está tan orgulloso de ser como es, encuentra la grandeza con suma facilidad. Al que le guste The Boys, la tercera temporada le va a parecer el Desembarco de Normandía del placer.

Esto es lo que hay. Ni más, ni menos. The Boys temporada 3 es una continuación más de la leyenda, pero con más artificios, más sangre, más explosiones, más violencia, más humor negro, más tono mordaz, más crítica y más de todo. Su escala es inconmensurable y la capacidad de hacerlo todo bien, encomiable. No se debe dar por hecho, porque no es fácil.

No es fácil aguantar tres temporadas con la garantía del éxito reflejada en cada pisada. No es fácil permanecer inmune a la propia fama de la serie y ser devorado por ella, convertirse en un monstruo de cien cabezas y perder al espectador a la mínima de cambio. No es fácil ser fiel a unos principios cuando todo lo que te rodea está a kilómetros de distancia de ti.

Amazon Prime Video lo ha tenido muy claro con The Boys. Ha tenido unos principios desde el primer día, desde que se presentó en la plataforma streaming. Y, una vez más, nos ha gritado a la cara que, si no nos gustan esos principios, no es que tenga otros… Es que nos podemos ir a tomar viento fresco y no regresar nunca más por allí. No necesita nuestro aplauso.

Prueba gratis Amazon Prime Video

Prueba gratis Amazon Prime Video

Ya puedes probar gratis durante un mes y sin compromiso de permanencia Amazon Prime Video. En esta plataforma puedes ver series como American Gods, Hanna y Jack Ryan, además de cientos de películas en exclusiva.

Pruébalo gratis

Damas. Caballeros. Sean bienvenidos una vez más al show más grande, grotesco y feroz que ha parido el género en toda su historia. Vuelven los chicos. Vuelven las bestias.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La temporada 3 de The Boys no solo es más de lo mismo, es más de lo mejor. Un mausoleo de la identidad que escupe a los pies del género de los superhéroes, lo aniquila y juega con su cadáver hasta hacerlo trizas. Un despliegue visual antológico y un ejercicio narrativo soberbio que conecta con todo lo expuesto anteriormente.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Todo. Absolutamente todo. Esta serie es perfecta y, si esto no es la perfección, entonces se le parece muchísimo.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Rellenaré esto porque tengo que rellenarlo. Un día me quedé sin cerveza mientras veía un episodio. Sí. Eso es malo.
Hobby

95

Excelente

Y además

The Boys (Serie TV)

Argumento:

En julio de 2019 Amazon Prime Video apuesta por una nueva serie basada en un cómic. En esta ocasión es The Boys, una obracreado por el guionista Garth Ennis (Predicador, Sección 8, The Punisher MAX) y el dibujante Darick Robertson (Happy), primero para Willstorm y luego para Dynamite Entertainment. La serie, ambientada en nuestra época en un mun...