Ir al contenido principal
Earwig y la bruja
Análisis

Crítica de Earwig y la bruja, la nueva película de Studio Ghibli

Crítica de Earwig y la bruja, la nueva película de Goro Miyazaki y el primer largometraje en animación CGI de Studio Ghibli que se estrena en España el 30 de abril.

Studio Ghibli se ha ganado a pulso ser conocido como uno de los estudios de animación legendarios del panorama animado. El estudio japonés fundado por los directores Hayao Miyazaki e Isao Takahata y el productor Toshio Suzuki nos ha dejado grandes clásicos como El viaje de Chihiro, La princesa Mononoke o La tumba de las luciérnagas.

Tras el retiro temporal de Miyazaki y el fallecimiento de Takahata, el estudio se tomó un tiempo de descanso y dejó de producir películas propias para co-producir otros títulos animados como el largometraje francés La tortuga roja, o Ronja, la hija del bandolero, la primera serie de Ghibli. Así que con este panorama estábamos, sin ninguna película del estudio desde El recuerdo de Marnie... así que cuando se anunció el estreno de Earwig y la bruja el próximo 30 de abril, es normal que los fans del estudio lo celebrasen por todo lo alto.

Esta nueva película de animación de Ghibli ya marca un antes y un después para el estudio, ya que aunque desde el estudio japonés habían hecho una primera avanzada en animación CGI con Ronja, Earwig y la bruja es su primer largometraje realizado con este tipo de animación generada por ordenador, dejando atrás el estilo tradicional al que estamos acostumbrados. También es la tercera película de Goro Miyazaki, con un guión elaborado por su padre Hayao Miyazaki a partir del libro del mismo nombre de Diana Wynne Jones, también autora de El castillo ambulante

Earwig y la bruja se centra en Erica Wigg, una niña que es abandonada en la puerta de un orfanato cuando es un bebé. A Erica lo de ser huérfana no parece preocuparle mucho, ya que se ha hecho con el sitio y tiene a todo el mundo, tanto niños como adultos, comiendo de su mano. Sin embargo, el chollo se le acaba cuando es adoptada por una pareja muy extraña, que se la lleva del orfanato casi a regañadientes. 

Una vez en su nueva casa, Erica descubre que la mujer que la ha adoptado es en realidad una bruja llamada Bella Yaga, quien promete enseñar a la niña a ser una bruja a cambio de que la ayude con sus tareas diarias. Eso sí, Erica pronto descubre que la bruja no tiene intención de enseñarle nada, por lo que decide ponerse las pilas para que su futuro no se reduzca únicamente a limpiar y hacer todo lo que Bella Yaga quiera.

Earwig y la bruja

Erica es una niña muy pilla que se come la pantalla, y el resto de personajes a su alrededor son carismáticos, con diseños atractivos a los que el estudio nos tiene acostumbrados. La premisa de Earwig es muy sencilla, y en un primer momento promete mucho, ya que los Miyazaki nos introducen a este nuevo mundo de magia y brujas con hechizos de andar por casa y diablillos voladores. 

Por desgracia, la trama de esta película de Ghibli no termina de arrancar del todo, ya que nos deja constantemente esperando a que pase algo más después, pero sin muchas grandes emociones ni altibajos para nadie. Además de esto, en Earwig jugamos con dos historias, la aventura de Erica, y la historia sobre el pasado de Earwig y las brujas que se nos va contando a través de pequeños flashbacks y momentos puntuales, aunque tampoco se nos llega a dar una explicación real de muchos sucesos.

Casi da la sensación de que la historia de verdad es la que se queda por detrás y no nos cuentan, con lo que nos quedamos un poco a medio gas entre dos posibles películas. 

Earwig y la bruja

El que haya momentos en los que no pasa nada o que nos quedemos más estancados en un principio... pues con una película de Ghibli no importa, porque nos queda un poco el consuelo de que por lo menos la animación es preciosa y ya ha valido la pena solo por eso. El problema es que el paso a CGI tampoco ha sentado tan bien al estudio y casi pierde todo lo que hace reconocible y clave su estilo de animación

Sí que es cierto que en algunas de las escenas más movidas la animación por ordenador llega a brillar en cuanto a efectos, pero la mayoría del tiempo los personajes resultan rígidos, sin apenas movimiento, y con un acabado que no termina de encontrar su lugar entre el estilo de Ghibli y un rematado más realilista. El paso de 2D a CGI no tendría que haber sido necesariamente un gran problema estético y hemos visto que animes como Lupin han conseguido superar con nota, pero con Earwig y la bruja por desgracia nos quedamos con la sensación de que la película desde luego habría ganado más en la animación tradicional del estudio.

Desde luego, Earwig y la bruja es una película con un cierto encanto y es una historia sencilla y bonita, aunque no queda demasiado claro qué mensaje nos quiere dejar. Eso sí, si esperáis algo de la magia habitual de Studio Ghibli es posible que salgáis decepcionados.

Valoración

Earwig y la bruja es una película con mucho potencial, con personajes entrañables y carismáticos y un mundo muy rico. Por desgracia, la historia que no nos cuentan y que queda detrás resulta mucho más atractiva que la principal, ya que la trama apenas tiene conflicto y no termina de despegar. Se echa de menos el estilo tradicional del Ghibli.

Hobby

45

Malo

Lo mejor

La personalidad de Earwig y el resto de personajes secundarios. La banda sonora y el tema principal.

Lo peor

Demasiada exposición para una trama que no termina de arrancar. El paso a 3D no ha sentado bien al estudio y se echa de menos su estilo tradicional.

Y además