Ir al contenido principal
Cero Netflix
Análisis

Crítica de Cero Temporada 1: el superhéroe invisible de Netflix

Crítica de Cero (Zero), temporada 1. La serie italiana de Netflix creada por Gian Carlo Menotti de un superhéroe de barrio que es capaz de volverse invisible y está protagonizada por Giuseppe Dave Seke, Haroun Fall, Beatrice Grannò, Dylan Magon y Daniela Scattolin, entre otros. El estreno de Cero en Netflix España es el 21 de abril de 2021.

Imaginad a un superhéroe de barrio. No a Superlópez, sino uno más al estilo de Miles Morales. Un chico joven, inocente, lleno de vida e ilusión, pero con un trasfondo familiar complicado. Ahora nos lo llevamos a las calles de Milán, en Italia, le asignamos el superpoder de la invisibilidad y... ¡bum! Tenemos nueva producción: Cero, la serie de Netflix que acaba de estrenar su primera temporada.

Gian Carlo Menotti es el creador de esta nueva serie italiana que llega a la plataforma para hablarnos de la escasez de recursos, la pobreza, la marginación social y la lucha de clases. Tendremos a distintos enemigos, pero un gran villano: el dinero. Ese que permite a los ricos y poderosos acabar con las zonas en escasez de recursos para seguir amasando más fortuna.

Cero es Omar (Giuseppe Dave Seke), un chaval inocente, sensible y puro corazón de un barrio obrero de Milán. Trabaja en una pequeña pizzería local como repartidor, tiene grandes aspiraciones como dibujante de cómics y se ha rendido al amor de Anna (Beatrice Grannò), una chica de bien a la que conoce por la pura casualidad de su trabajo. La serie arranca cuando Omar se cruza en el camino de Shariff (Haroun Fall) y su grupito de malotes de poca monta, con quienes tratará de salvar el barrio de las malas prácticas de una todopoderosa inmobiliaria que quiere arrasar con el vecindario.

Cero Netflix

El capítulo piloto de Cero es realmente prometedor: unos valores de producción al nivel de portada de Netflix, una interpretación protagonista aceptable y una historia sencilla con el añadido de fantasía que hace que sus capítulos a duración de sitcom se puedan ver en lo que tardas en comerte una bolsa de golosinas. En ese arranque, además, podemos apreciar el interés por establecer como base la crítica social para desarrollar la historia. Sobre cómo unos pocos tienen que luchar contra viento y marea ante los ataques de la sociedad, mientras los lazos de la comunidad y de sus familias se van resquebrajando.

Es a partir de esa premisa cuando el resto de capítulos de la primera temporada de Cero van cayendo en picado. El tiempo que dedica a establecer los orígenes de su protagonista y sus emociones, un elemento clave para su desarrollo narrativo, lo comprime hasta lo absurdo para presentarnos al resto de personajes y sus contextos. La banda de Shariff, y especialmente éste que mencionamos, pasará de perseguir y apuntar a Omar con una pistola para acabar con su vida a ser amigotes a los que desvelar su secreto en un lapso de pocas horas. Niños jugando a ser gánsteres de forma aparentemente ridícula para el espectador, pero que se dan demasiada importancia en la propia serie. Y cuando la sangre llegue al río, nos podemos preparar para sufrir una parte de ese «cringe» heredado del guion.

Cero Netflix

Si lo que estabas esperando es ver una historia del nacimiento de un superhéroe, Cero no será tu serie. Se centra en el drama social, pero lo que trata con grandilocuencia en las ideas lo plasma con excesiva sencillez en pantalla, lo que da lugar a una contradicción constante en la evolución de la historia y el inexistente desarrollo de sus personajes.

Y para muestra, un botón: Inno (Madior Fall) es un futbolista sin papeles cuya personalidad cambia en función del capítulo en el que estemos, siendo un joven simpático y agradable en uno para tratar con desdén y desconfianza a Omar en el siguiente. ¿Cuál es la razón de ser de Inno? Un par de escenas. La primera: Inno llega tarde al entrenamiento de fútbol y el entrenador se burla de él haciendo un chiste racista. La segunda: Inno va a pedir los papeles, pero lo rechazan por no estar convocado para el trámite y, aparentemente, por su raza. Y listo, drama social justificado.

Cero Netflix

El propósito de sacar a la luz los problemas de inmigración de Milán y el trato hacia los barrios pobres es encomiable, pero la ejecución de la nueva serie de Netflix es tosca. Incluso estructuralmente, cuando presentan en el primer minuto de cada capítulo una escena del futuro con el título de la serie, el resultado queda desdibujado y provoca más confusión que interés. Cero termina resultando en un batiburrillo de ideas que no termina de definirse, a caballo entre la lucha de clases y el drama familiar, y con la historia de origen de un superhéroe casero que nunca termina de nacer.

Valoración

Zero es una serie de televisión con cierto potencial para desarrollar la idea del drama social/racial bajo el amparo de la historia de origen del superhéroe, pero ninguna de estas ideas termina de encajar, dando lugar a un batiburrillo poco interesante.

Hobby

55

Regular

Lo mejor

El contexto de Milán tiene potencial para desarrollar su idea de crítica social.

Lo peor

El inexistente desarrollo de sus personajes y la pobre resolución de la trama.

Y además