A ciegas
Análisis

Crítica de A ciegas (Bird Box), la película apocalíptica de Netflix

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de A ciegas (Bird Box), la película apocalíptica de Netflix dirigida por Susanne Bier y protagonizada por Sandra Bullock, Trevante Rhodes y John Malkovich. Estreno en la plataforma el 21 de diciembre.

La directora danesa Susanne Bier, que recientemente se encargó de la potente serie El infiltrado que podéis ver en Amazon Prime Video, nos trae un nuevo largometraje a Netflix que tiene ciertos puntos polémicos. A ciegas es la adaptación de la novela de Josh Malerman "Bird Box" publicada en 2014 y que cuenta con evidentes similitudes en su estructura y desarrollo con películas como El incidente (The Happenning) de M. Night Shyamalan o La carretera (The Road) de John Hillcoat (basada en la magnífica novela de 2006 de Cormac McCarthy), por no hablar del reciente título de terror Un lugar tranquilo (A Quiet Place), cinta de la que John Krasinski nos traerá una segunda entrega en 2020.

Descubre la novela en la que se basa la película

Se supone que el borrador de esta novela fue escrito antes que la película de Shyamalan, pero lo cierto es que esta pieza en la que un "terror invisible" ataca a una vulnerable Humanidad que solo puede huir y ver cómo se desata una suerte de Apocalipsis nos resulta tremendamente familiar.

A grandes rasgos, la historia de A ciegas se desarrolla en el transcurso de cinco años desde que la protagonista, Malorie (Sandra Bullock) ve estallar un conflicto paranormal que se apodera de la población en pleno desarrollo de su embarazo. Una misteriosa fuerza de origen desconocido tiene el poder de conseguir que quienes la ven deseen quitarse la vida.

Esto la obliga, junto a un grupo de supervivientes, a vivir con los ojos vendados y a valerse en la intemperie sin el sentido de la vista con la enorme dificultad que conlleva criar en estas condiciones a dos niños que deben obedecer su dictado a pies juntillas para mantenerse con vida.

La película de Netflix, como la novela, se vale de flashbacks que nos llevan a viajar del presente, en el que los tres juntos tienen que emprender un peligrosísimo viaje río abajo con la esperanza de encontrar una supuesta comunidad dispuesta a acogerlos; al pasado, en el que descubrimos cuál fue el punto de partida de los altercados que fueron diseminándose por el planeta hasta afectar a Malorie personalmente.

Uno de los principales problemas de A ciegas es la falta de originalidad: nos han contado historias similares de supervivencia y misterio con mejor pulso narrativo y unas premisas mucho más realistas, pero es que, además, la película se hace larga al prestarle demasiada atención a un pasado que no aporta información relevante para el desenlace la historia. ¿Eran necesarias casi dos horas y diez minutos? 

La película, de cuyo guión se ha encargado el prestigioso escritor Eric Heisserer, responsable de los libretos de películas tan aclamadas como La llegada, añade nuevos personajes y motivaciones personales para hacer más humana la historia de Malorie pero por otra parte desaprovecha por completo el componente de la visión y por ende la insinuación y todo el potencial de la necesidad de abrir los ojos para ver y saciar la curiosidad (más aún en un mundo tan visual como el nuestro). De hecho, nos escamotea toda la infancia de los niños, cuya información se despacha en un par de secuencias, para valerse en circunstancias tan adversas.

A ciegas

Si Un lugar tranquilo tenía como principal aliciente una magnífica utilización de los recursos que aportaba el sonido, aquí no podemos decir lo mismo. Nos inflamos a ver sombras, a acceder a planos subjetivos del punto de vista de la protagonista a través de una venda, pero jamás sentimos que esté en verdadero peligro ni hay un juego con el espectador respecto a qué será aquello que tenemos prohibido observar.

Respecto a las interpretaciones, Sandra Bullock sostiene prácticamente sobre sus hombros todo el show: ella es la única que parece creerse su papel y estar de veras implicada con el proyecto. El resto del reparto, incluyendo a John Malkovich o no están bien dirigidos o carecen de motivación para hacer su trabajo de forma memorable.

A ciegas tiene un punto de partida interesante, pero es una oportunidad perdida para ponernos los pelos de punta. Como película de terror no funciona y como drama materno-filial es bastante endeble también. No deja de ser un thriller distópico insípido para pasar el rato que, por desgracia, tenía potencial para ser una experiencia mucho más completa.

Valoración

A ciegas es una película con clarísimos referentes previos (El incidente y Un lugar tranquilo) que se empeña demasiado en ocultar sus misterios resultando redundante y monótona además de bastante tramposilla.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Hay secuencias muy poéticas que dan pie a que el espectador interprete el fenómeno sobrenatural como quiera y Sandra Bullock está entregada al papel.

Lo peor

Lo poco creíbles que resultan los personajes y lo ilógico de sus acciones. Que no tenga el arrojo de aportar un final a la altura.

Y además