Castle Rock
Análisis

Crítica de Castle Rock, serie basada en el universo de Stephen King

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Castle Rock, la serie de Hulu basada en el universo literario de Stephen King, cuya primera temporada de diez episodios ya está disponible en Movistar +.

Stephen King es una fuente inagotable de inspiración y tenemos una nueva serie en la que se dan cita multitud de alusiones y guiños a algunas de sus obras más populares. Hablamos de Castle Rock, una serie producida por JJ Abrams (vía Bad Robot) para Hulu, que se estrenó el pasado 15 de octubre en Movistar +, tras su preestreno oficial en el Festival de Cine de Sitges.

La serie Castle Rock consta de diez episodios que van de los 46 a los 58 minutos, a lo largo de los cuales se desarrolla un misterio general con multitud de ramificaciones que podríamos contemplar casi como microrrelatos dentro de la trama principal. Lo divertido del asunto es que, por una parte, engancha y, por otra parte, se respira el ambiente que rezuman sus obras en cada detalle. Es decir, que sin centrarse en un libro en concreto se palpa y se siente ese saber hacer de un autor que tiene un sello tan personal que consigue conectarnos con nuestros miedos más primitivos y a la vez mostrarnos dramas humanos complejos y tortuosos.

Consigue la edición coleccionista de las mejores adaptaciones de King al cine

Para hablaros de la serie, primero tenemos que diseccionar el título y los créditos iniciales que nos remiten a la localidad de Maine llamada Castle Rock, en la que King ambientó cuatro de sus más famosos relatos: La zona muerta, La mitad oscura, La tienda y Cujo. Como decíamos, no se trata de la adaptación directa de ninguna novela o relato, sino que más bien intercala pasajes que os traerán a la cabeza buena parte de sus mejores obras: desde It hasta Cementerio de animales o por supuesto El resplandor. Y esto nos viene al pelo para hablar de las mejores adaptaciones de la obras obras de este escritor:

Los títulos de crédito y la tipografía que se utiliza para crear las letras de Castle Rock dan buena cuenta de esa voluntad de la serie por ser, de alguna manera, una suerte de collage formado por esas historias que tan bien conocemos mostrándose incluso un mapa en el que podemos leer los nombres de otras ciudades ficticias como Haven, Derry, Bangor o Little Tall Island. Lo primero que vemos, por cierto, es la penitenciaría de Shawshank, que apareció por primera vez en el relato breve "The Shawshank Redemption" y adaptadao posteriormente en la gloriosa cinta de Frank Darabont de 1994 Cadena perpetua, protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman (hay incluso una fugaz alusión al alcaide Norton).

Y el casting va por el mismo lado, jugando al metalenguaje todo lo que le es posible: Sissy Spacek (la primera Carrie) es una de las protagonistas, mientras que Bill Skarsgård, el actor que ha dado vida al nuevo Pennywise en el aclamado remake de It, vuelve ahora a encarnar lo que parece ser el Mal absoluto. Otras nombres relacionades más difíciles de captar son los de Melanie Lynskey que estaba en Rose Red o Frances Conroy, que parecía en la última versión televisiva de La niebla.

También hay personajes emparentados con los protagonistas de sus relatos: la actriz Jane Levy, por ejemplo, ejerce el papel de Jackie Torrance, la sobrina de Jack Torrance (Jack Nicholson en El resplandor), que casualmente guarda un enorme parecido con el propio Stephen King. Alan Pangborn es otro viejo conocido del "Kingverso"... por citar solo un par de casos especialmente interesantes. La serie da para un extenso reportaje de easter eggs y rimas con algunos de los leit motivs de sus historias: desde el fanatismo religioso hasta la infancia incomprendida, la psicopatía o los elementos íntimamente relacionados con ellas como el hacha, el rey carmesí, los pájaros muertos... 

Descubre las películas de terror favoritas de Stephen King

En suma, si eres un ávido lector de King, Castle Rock no solo es una parada obligatoria, sino que es un verdadero placer que te obligará a revisionar cada episodio o a verlo a cámara lenta para no perderte nada. Esto podría obrar en contra del sentido general del relato, y de hecho en algunos momentos se percibe un cierto bajón, sobre todo después del magnífico episodio titulado "La reina", pero se compensa con la curiosidad que generan per se los personajes y la incertidumbre acerca de lo que puede pasar (básicamente cualquier cosa: el factor sorpresa funciona de maravilla).

No todo son acierto: el fichaje de la actriz Melanie Lynskey es uno de los mayores problemas de esta serie de suspense. No consigue enganchar al espectador con su interpretación y hay giros de guión que pueden traeros a la cabeza series como Fringe, algo que no tendría que ser negativo, pero que en cierta forma "distrae" la narración.

El resultado de la suma "King + Abrams" es algo de lo más curioso y nos permite ilusionarnos respecto a la segunda temporada ya en producción. De ella sabemos que virará aún más a lo paranormal y lo fantástico aunque de momento desconocemos si conservará al mismo reparto o comenzará desde cero. Las puertas están abiertas: aunque en principio se habló de una serie antológica, con un nudo central distinto en cada temporada al estilo de Fargo, cuesta pensar que las fronteras no sean permeables y algunos personajes no vayan a aprovecharse para interactuar con los nuevos que nos presenten el próximo año. Lo veremos. De momento, esta primera temporada de Castle Rock es un caramelo para Halloween: con King siempre hacemos "trato".

Valoración

Plagada de referencias al universo literario de Stephen King y también con guiños en el reparto a las versiones fílmicas del mil veces adaptado escritor, Castle Rock es parada obligatoria para los fans del género del fantástico: un verdadero placer para quienes gusten de adentrarse en el misterio.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Trata con mucho respeto el material de base. "La reina", el séptimo episodio es tan redondo y está tan bien narrado que es el clímax de la historia.

Lo peor

A partir de ese séptimo episodio la serie se distrae y llega a un final un tanto átono, sin alcanzar la misma cota de emocionalidad ya.