Educar a un superhéroe
Crítica de Educar a un superhéroe (Raising Dion), la serie de Netflix producida y protagonizada por Michael B. Jordan junto a Carol Barbee ya en Netflix.

Michael B. Jordan (saga Creed) produce y protagoniza Educar a un superhéroe (Raising Dion) para Netflix. Se trata de una serie de ciencia-ficción que explora los problemas que surgen en torno a un fenómeno atmosférico desconocido.

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

Mark y Pat son dos amigos que trabajan para la empresa BIOTA, especializada en productos farmacéuticos y en el estudio de la climatología y su impacto en la naturaleza. Durante un viaje a Islandia presencian unas erupciones solares durante el transcurso de una aurora boreal. Este hecho cambiará sus vidas para siempre.

VIDEO

Tráiler de Educar a un superhéroe, ya en Netflix

Educar a un superhéroe se centra en la historia de Nicole Reese, una mujer que tiene que criar y cuidar a su hijo Dion sola después de la misteriosa desaparición de su marido Mark.

Un tiempo después, Dion comienza a descubrir varias habilidades inexplicables que su madre debe aprender a encubrir: desde mover objetos con la mente hasta volverse invisible o atravesar sólidos. Para protegerlo contará con la ayuda de Pat, el mejor amigo de Mark.

Pero, para colmo de males, Nicole pierde su empleo mientras trata de cuidar de su hijo y, además, comprueba con preocupación cómo BIOTA, la empresa para la que trabajaba Mark, la observa de cerca. Tendrá que evitar a toda costa que descubran los poderes de su hijo y se aprovechen de ellos mientras recaba información sobre los últimos momentos de su marido y esquiva una amenaza misteriosa que se oculta entre las tormentas eléctricas.

Para abreviar un poco podemos decir que Educar a un superhéroe es un revoltijo bastante caótico: a ratos quiere ser un drama familiar, a ratos una apuesta por la ciencia-ficción y de paso meter algún mensaje bastante trituradito a favor de la diversidad ya sea étnica o social. Pero en casi todos los campos es bastante disfuncional, aunque es razonablemente entretenida en algunos momentos.

No deja de ser curiosa la presencia de Jordan, que se catapultó a la fama con Chronicle, pero no hay nada de perverso en los poderes del pequeño Dion, así que el resultado dista tanto de aquella película como de la más reciente El hijo, mucho más disfrutable. En otras palabras, realmente no hay nada de especial en la educación que se le da al niño, que no tiene maldad ni llega a producir un altercado de grandes repercusiones.

El propio niño se identifica con Spider-Man en la medida en que tiene que "cacharrear" con sus poderes para aprender a dominarlos e incluso llega a crearse un atuendo y una identidad alternativa como juego: Super Mente. Uno de los temas recurrentes es el de la necesidad de encajar en un grupo, algo que le cuesta especialmente a Dion y que también lo acerca a la figura de Peter Parker en alguna medida.

En el caso de tener que nombrar una serie que podría ser hermana de Educar a un superhéroe sería quizás Héroes, pero con un guión muchísimo más pobre y menos cautivador y sin una estructura tan bien definida. Prueba de ello es el giro final, que se erige en amenaza: ¿habrá una segunda temporada? Es lo que se insinúa, aunque Netflix aún no ha confirmado la renovación. 

Uno de los grandes escollos de la serie es que los efectos especiales son muy creíbles, pero no la forma en que interaccionan con los personajes. Quizás el que debería llevarse la peor valoración es el niño protagonista, Ja'Siah Young, que debuta aquí en un rol principal y está lejos de producir empatía además de que "no cuadra" ni con lo que ve, ni, ya que él lo provoca, con la forma en la que se mueve. Parece ser un problema de dirección interpretativa, dado que en más de una ocasión le habrá tocado actuar delante de una pantalla verde y, sin indicaciones precisas, esto se antoja muy normal.

En cualquier caso, hay secuencias de lo más imaginativas entre las que podemos señalar la del lago, la de los cereales y la de las naves de LEGO, además de los enfrentamientos con las sombras de la tormenta y sobre todo, con el "hombre malo" de los relámpagos.

Es una verdadera lástima que el mensaje de Educar a un superhéroe sea tan simplón y que además se explore de una forma tan superflua: sí, una madre y un padre son capaces de cualquier cosa por sus hijos, pero os aseguramos que eso nada tiene que ver con que tengan habilidades especiales o no. Sus mayores superpoderes son los de despertar en ellos algo tan primitivo y fuerte que ni un rayo podría tumbarlos.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Educar a un superhéroe (Raising Dion) es una serie de ciencia-ficción muy justita con unos buenos efectos especiales pero una historia poco trabajada e interpretaciones poco memorables. Mejor enfrentarse a ella con las expectativas bajas.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Algunos momentos puntuales en los que Dion utiliza sus poderes como en el lago o cuando se le caen los cereales.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El pequeño Ja'Siah Young trabaja bastante mal y en general, la serie es un vehículo para el lucimiento personal de Michael B. Jordan.
Hobby

55

Regular

Y además

Educar a un superhéroe (Serie TV)

Argumento:

Educar a un superhéroe (Raising Dion), es una serie original de Netflix producida y protagonizada por Michael B. Jordan junto a Carol Barbee, Jason Ritter y el pequeño Ja'Siah Young. Se trata de un drama familiar que cuenta la historia de Nicole Reese, una mujer que tiene que criar y cuidar a su hijo Dion sola después de la misteriosa desapa...