Crítica de la comedia Por los pelos... ¿Fuera complejos?

Por los pelos

Crítica de la nueva comedia de Nacho G. Velilla Por los pelos que aborda los complejos derivados de la alopecia masculina y nos lleva de viaje a Estambul para vivir un injerto capilar. Se estrena en cines este 12 de agosto.

Tras su periplo televisivo cuajado de éxitos con Médico de familia, 7 vidas, Aída o Gominolas, Nacho G. Velilla debutó como director con Fuera de carta. Luego llegarían Que se mueran los feos y Perdiendo el norte que derivaría en la serie Buscando el norte y una cinta más, Perdiendo el este, junto con otras películas como Villaviciosa de al lado.

Así que podemos decir que el productor, guionista y director es un verdadero especialista en la comedia ligera sin demasiadas pretensiones más allá de hacer a los espectadores pasar un buen rato.

La cuestión es que esta vez ha dado con un tema, el de la alopecia, que ya sea por los problemas de autoestima que genera en quienes la padecen o por las reacciones que llega a suscitar (todavía resuena la bofetada que Will Smith le propinó a Chris Rock en la ceremonia de los Oscar a cuenta de un desafortunado chiste sobre el aspecto de Jada Pinkett Smith, que la padece), daba para mucho más.

Por los pelos se centra en exclusiva en la alopecia masculina, pero más que tratarlo como el estigma social que a veces supone o en hundir un poco el bisturí para buscar las raíces del problema, focaliza su atención en tres personajes muy distintos cuya autoestima está tocada por su aspecto físico.

VIDEO

Tráiler de Por los pelos, la nueva comedia de Nacho G. Velilla

Ellos son Sebas, Rayco y Juanjo. Uno se siente acomplejado por el pelazo que luce la nueva pareja de su exesposa, otro es un cantante defenestrado en redes sociales y el tercero en discordia decide someterse al proceso de que le hagan un implante capilar para volver a parecerle atractivo a su mujer... al menos, hasta que se entera de que tiene un amante. 

Ninguna de las tres situaciones es en absoluto verosímil, como va desentrañando la propia película poco a poco, pero es que además sus complejos están literalmente en sus cabezas y no tienen nada que ver con lo que les pasa.

Al primero su esposa no le abandonó por quedarse calvo, sino porque él le fue infiel; no hay quien se crea que los cantantes famosos tengan que tener cabellera para triunfar (echad un ojo) y, desde luego, al protagonista no le hace ninguna falta tener pelo para pasárselo en grande: lo que le sobra es una relación de dependencia emocional tóxica en la que se enreda él solo.

 

Así que, al final, la alopecia es más una excusa para que la película se marque un viaje a Estambul con sus delicias turcas, sus derviches giróvagos, sus atracciones turísticas y sus amores pasionales intempestivos que para hacer una reflexión siquiera un poco interesante sobre la vacuidad de una sociedad frívola y que juzga, insulta y se burla de las personas a las que se les cae el pelo.

Es curioso que Por los pelos haya escogido a tres actores con una salud capilar envidiable para hacer la película: Antonio Pagudo, Carlos Librado (Nene) y Tomás Aguilera tienen frondosas cabelleras que el departamento de maquillaje y peluquería ha tenido que esconder con prótesis, calotas y retoques y lo cierto es que se lo curran mucho para que se vea natural.

Las relaciones entre ellos se antojan demasiado rebuscadas, pero el caso es que acaban haciendo grupo para enfrentarse a la situación, si bien son secundarios como Leo Harlem y Jesús Vidal los que les roban el protagonismo.

Es una verdadera lástima que los personajes femeninos sean tan planos y poco interesantes si tenemos en cuenta que las actrices que les dan vida también dan para mucho más. Amaia Salamanca, María Hervás, Eva Ugarte y Alba Planas quedan desaprovechadas en papeles que, en el caso de estas dos últimas, son directamente desagradables y se alejan de la idea central.

Por el camino sí que se pone un poco a caldo la ortorexia, el postureo y la obsesión por el físico generalizada, ¡lástima que el tiro yerre hasta el punto de forzar alusiones a Oficial y caballero!

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Hay una buena película dentro de Por los pelos, pero cuesta encontrarla a base de meterle al guión giros enrevesados, poco creíbles y que van deshumanizando a los personajes. Los secundarios roban el show y el casting femenino está totalmente desaprovechado.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Muy logradas las prótesis y el trabajo de maquillaje y peluquería. Leo Harlem hilarante, como siempre.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es una comedia de enredos como has visto cientos antes. Le falta chispa y no consigue sacarle mucho jugo al tema de la autoestima.
Hobby

50

Regular

Y además