Ir al contenido principal
Emboscada final
Análisis

Crítica de Emboscada final (The Highwaymen), ya en Netflix

Por Raquel Hernández Luján

Kevin Costner y Woody Harrelson protagonizan Emboscada final (The Highwaymen), la película de John Lee Hancock escrita por John Fusco ya disponible en Netflix.

Emboscada final nos muestra la otra cara de la moneda: si tradicionalmente se han abordado las correrías de Bonnie & Clyde desde su perspectiva más glamourosa como amantes y vividores al límite, esta película los reposiciona y desacraliza, hablando a las claras de su mitificación por parte del gran público y de las personas que pusieron fin a su periplo criminal.

No se trata de un thriller de acción trepidante ni de una película de gángsters, sino más bien de una cinta sosegada y de la vieja escuela, muy clásica en lo que a estructura y desarrollo se refiere, que opta por mostrar a los amantes en fuga casi como fantasmas.

Consigue la edición especial de Bonnie & Clyde en Blu-Ray

La película, titulada The Highwaymen en su versión original y dirigida por John Lee Hancock (El fundadorAl encuentro de Mr. Banks), nos traslada a 1934, momento en el que dos ex Rangers de Texas llamados Frank Hamer y Manny Gault son restituidos como investigadores especiales por parte de la gobernadora Ma Ferguson para dar caza, literalmente, a Bonnie Parker y Clyde Barrow, dos famosos criminales fugitivos con una larga lista de víctimas en violentísimos robos.

Declarados enemigos públicos y armados hasta los dientes, ambos consiguen desaparecer realizando maratonianas jornadas de conducción que los llevan lejos de sus perseguidores en tiempo récord, pero su suerte cambia cuando consiguen tenderles una trampa mortal.

Uno de los principales atractivos de esta nueva versión de los hechos es el cambio de perspectiva: el guión de John Fusco evita empatizar con la banda y adopta el punto de vista de los hombres encargados de poner freno a su evasión, mostrando con crudeza el resultado de sus acciones y cortando el suministro de alimento al mito de que se trataba de un par de "Robin Hood" modernos. 

De hecho, lo que aborda en un sustrato más profundo Emboscada final es el cambio de paradigma en todos los sentidos (de valores, cultural, económico...) y una defensa de las viejas costumbres y los códigos éticos que se habían sostenido antes de la Gran Depresión. Esto puede dar lugar a lecturas políticas un tanto preocupantes: no solo hay una defensa enconada del uso de las armas, sino también cierta voluntad de exonerar a los captores de los delincuentes de su responsabilidad de alertarlos antes de acribillarlos a balazos. Esto es, precisamente, una de las grandes polémicas que rodeó siempre a este suceso.

Dicho de otra manera: la película de Netflix toma partido de una forma muy clara y sin posibilidad de réplica, dando una versión como cierta. Es por ello tan maniquea como pueril a la hora de mostrar a estos agentes como héroes de western.

Conoce las polémicas más sonadas de la historia de Netflix

Sea como fuere, la estructura del relato está muy descompensada en lo que se refiere a la información que contiene. A pesar de que el prólogo de Emboscada final es bastante movido, narrando la fuga de una prisión y cimentando una buena base para la narración en la que nos presentan a la banda y sus métodos, luego ésta se estanca, pasando a un larguísimo nudo en el que ni los diálogos fluyen, ni lo que sucede es particularmente cautivador, hasta que por fin pisa el acelerador en su última media hora para poner todas las cartas boca arriba. 

Kevin Costner y Woody Harrelson realizan un buen trabajo y tienen una fuerte química en pantalla, que ayuda a sobrellevar el abundante relleno del casi soporífero ecuador de la película. También se destacan del elenco la carismática Kathy BatesThomas Mann y William Sadler en el rol del padre de Clyde (a pesar de su pequeña contribución, puede que articule uno de los momentos más climáticos e interesantes).

También son dignos de elogio los matices que John Schwartzman consigue con su fotografía y las partituras, quizás demasiado desperdigadas, pero elegantes y bien insertadas de Thomas Newman. Al acabar el visionado, una cosa queda clara: a la película le sobra bastante metraje o le falta una revisión a fondo del guión, en el que se podrían haber explorado mejor y con más astucia los aspectos socioeconómicos y culturales que auparon a la fama a dos ladrones y asesinos por el hecho de amarse desesperadamente o los pormenores de esa emboscada final que da título a la cinta.

Valoración

La revisión de la búsqueda y captura de Bonnie y Clyde (con sus licencias) es un ejercicio narrativo moroso y poco profundo, que se salda con media hora final en la que se condensan las ideas más importantes de todo el metraje.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La paciencia tiene recompensa: Kevin Costner y Woody Harrelson forman un buen tándem interpretativo y el desenlace muestra las ideas más interesantes.

Lo peor

El falta pulso narrativo (algo paradógico, dado el tema que trata) y le sobra, fácilmente, media hora de metraje en el arranque.

Y además